Crianza compartida: la importancia de las licencias de paternidad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La crianza compartida: la importancia de las licencias de paternidad
El 21 de septiembre de 2022, el Tribunal Electoral falló a favor de que el INE concediera un permiso de paternidad por 90 días en lugar de los 15 que tiene establecido, y le pidió revisar su normatividad para modificarla de ser necesario. Con ello se abre la puerta para que los trabajadores del INE puedan solicitar dicha licencia.
Por Arón Baca Nakakawa y Marisol Vázquez Piñón
28 de septiembre, 2022
Comparte

Si queremos contribuir a erradicar la discriminación basada en el sexo y construir una sociedad igualitaria, es necesario que los hombres sean corresponsables del cuidado de las y los hijos desde los primeros días de nacimiento. Esto resulta difícil cuando la licencia de paternidad es de mucho menor duración que la de maternidad. Por ello, como trabajadores del Instituto Nacional Electoral (INE) decidimos solicitar una licencia de paternidad de 90 días ante el nacimiento de nuestra hija, misma que nos fue otorgada por sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. 1 Con ello, el INE se une a otras instituciones como la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Consejo de la Judicatura y el mismo Tribunal Electoral que han decidido homologar la duración de las licencias familiares. Esperamos que pronto este derecho y obligación permee en otras instituciones públicas y privadas. En las siguientes líneas, expondremos nuestras razones, la experiencia en el caso y el impacto que tiene la sentencia.

En la sociedad se ha establecido de manera generalizada que la crianza y los cuidados de las y los hijos son una obligación que debe recaer principalmente en las mujeres, quienes además deben asumirla con abnegación y considerarla un don o una bendición; el hablar de las dificultades y sacrificios que implica la maternidad es todavía un tabú. A esta ecuación se suma el dejar fuera de esta labor titánica a los hombres, pues de acuerdo con el marco legal en México ellos deben regresar a laborar cinco días después del nacimiento de sus hijos (as), reforzando así la idea de que su rol se encuentra en la esfera pública y en el trabajo remunerado.

La Ley Federal del Trabajo establece que las mujeres que laboran tienen derecho a un “descanso” (las comillas son nuestras) de seis semanas anteriores y seis posteriores al parto, es decir, una licencia de 12 semanas. Nuestro país es de lo que menos días consideran como un derecho laboral destinado a la crianza, pues de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo la licencia debe ser de al menos 14 semanas, incluso hay 42 países que superan las 18 semanas (GIRE 2017), pero además de ello, para los hombres la ley mexicana indica que el permiso de paternidad es de sólo cinco días laborables con goce de sueldo. En el caso del INE, la normatividad interna es ligeramente más progresiva: para las mujeres contempla 90 días naturales de licencia y para los hombres 15.

La diferencia en las licencias familiares refuerza los estereotipos de género, pero además de ello, las razones que nos llevaron a solicitar una licencia de paternidad extendida e iniciar un juicio laboral fueron las siguientes:

Primero, en nuestra experiencia en estos primeros dos meses desde el nacimiento de nuestra hija, hemos constado que la labor de crianza es de al menos dos personas. Al estar ausentes los hombres se asume de manera equivocada que las familias cuentan con redes de apoyo -generalmente tías, abuelas u otras mujeres- que trabajarán para llevar a buen puerto los cuidados que implica el posparto y los primeros meses de vida del bebé. Otras mujeres que han sido madres nos han compartido que estas redes no siempre existen y en estos casos ellas han tenido que asumir toda la responsabilidad que implica maternar en soledad. No sorprende entonces que de acuerdo con datos de la Panamerican Health Asociation seis de cada 10 mujeres latinas residentes en México y Estados Unidos enfrentan depresión postparto (PAHO, 2018). Este es un tema que todavía es invisibilizado y debería de ser discutido y analizado más ampliamente sobre todo para conocer las razones.

Además de cambiar, bañar y cuidar a las y los bebés, lo cual representa una carga importante de tiempo y esfuerzo, otras tareas que se presentan en los primeros meses son las siguientes: afianzar si así se decide la lactancia materna cuyas dificultades son pocas veces habladas, en nuestra experiencia fue necesario ir a varias sesiones con asesoras que compartieran sus conocimientos; iniciar el esquema de vacunación; ir al registro civil en distintas ocasiones para realizar los trámites administrativos de identidad; acudir a las citas médicas con pediatras y la realización de tamices, así como las citas ginecológicas para el seguimiento de la salud de la madre, entre muchas otras. En pocas palabras, la crianza ha sido una de las experiencias más retadoras que hemos enfrentado, pero al hacerla juntos ha sido un proceso más amoroso.

Segundo, la maternidad es la principal causa de discriminación laboral en México (CONAPRED, 2013) y las licencias diferenciadas son parte importante de ello, pues el ser madre sigue siendo visto como una desventaja para el sistema productivo, un costo adicional que pueden ahorrarse. Por ello, a pesar de ser ilegal, las empresas continúan pidiendo pruebas de embarazo para las contrataciones, además de los despidos que se dan a partir de que las mujeres anuncian sus embarazos. De acuerdo con el  INEGI, el .6 % de mujeres entrevistadas en 2021 dijeron que en los últimos 12 meses las despidieron, no les renovaron contrato o les bajaron el salario por embarazarse (INEGI, 2022). Eliminar las diferencias en las licencias sin duda disminuiría este tipo de discriminación.

Tercero, el vínculo entre el padre y las y los hijos es algo que se construye día con día de manera mutua, especialmente en la primera infancia, por ello es preocupante que se restrinja la participación de los hombres en la crianza con licencias de tan sólo cinco días o 15 en el caso del INE. Esto limita la generación de apego emocional entre ellos. Este dato cobra relevancia si consideramos que, de acuerdo con el Censo de Población y Vivienda de 2010, el padre está ausente en cuatro de cada 10 hogares mexicanos (11.4 millones de hogares donde dicha figura no está presente).

Con estas razones como antecedentes presentamos un Juicio Laboral Electoral solicitando una licencia de paternidad por 90 días y que fuera inaplicada la norma del INE que consideraba un periodo menor, 2 ya que esta era contraria a una interpretación convencional que considera tratados internacionales 3 y los derechos humanos de las mujeres y de la niñez. Es necesario señalar que si bien nuestra hija nació cuando el juicio aún se encontraba en curso, el Tribunal otorgó medidas cautelares y la licencia fue vigente mientras se dictaba la sentencia.

El 21 de septiembre de 2022, el fallo del Tribunal Electoral fue emitido. El sentido fue positivo y se ordenó al INE que fuera concedido el permiso de paternidad por 90 días, además lo vinculó a que revise su normatividad y si así lo considerara la modifique. Con ello, se abre la puerta para que los trabajadores del INE puedan solicitar dicha licencia. Consideramos que este es un avance importante para colocar el tema en la agenda pública y en futuros litigios estratégicos, esto es parte del sistema nacional de cuidados que está pendiente de discusión en el congreso, el cual resulta fundamental para seguir avanzando en la construcción de una sociedad más igualitaria que concilie la vida familiar y laboral de hombres y mujeres.

Finalmente, una de las críticas más comunes que se escuchan a la homologación de las licencias parentales es que muchos hombres ocuparían estos 90 días para actividades de ocio; respecto a esto, no ignoramos que existen dinámicas familiares machistas en muchos de los hogares del país, sin embargo, consideramos que justamente el estar presente en el hogar en este periodo en las tareas que superan a una persona harán que se integren en mayor medida a las tareas doméstica. Tal como señala la sentencia, la licencia busca incentivar a los hombres a que también se comprometan con las tareas del cuidado, de forma que estas tareas se desasocien del género femenino y, en general, no se asocien a ningún género. Sin embargo, no está de más hacer un llamado a que los hombres usen dichos días haciendo corresponsables de los cuidados de sus hijas e hijos como un nuevo pacto social.

Agradecemos a la Clínica de Litigio Electoral y a Estrategia Electoral por representarnos en este juicio, así como por su apoyo y acompañamiento en este proceso.

* Arón Baca Nakakawa (@aron156) es Politólogo por el CIDE, Maestro en Derecho Electoral por la EJE, Subdirector de Coordinación con OPL en el Instituto Nacional Electoral. Marisol Vázquez Piñón (@solivazquez) es Politóloga por la UNAM, Maestra en Políticas Públicas y Género por FLACSO, feminista, Subdirectora en la Unidad Técnica de Igualdad de Género y No Discriminación, Instituto Nacional Electoral. Integrante de Red de Politólogas y Mujeres en Plural.

 

Referencias:

CONPRED. Embarazo, principal causa de discriminación laboral contra las mujeres. Disponible aquí.

GIRE. Mapa de duración de licencia de maternidad por país, 2017. Disponible aquí.

INEGI. Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2021. Disponible aquí.

PAHO. Depresión posparto, un problema de salud pública mundial. Disponible aquí.

TEPJF. EXPEDIENTE: SUP-JLI-30/2022.

 

 

1 SUP-JLI-30/2022

2 Artículo 54 del Estatuto del Servicio Profesional Electoral Nacional y del Personal de la Rama Administrativa

3 Se invocó la Convención Americana de Derechos Humanos, el Convenio 156 y C111 de la OIT y la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.