Los mitos y realidades de la descentralización

En una ciudad, saturada y sobrepasada en muchos de sus servicios por el tamaño de su población, le daría un respiro sacar algunas dependencias y mandarlas a cualquier otro lado.