Los conservadores contra “la dictadura gay” - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Los conservadores contra “la dictadura gay”
No hay duda de que los conservadores tienen una gran capacidad de movilización, pero tienen una escasa capacidad argumentativa.
Por Blog Invitado
4 de julio, 2016
Comparte

Por: Ricardo Baruch D. (@baruchdom)

A raíz del 17 de mayo, fecha en la que se presentaron 4 acciones presidenciales a favor de la población LGBT, se desató una ola de conservadurismo que no se había visto en los últimos tiempos. En las filas de los conservadores desfilan sobre todo muchos fieles católicos, miembros de iglesias evangélicas, organizaciones provida, asociaciones de padres de familia, simpatizantes de partidos de derecha y hasta un grupo de jóvenes neonazis como el que se presentó frente a la Catedral Metropolitana el día de la Marcha del Orgullo en la Ciudad de México.

Hemos escuchado hasta el cansancio las frases “Yo no soy homofóbico, pero que respeten la figura del sagrado matrimonio” o “Que hagan lo que quieran con sus vidas, pero que no se metan con los niños”. Han llegado incluso a crear teorías sobre el hecho de que hay una MAFIA GAY que busca tomar el poder en el mundo para homosexualizar a la humanidad; de que los masones, los judíos e incluso los illuminati están detrás de estos cambios a favor de la población LGBT.

Y no, no es broma. Hoy desperté con tweets de una cuenta llamada @BlogCiudadanoMx donde acusan a la #DictaduraGay (whatever that means!) de la cual según ellos yo formo parte, de hacer pactos secretos con el gobierno federal, con la ONU y con las grandes empresas transnacionales.

No sabemos si líderes como Juan Giacoman Dabdoub del Consejo Mexicano de la Familia, Consuelo Mendoza de la Unión Nacional de Padres de Familia o Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis, se creen todas las patrañas de las que hablan en los medios, pero lo cierto es que ninguna mafia gay hace negociaciones en lo oscurito y tampoco se busca instaurar una dictadura gay. Los anuncios del presidente fueron resultado de décadas de trabajo de incidencia y presión social por parte de organizaciones civiles que luchan a favor de los derechos humanos y de la igualdad en México y el mundo.

Por supuesto en todos los partidos (¡en todos! Incluyendo PAN y Encuentro Social) hay políticos LGBT que buscan llegar al poder, pero no para imponer una agenda exclusiva sobre diversidad sexual y mucho menos para que en las escuelas se les enseñe a los niños a ser como niñas y viceversa. Tampoco se busca eliminar la libertad religiosa ni la libertad de expresión. Simplemente se busca la igualdad de derechos.

El fanatismo provocado por las falacias de muchos conservadores han causado agresiones, como las que se dieron en el Congreso de Morelos el lunes 27 de julio, cuando evangélicos y miembros de organizaciones “profamilia” a golpes y empujones entraron al salón del pleno para evitar que se validara la reforma constitucional que permitiría el matrimonio igualitario en el estado.

No hay duda de que los conservadores tienen una gran capacidad de movilización, pero tienen una escasa capacidad argumentativa. Los derechos humanos y la ciencia están del lado de quienes defienden la igualdad, a pesar de que haya académicos como el Dr. Fernando Pliego de la UNAM que afirman que los hijos de parejas del mismo sexo son más propensos a convertirse en drogadictos y delincuentes, obviamente sin mencionar con qué metodología o con qué estudios llegó a esa conclusión.

Imagínese que sus vecinas son lesbianas, llevan 2 años viviendo juntas y ahora piensan casarse y quizás en unos años, tener un bebé. Usted conoce a las vecinas, son personas comunes y corrientes, que se van a trabajar temprano y regresan en la tarde a preparar su cena. Que barren la banqueta frente a su casa y van al cine los fines de semana. Usted es una persona casada con hijos: ¿su familia va a perder su valor por el hecho de que sus vecinas se casen? ¿Su matrimonio estará en riesgo por el hecho de que sus vecinas tengan el mismo derecho que usted? ¿Su hijo se va a volver gay por el hecho de que en la escuela le enseñen a respetar la diversidad humana? Estoy seguro que la respuesta a esas 3 preguntas es no, así que relájese y permita que las personas LGBT y otros grupos en vulnerabilidad sigan luchando por alcanzar la igualdad jurídica y social que se necesita para tener un verdadero estado de derecho.

Y por favor, debata los argumentos que los conservadores tienen para descalificar a las familias homoparentales. En países como Canadá, Dinamarca, Noruega y Suecia, las familias encabezadas por parejas del mismo sexo son una realidad desde hace muchos años y vea usted, no sólo son economías sólidas con gobiernos democráticos, sino que son sociedades fuertes que no se “degradaron” en lo absoluto a raíz de que se legalizó el matrimonio igualitario.

 

* Ricardo Baruch D. es activista e investigador de temas de salud y derechos humanos. Miembro de Espolea A.C.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.