close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Espacio público y resistencia feminista
Hacer frente a la violencia machista que vivimos en las calles significa deconstruir los espacios públicos, en los cuales también se exponen las relaciones de poder que permean en nuestra sociedad patriarcal.
Por Pamela Velázquez Zambrano
2 de agosto, 2019
Comparte

Históricamente las mujeres hemos sido excluidas de la vida pública y por ende de los espacios públicos, pues predomina la ideología de que el lugar de las mujeres es en el espacio privado, es decir, en el hogar, mito que poco a poco hemos desmentido.

La vida diaria de las mujeres en la Ciudad de México no es sencilla. El acoso callejero, la violencia sexual en el transporte público, los secuestros de mujeres y la delincuencia en general son una amenaza constante que sufrimos diferenciadamente. Pese a los esfuerzos del gobierno de la Ciudad de México como las reformas a la Ley de Cultura Cívica de la Ciudad de México –las cuales buscan sancionar el acoso callejero– estas no son suficientes y necesitan acciones conjuntas para eliminar efectivamente la violencia contra las mujeres, por ende nos hemos organizamos para hacerle frente a la situación diaria que vivimos en los espacios públicos.

Los movimientos feministas resistimos apropiándonos de los espacios públicos. Desde hace más de un año el Círculo Feminista de Análisis Jurídico, alias “La Círcula”, hemos realizado círculos de discusión y actividades recreativas en parques, foros y bibliotecas públicas1 con el fin de redefinir esos espacios públicos creando comunidad, demostrando que las mujeres estamos organizadas y buscando soluciones para enfrentar la discriminación contra la mujer.

Los resultados de la ocupación de los espacios públicos han sido diversos. Ver un grupo de 15 a 30 mujeres platicando sobre feminismo causa por lo menos curiosidad; mujeres de todas edades se acercan a escuchar, una práctica política que levanta conciencia sobre el papel activo de la mujer en sociedad. También incomoda: hemos recibido miradas de desprecio, invasión del espacio ocupado y resistencia por la apropiación del mismo.

Hacer frente a la violencia machista que vivimos en las calles significa deconstruir los espacios públicos, en los cuales también se exponen las relaciones de poder que permean en nuestra sociedad patriarcal. Esos espacios en donde nos violentan y somos mínimamente representadas –cómo lo es en las bibliotecas-, deben ser redefinidos con nuestra activa participación y sentido de pertenencia, el cual debemos de compartir con todas las mujeres. Esta ciudad es nuestra.

* Pamela Velázquez Zambrano (@pamelazammx) es abogada feminista asociada del Círculo Feminista de Análisis Jurídico (@CírculoAnalisis).

 

1 Hemos realizado actividades en lugares como Chapultepec, la Biblioteca Elena Garro y la Biblioteca Vasconcelos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.