La elección del Edomex, en números - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La elección del Edomex, en números
¿Hay una correlación entre los resultados de la elección en el Estado de México y la elección presidencial de 2018?
Por Blog Invitado
8 de mayo, 2017
Comparte

Por: Armando Luna Franco (@drats89)

A un mes de la elección para gobernador(a) del Estado de México, es importante analizar y reflexionar las cifras que explican sus condiciones de posibilidad, su importancia para el campo político nacional, y las implicaciones de ganar o perder la gubernatura. Mi intención es desmitificar un conjunto de ideas sobre el peso político específico de la elección, en relación con la elección presidencial de 2018.

Me refiero a ideas como: controlar la gubernatura es controlar la estructura electoral del Estado, que hay una correlación entre los resultados de esta elección y la elección presidencial que le sucede, y la idea de una elección competitiva porque las encuestas muestran una elección cerrada. Se trata, en suma, de aclarar un panorama opaco en el terreno de las opiniones públicas.

En un entorno de desconfianza hacia la información que recibimos diariamente y en los actores políticos, este ejercicio es fundamental para participar de la vida pública. Asimismo, son necesarios estos recursos para demandar responsabilidad de los actores sobre sus discursos, promesas y acciones. Son mecanismos que permiten construir una ciudadanía más involucrada y mejor preparada para ejercer su voto.

La entidad cuenta con el padrón electoral (PE) y lista nominal de electores (LNE) más grande del país. De acuerdo con el Instituto Nacional Electoral (INE) —con corte al 21 de abril de este año— registran 11,348,011 y 11,316,426 ciudadanos respectivamente, equivalente al 13.13% y el 13.26% de los totales nacionales . El Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), por su parte, registra 11,404,743 y 11,258,125 ciudadanos respectivamente. Los datos que presento a continuación se trabajan con base en las segundas cifras .

Considerando que la diferencia entre Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador en 2012 fue de 6.6% , controlar la votación en el Estado de México puede significar la diferencia entre ganar o perder la elección. Sin embargo, como mencioné antes, ganar la gubernatura no garantiza controlar la votación del Estado, como explicaré más adelante. Mientras, hay que desagregar estos números desde una perspectiva territorial.

El Estado de México está conformado por 125 municipios, 40 distritos electorales federales (a partir de 2018 serán 41) y 45 distritos locales, que representan igual número de presidencias municipales, y diputaciones federales y locales, respectivamente. Son posiciones de operación electoral–territorial y, por ello, controlan recursos afines.

La participación ciudadana en las elecciones de gobernador no rebasa el 47% ; en una elección presidencial, su rango es de 60 a 70% , siendo una de las más altas de la República, por arriba de la media nacional. El peso electoral de la entidad es claro, sin embargo, éste no se reparte equitativamente a través de su geografía. Esto produce un peso electoral específico, proporcional al tamaño del PE y LNE de cada municipio y distrito electoral. Los 20 municipios con mayor PE y LNE son los siguientes:

TABLA 1. Municipios del Estado de México con mayor PE y LNE.

Fuente: Elaboración propia, con datos del IEEM.

Los municipios listados suman un total de 7,927,887 ciudadanos en PE y 7,827,296 en LNE, que representan el 69.51% y 69.53% del total de la entidad. Sólo seis municipios son gobernados por partidos de oposición: 3 por el PAN (uno en coalición con el PT), 2 por el PRD, y uno por Morena:

TABLA 2. Partidos políticos y coaliciones que gobiernan los municipios con mayor PE y LNE.

Fuente: Elaboración propia con datos del IEEM .

La tabla 2.1 muestra el total de ciudadanos gobernados por cada partido en los municipios de mayor PE y LNE, así como el porcentaje respecto del total de la entidad:

TABLA 2.1. Ciudadanos gobernados por los Partidos Políticos y Coaliciones en los municipios con mayor PE y LNE, porcentaje respecto de PE y LNE de la entidad.

Fuente: Elaboración propia, con datos del IEEM.

La disparidad entre el PRI y el resto de las principales fuerzas políticas de la entidad es evidente. Aun sumando los porcentajes de PAN/PAN-PT, PRD y Morena, no concentran ni la mitad del PE y LNE que concentra el PRI y su coalición. Asimismo, el PRI y su coalición gobiernan 68 municipios más que, sumados a los mencionados, dan un total de 7,902,148 ciudadanos en PE y 7,806,873 en LNE, equivalentes al 69.29% y 69.34% del total de la entidad. El resto se reparte en los demás partidos.

Si agregamos que el PRI y su coalición es segunda fuerza en 39 municipios (6 de los 20 listados: Nezahualcóyotl, Naucalpan, Atizapán de Zaragoza, Valle de Chalco, Texcoco y Huixquilucan), PAN/PAN-PT en 46 (7 de 20: Toluca, Tlalnepantla de Baz, Cuautitlán Izcalli, Tecámac, Nicolás Romero, Metepec y Zumpango), PRD en 20 (6 de 20: Ecatepec, Tultitlán, Ixtapaluca, Coacalco, Chalco y La Paz), y Morena sólo en 2 (Chimalhuacán y Joquicingo, gobernados por PRI-PVEM-NA), se dibuja el tamaño de la maquinaria electoral priista que puede movilizarse, y el impacto de sus acciones sobre el proceso electoral.

Morena puede argumentar que terminó en tercer lugar en 11 de los 20 municipios con mayor PE y LNE (y 26 municipios en total), o que —a excepción de Toluca y Metepec— estos municipios sean parte de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México (ZMCDMX), y por ello parte de su zona de influencia. Sin embargo, eso no significa que cuenten con la estructura y el acceso a recursos político-electorales de un partido colocado como primera o segunda fuerza; su participación en los cabildos mediante regidores y síndicos está limitada, así como su acceso a las principales direcciones y departamentos que conforman los ayuntamientos. No puede participar del ejercicio de estos recursos.

El mapa municipal expone una faceta de la maquinaria electoral, que se complementa con las aportaciones de las diputaciones federales y locales. Los diputados federales de mayoría relativa sirven de vínculo entre los poderes locales y federales (y los grupos de poder que juegan en ambos órdenes) , así como la cara inmediata a la ciudadanía. Por ello, también funcionan como operadores electorales en sus distritos. A nivel local es similar.

En el orden federal, el PRI cuenta con 31 diputados de mayoría relativa, el PAN y PRD con 4 (el primero en los distritos 14, 15, 21 y 22, correspondientes a los municipios de Atizapán de Zaragoza y Naucalpan de Juárez, gobernados por el PAN; el segundo en los distritos 20, 29, 30 y 31 de Nezahualcóyotl, gobernado por el PRD), y Morena con una diputada (distrito 38 de Texcoco, gobernado por su partido) .

De los 20 distritos federales más poblados, sólo uno no es representado por el PRI: el distrito 38, ya mencionado. Dichos distritos electorales concentran el 57.69% del PE y el 57.73% de la LNE de la entidad. La presencia del partido en los espacios de mayor PE y LNE le da un mayor margen de maniobra, que se apoya en la tasa media de participación en las elecciones de gobernador, y facilita que explote dicha tasa para maximizar sus victorias.

De igual manera, queda claro que los partidos de oposición no ganan diputaciones federales fuera de los municipios que ya gobiernan (y en algunos casos, aunque gobierne en ellos), cosa contraria a lo que ocurre con el PRI, quien cuenta con diputaciones federales en municipios como Huixquilucan y Valle de Chalco, gobernados por la oposición, por ejemplo, así como el suroeste de la entidad, por lo que su operación electoral puede realizarla incluso en municipios que no controla.

A nivel local esto se repite. El PRD cuenta con un diputado local en el distrito XI, que comprende los municipios de Villa de Allende, Donato Guerra, Ixtapan del Oro, Santo Tomás, Otzoloapan y Zacazonapan. De éstos, Ixtapan del Oro es gobernado por el PAN, Otzoloapan y Santo Tomás por el PRI, y el resto por el PRD. La segunda fuerza es el PRD donde gobierna el PRI, y el PRI en los municipios gobernados por PAN y PRD. Un caso similar: se gana donde se gobierna. Los diputados locales restantes provienen de Nezahualcóyotl.

Si bien Morena cuenta con la diputación local del distrito 23, con cabecera en Texcoco, y dicho distrito incluye a los municipios de Atenco, Chiconcuac, Chiautla, Papalotla, Tepetlaoxtoc y Tezoyuca, fue gracias al voto en la cabecera que alcanzaron dicha diputación, ya que el resto de los municipios son gobernados por el PRI, y Morena es tercera fuerza en ellos. De igual manera, el PAN en Cuautitlán Izcalli, Naucalpan y Tlalnepantla de Baz: aunque ganó en esos distritos, se encuentra como segunda fuerza en ellos .

Así, se observa una tendencia lamentable para la política local: mientras la oposición no empiece a ganar espacios de representación locales y federales, difícilmente podrá competir contra el PRI y su maquinaria estatal. Las elecciones de 2015 fueron un paso importante: los partidos de oposición obtuvieron 41 de los 125 municipios, logrando su mejor participación desde 2006, cuando el PRI sólo logró la victoria en 54 municipios. Sin embargo, en el ámbito local sólo lograron 11 de las 45 diputaciones en juego y en lo federal sólo cuentan con 9 diputados.

Uno de los motivos por los que la oposición no logra colocarse como opción viable es su carácter coyuntural y dependiente. Coyuntural, porque actúa conforme al proceso electoral inmediato y no a un proyecto político de larga duración; dependiente porque, contrario al PRI estatal que actúa como un organismo relativamente autónomo del PRI nacional, la injerencia de las dirigencias nacionales en la organización local impide la consolidación de una estructura en los partidos de oposición.

Ambos problemas van de la mano, y esto me lleva al primer mito que planteé: La creencia de que controlar la gubernatura es controlar la estructura electoral de la entidad. El análisis de datos previamente realizado lo desmiente de inmediato: sin una estructura territorial que se refleje en diputaciones locales y federales, así como presidencias municipales, la gubernatura se convierte en un puesto político maniatado, imposibilitado de actuar tanto en el ámbito gubernamental como electoral.

Esto va de la mano con el segundo mito: la elección del Estado de México, al preceder la elección presidencial, determina o permite prever los resultados de la misma. Sobra decir que una mirada a lo ocurrido en 2000 y 2006 bastaría para desmentirlo. Los gobiernos de Arturo Montiel y Enrique Peña Nieto precedieron a los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón. En el caso de Felipe Calderón, Peña Nieto ganó en 2005, López Obrador ganó en el estado la elección presidencial en 2006 y, sin embargo, Felipe Calderón terminó siendo el presidente. No existe tal causalidad o correlación, ni los porcentajes de votación permiten establecerla.

Sin embargo, las opiniones públicas, así como los partidos de oposición insisten en verlo de esa manera. Por ello, su injerencia en el proceso electoral local es mayor que en otras entidades. Dicha injerencia, al ser sólo coyuntural, genera un entorno de desconfianza en los actores políticos locales, causando una inmovilidad para sostener un trabajo territorial y electoral que los coloque. Mientras los partidos de oposición vean al Estado de México como un botín electoral, el PRI seguirá gobernando.

La ciudadanía del Estado, contrario a lo que se ha difundido recientemente, no es apática ni simpatizante del priismo. Las diferentes muestras de lucha social en municipios como Xochicuautla, Naucalpan o Coyotepec, las movilizaciones contra los feminicidios y la desaparición de mujeres en la ZMCDMX, por mencionar las más destacadas, muestran que sí hay una demanda creciente de cambio político. Sin embargo, difícilmente se puede confiar en partidos de oposición que están más interesados en explotar el voto, para ignorar a los ciudadanos por 6 años, que en permitir que sus estructuras locales hagan el trabajo que garantice representación y articulación de una oposición fuerte que traiga un cambio en la entidad, que dichos partidos sirvan de canales para alcanzar el cambio.

El carácter restringido de la oposición, mostrado en su sola existencia en espacios donde gobierna, es producto de esta dinámica. De ahí que el análisis también cuestione las encuestas recientes, que dan a Delfina Gómez un empate técnico frente a Alfredo del Mazo. Es necesario leer de manera crítica dichas encuestas, pues pueden construir falsos referentes que, al momento de ser confrontados con cuestiones concretas como los datos electorales, queden expuestos y produzcan escepticismo ante el cuadro que pintan.

En conclusión, tampoco se trata de caer en un falso determinismo, diciendo que la maquinaria funcionará perfectamente el día de las elecciones y estamos predestinados a seis años más de priismo en la entidad. Se trata de tener la precaución de leer con detalle este proceso, para poder plantear mejores estrategias de acción política. Sí, las probabilidades de que el PRI gane son altas considerando los datos expuestos, pero eso no omite cuestiones fuera del control, que permitan a la oposición lograr una victoria, o al menos una competencia viable para abrir la puerta del cambio.

Incluso, si se logra la victoria, no hay que pensar que un proceso ha terminado; simplemente sería el inicio de otro proceso más largo para democratizar la entidad desde sus bases. Para ello, sin embargo, es fundamental lo que ya dije: no ver, incluso como espectador, al Estado como un botín o trampolín político hacia la carrera presidencial, sino verlo como una comunidad política que demanda un cambio que se traduzca en el bienestar de su población y su entorno.

 

* Armando Luna Franco es Politólogo por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, especializado en temas de teoría política y sistemas electorales.

 

 

Notas

En el padrón electoral constan las solicitudes de registro para obtener la credencial para votar. La lista nominal de electores se conforma de las ciudadanas y ciudadanos que cuentan con credencial para votar. El padrón electoral siempre es mayor que la lista nominal. Arts. 128, 135 y 147 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LEGIPE).

Con corte a la misma fecha, el padrón electoral y la lista nominal nacional constan de 86,452,749 y 85,348,013 ciudadanos respectivamente. “Estadísticas del Padrón Electoral y Lista Nominal de Electores”, Instituto Nacional Electoral, 21 de abril de 2017. De consulta aquí.

Los datos obtenidos del IEEM se encuentran actualizados al 15 de enero de 2017. “Lista Nominal”, Instituto Electoral del Estado de México, consultado el 01 de mayo de 2017. De consulta aquí.

“Atlas de Resultados de las Elecciones Federales 1991–2015”, Instituto Nacional Electoral, consultado el 01 de mayo de 2017. De consulta aquí.

La excepción fue 1993, donde la participación ciudadana fue de 53.79%, atribuible a una renovación total de los poderes locales. “Sistema de Consulta de Memorias Electorales 1993–2016”, Instituto Electoral del Estado de México, consultado el 03 de mayo de 2017. De consulta aquí.

A excepción de 1994, donde la participación fue de 78.96%, la participación ciudadana no ha rebasado el 70% desde el 2000. En 2006 registró su porcentaje más bajo: 62.09%. “Atlas de Resultados de las Elecciones Federales 1991–2015”, INE.

“Resultados Electorales 2015”, Instituto Electoral del Estado de México, consultado el 01 de mayo de 2017. De consulta aquí.

Este argumento queda expuesto en Rogelio Hernández Rodríguez, Amistades, compromisos y lealtades. Líderes y grupos políticos en el Estado de México, 1942–1993, (México: El Colegio de México), 1993.

“Listado de Diputados LXIII”, Honorable Cámara de Diputados, consultado el 02/05/2017. De consulta aquí.

“Resultados de la Elección de Diputados Locales de Mayoría Relativa 2014–2015”, Instituto Electoral del Estado de México, consultado el 02 de mayo de 2015. De consulta aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.