Las familias desplazadas por la violencia en Guanajuato - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Las familias desplazadas por la violencia en Guanajuato
Desde 2018, las víctimas más visibles, con mayor organización y capacidad de incidencia han sido las familias de personas desaparecidas, que han confrontado no sólo a autoridades sino también a los grupos delincuenciales, por lo que han estado expuestas también a la violencia extrema como la que se vive en Guanajuato.
Por Raymundo Sandoval
14 de noviembre, 2021
Comparte

Guanajuato vive la peor crisis de violencia de su historia y pese a las lecturas optimistas del gobierno del estado, ni los homicidios dolosos, ni las desapariciones, ni las masacres han cesado o al menos han disminuido. Un fenómeno que las organizaciones que acompañamos a víctimas comenzamos a documentar es el desplazamiento forzado, que es producto de la violencia y de las amenazas de la delincuencia organizada o incluso, de grupos afines alojados en los propios municipios. Ello ha sido señalado por la ONU que en 1998 aprobó los Principios Rectores para orientar su acción en la materia. Definiendo el Desplazamiento Forzado Interno (DFI) como:

Se entiende por desplazados internos a “las personas o grupos de personas que se han visto forzadas u obligadas a escapar o huir de su hogar o de su lugar de residencia habitual, en particular como resultado o para evitar los efectos de un conflicto armado, de situaciones de violencia generalizada, de violaciones de los derechos humanos o de catástrofes naturales o provocadas por el ser humano, y que no han cruzado una frontera estatal internacionalmente reconocida” (énfasis propio).

El primer caso documentado fue el de una periodista leonesa que tuvo que abandonar el estado en 2019 producto de la amenaza directa de un grupo delincuencial que la intimidó a ella y a su familia. Han pasado más de dos años y el propio Mecanismo de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos ha reducido su acción en el caso. En ese momento, hombres armados se presentaron en su domicilio e indagaron sobre su vida y la de su familia: “dígale que se cuide”, “regresaremos por ella”, amenazaron. Por lo que se convirtió en la primera periodista desplazada de Guanajuato, perdiendo trabajo, vivienda y gran parte de su patrimonio. El caso permanece en la impunidad y ella continúa desplazada.

Desde 2018, las víctimas más visibles, con mayor organización y capacidad de incidencia han sido las familias de personas desaparecidas, que han confrontado no sólo a autoridades sino también a los grupos delincuenciales, por lo que han estado expuestas también a la violencia extrema como la que se vive en Guanajuato. Además de los asesinatos de Rosario Zavala en octubre de 2020 y de Francisco Javier Barajas en mayo de 2021, dos personas buscadoras, se han documentado al menos media docena de amenazas contra personas víctimas indirectas de la desaparición, en actos que se presume, están directamente vinculados con su trabajo de búsqueda.

Así se han documentado al menos tres casos de solicitud de reubicación o extracción de su lugar de origen (domicilio o municipio) a otro lugar, consideradas inicialmente como medidas temporales, pero como en el caso de la periodista mencionada líneas arriba, no estamos seguros de que esto sea posible. Estos desplazamientos han sido tanto en municipios del sur como en el corredor industrial, lo que ubica la geografía del desplazamiento no sólo en un punto específico y localizado, sino en lo ancho y largo de Guanajuato.

Además de estos casos documentados y verificados, consideramos que es altamente probable que existan un número más amplio de familias desplazadas producto de la violencia sin que haya un registro oficial y sin que se considere la dinámica propia de este fenómeno. Por ello es necesario que tanto las instituciones de seguridad y justicia, así como la Procuraduría de Derechos Humanos del Estado (PRODHEG) y la Comisión Estatal de Atención Integral a Víctimas (CEAIV) realicen un diagnóstico sobre el desplazamiento forzado en la entidad federativa y, de ser necesario, generen medidas especiales para las familias que se encuentren en esta condición.

Ya entidades federativas como Chihuahua están proponiendo legislaciones específicas sobre desplazamiento forzado interno y exigen programas de política pública que reconozcan la responsabilidad estatal en la materia. El gobierno de Guanajuato debe comenzar a documentar los efectos de la violencia en la que se encuentra en la entidad; especialmente debe establecer de manera urgente medidas especiales de protección a las víctimas del desplazamiento forzado.

* Raymundo Sandoval (@ray_sandoval) es defensor de derechos humanos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.