Homicidios y feminicidios en México, estadísticas del horror - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Homicidios y feminicidios en México, estadísticas del horror
La estadística en tiempo real, con el nivel municipal de desglose, permitiría implementar estrategias de protección adecuadas para cada espacio local. La tecnología hoy disponible incluso permitiría ubicar los lugares en donde enfrentan mayor amenaza las mujeres y niñas con la precisión de un domicilio.
Por Tonatiuh Guillén López
4 de junio, 2020
Comparte

La pandemia de COVID 19 en nuestro país sigue dejando su huella de muerte todos los días. Al final del año 2020 seguramente afrontaremos cifras terribles, mucho mayores a los números anunciados en el cotidiano mensaje vespertino. Con todo y su gravedad, no son éstas las únicas muertes que sufre México. Hay otras más numerosas que desafortunadamente ya no generan igual indignación, ni iniciativas públicas eficaces: los homicidios, que son el desafío central del entorno de delincuencia que aún prevalece.

Considerando los últimos años, entre 2008 y a la fecha el número de homicidios ha crecido año con año. La estadística del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) señala que pasamos de 8,867 homicidios en 2007 a 35,588 en 2019. Entre enero y abril del 2020 la cifra es de 11,535 casos, por lo que es muy probable que se repita un número similar al 2019, si bien nos va. La curva ascendente no ha sido controlada.

Una parte importante de los homicidios son los cometidos contra las mujeres y niñas: feminicidios y homicidios dolosos. Cada caso con su historia, pero todos muy cercanos a los efectos violentos de una herencia social y cultural patriarcal, que no termina por ser erradicada. Se añade además el ambiente impune para el crimen, que finalmente repercute en las más vulnerables. La curva también es de un ascenso que pareciera imparable. En el año 2015 fueron 2,161 casos. En el 2019 la cifra casi se duplica: 3,834 asesinatos. En el año en curso la contabilidad ha ascendido a 964 muertes, entre enero y abril.

La estadística del SNSP no desglosa por municipio los homicidios dolosos de mujeres y niñas, lo que imposibilita hacer un análisis detallado sobre los principales lugares en donde su vida es más amenazada. Este nivel de información lo proporciona INEGI, pero con un periodo de retraso debido al procesamiento de la información por las instancias generadoras, como es el SNSP.

La estadística en tiempo real, con el nivel municipal de desglose, permitiría implementar estrategias de protección adecuadas para cada espacio local. La tecnología hoy disponible incluso permitiría ubicar los lugares en donde enfrentan mayor amenaza las mujeres y niñas con la precisión de un domicilio. ¿Podrá esta estadística modernizarse y mostrar así un interés decidido para resolver la problemática? Sería un paso fundamental.

En tanto, disponemos de cifras recientes agrupadas por estado, lo cual ayuda un poco, sólo un poco, a ubicar en dónde están concentrados los crímenes contra las mujeres y niñas. Entre el año 2015 y abril del 2020, en México han ocurrido 16,777 de estos homicidios. En diez estados sucedieron el 65 por ciento del total.

El Estado de México es un territorio con la letalidad más alta para las mujeres y niñas, con 12.3 por ciento del total. Le siguen Guerrero, con 7.3 por ciento; Guanajuato, 7.2 por ciento; Baja California, 6.5 por ciento; Chihuahua, 6.1 por ciento; Jalisco, 5.9 por ciento, y Veracruz, 5.8 por ciento, entre los escenarios más graves.

¿Sería posible concentrar estrategias de prevención y de justicia en esas entidades? Mejor aún ¿en los principales municipios en donde suceden los crímenes? La información disponible o posible de generar permitiría implementar estrategias precisas, evitando diluir los recursos que hoy son menos que escasos. Nuevas rutas son posibles, si existiera la decisión política para implementarlas.

* Tonatiuh Guillén López es Profesor Investigador del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo, UNAM. El autor agradece el apoyo estadístico de Miranda Flores.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.