En México, la educación básica no es para todos - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
En México, la educación básica no es para todos
Como cada año, en febrero circularon las campañas de la Secretaría de Educación Pública señalando que en nuestro país “la escuela es para todos, y que en educación básica hay un lugar para las niñas y los niños”. Sin embargo, para las y los niños nacidos en el extranjero no siempre hay un lugar; la razón: la falta de un sello que certifica que la firma de quien emite el acta de nacimiento de la o el niño es original, es decir la apostilla. Esto viola lo establecido en las Normas de Control Escolar, la Constitución y diversas leyes y tratados nacionales e internacionales.
Por Instituto para las Mujeres en la Migración
4 de marzo, 2015
Comparte

El fenómeno migratorio guarda muchas aristas que poco o nada se han explorado, a menudo lo más visible es el tránsito y la violencia, o la derrama económica a través de las remesas que envían nuestros connacionales. Ocasionalmente se habla del retorno de personas migrantes, visibles en función de números, y de las políticas públicas en materia migratoria implementadas por nuestro país y por Estados Unidos. Pero poco se habla de su integración social al país, y ni hablar de la inserción y/o continuación escolar de niñas, niños y adolescentes nacidos en Estados Unidos con madre y/o padre mexicano.

Del 3 al 16 de febrero se llevó a cabo el periodo de preinscripción escolar, en el que no sólo recordamos aquel comercial que decía: “en febrero son la inscripciones, con 4 o 5 años preescolar pueden cursar… 6 años y primaria hay que estudiar… y al terminar la secundaria deben ingresar, ya que por la mañana o la tarde la escuela los espera…¡porque en México la educación básica es para todos!”. También recordamos cómo desde hace más de un año se ha incrementado el número de madres y padres de familia que han tocado a nuestra oficina en busca de respuestas, de orientación… el motivo: ¿cómo hacer que la escuela inscriba a su hija o hijo, quien nació en Estados Unidos y cuenta con un acta de nacimiento estadounidense? Otros más preguntan con una expresión entre asombro y duda ¿qué es la apostilla?

Para Laura, madre de Rodrigo, estas interrogantes son conocidas. Ella migró a los 22 años a Estados Unidos, allá tuvo a su hijo Rodrigo, pero ante la falta de empleo decidió regresar a México. Rodrigo apenas tenía dos meses de edad. Cuando Laura intentó inscribir a Rodrigo a preescolar no pudo hacerlo; la razón: no tenía un acta de nacimiento mexicana o por el contrario un acta de nacimiento estadounidense apostillada. Buscando información le dijeron que en la embajada de Estados Unidos la podrían orientar, allí sólo le entregaron un montón de documentos para que los leyera. No obtuvo respuesta a sus interrogantes y Rodrigo perdía la oportunidad de ir a la escuela. Finalmente pudo inscribirlo pero de forma provisional, condicionando su permanencia en la escuela a la entrega de una acta de nacimiento apostillada o la inscripción de la nacionalidad mexicana. Así cursó preescolar, primaria y secundaria. Habían pasado 14 años. Llegó el momento de inscribirse a la preparatoria, esta vez no sería sencillo. Perdió un año. Finalmente Laura pudo obtener el acta de nacimiento de Rodrigo, apostillada y traducida por perito traductor. Me pregunto, ¿dónde quedó aquella afirmación de que en México la escuela es para todas las personas?

Como Laura, miles de madres y padres de familia viven abrumados por no saber cómo obtener un acta de nacimiento apostillada de sus hijas e hijos nacidos en el extranjero, la mayoría en Estados Unidos, y con ello poder continuar su formación educativa. De acuerdo con la Secretaria de Educación Pública, para el ciclo escolar 2013-2014 había inscritos en nivel básico 307,125 niñas y niños nacidos en el extranjero (94 por ciento nació en Estados Unidos). Sin embargo, esta cifra es parcial ya que es imposible saber cuántas niñas y niños no pudieron ingresar a la escuela debido a que las autoridades escolares, en los estados o municipios del país, impidieron su acceso por no contar con un acta de nacimiento apostillada.

La educación es un derecho para toda la niñez en México, que se debe garantizar por todas las escuelas. De acuerdo con las Normas de Control Escolar relativas a la Inscripción, Reinscripción, Acreditación, Promoción, Regularización y Certificación en la Educación Básica 2014-2015 (Normas de Control Escolar) no se debe obstaculizar la inscripción y el acceso a la escuela de la niñez por falta de documentación, como acta de nacimiento o CURP, así como por la nacionalidad o estatus migratorio. A ello se suma que al ser hijas o hijos de madre y/o padre mexicano tienen derecho a la doble nacionalidad por lo que, incluso, tendrían que estar inscritos como mexicanos y no como extranjeros.

Pero la realidad es otra, y María lo sabe muy bien. Procedente del Estado de México, ella ha visto obstaculizada su continuidad educativa, ya que la directora del plantel escolar al que asiste le ha entregado una carta en la que se condiciona su reinscripción a la entrega de su acta de nacimiento apostillada, situación que viola lo establecido en las Normas de Control Escolar, así como nuestra Constitución y diversas leyes y tratados nacionales e internacionales. Mientras que en otros casos, al no haber presentado el acta de nacimiento apostillada, la escuela emite un certificado provisional que, en muchas ocasiones, no es aceptado al pasar de grado escolar o cambiarse de escuela.

Historias así se repiten a centenares, pero poco sabemos de ellas porque este es un tema no tan explorado por las y los estudiosos de la migración. Un tema que no encuentra eco en las portadas de los diarios o en los teaser de los noticiarios de radio y televisión. Aun y cuando la educación de niñas, niños y adolescentes es fundamental, no sólo para madres y padres de familia, sino también para el desarrollo de las y los niños, y del país, con impactos psicoemocionales y pérdidas económicas en su futuro. Ya decía la Dra. Leticia Calderón del Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, “no podemos permitirnos seguir viendo a familias llorando porque su hija o hijo fue rechazado de la escuela por falta de un documento, ante todo son niñas y niños”.

Por ello hacemos un llamado a todas las escuelas a que cumplan con las Normas de Control Escolar vigentes y garanticen el acceso y continuidad de estudios de niñas y niños, en contextos migratorios, en México. Así como a la Secretaría de Educación Pública para que revalore la necesidad de requerir un acta de nacimiento apostillada para el pleno acceso a la educación y promueva los diferentes documentos que enuncian las Normas de Control Escolar. Mientras que la Secretaría de Gobernación debe flexibilizar los requisitos para la inscripción del acta de nacimiento de niñas y niños nacidos en el extranjero, de madres y/o padres mexicanos, para acreditar su nacionalidad mexicana y evitar el procedimiento de la apostilla.

Y a las madres y padres de familia que estén teniendo problemas con la preinscripción, inscripción o reinscripción escolar de sus hijas e hijos, les invitamos a que se comuniquen al teléfono 01-800 288 4268 o al correo electrónico [email protected] donde recibirán apoyo u orientación por parte de la SEP.

 

* El Instituto para las Mujeres en la Migración A. C. (IMUMI) es una organización de la sociedad civil que trabaja en la promoción y defensa de los derechos humanos de las mujeres en la migración, desde una perspectiva de género.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.