Ese maldito tráfico… y ahora, con límites de velocidad

¿Cómo es posible que nos quieran hacer viajar a 40 kmph si cualquier vehículo puede llegar tranquilamente a los 120 kmph? ¡De seguro se trata de un plan del gobierno para recaudar más dinero a través de las multas! Pues aunque suene paradójico, la respuesta es simple: para movernos más rápido en una ciudad, se necesitan límites de velocidad.