close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Niños y niñas, los olvidados en la prevención de la violencia y el sistema de justicia
Los hijos e hijas de personas en prisión representan una población totalmente olvidada, con necesidades económicas y psicosociales que son prácticamente ignoradas por las instituciones procuradoras de justicia, la administración penitenciaria y la sociedad en general.
Por Institución Renace
28 de mayo, 2019
Comparte

Hijos de personas en situación de cárcel

“Llevo casi 11 años encerrado y nunca estuve tan cerca de Kaleb como ahora; Renace Niños nos ha ayudado a mi esposa y a mí para saber cómo tratar, conversar con un niño que no sabe cuándo va a estar con su papá”, cuenta Daniel, quien cumple su condena en el Centro de Reinserción Social de Apodaca, en Nuevo León.

Cuando una madre o padre ingresa a prisión, la libertad de sus hijas e hijos también se ve coartada. Las niñas y niños están privados de muchas cosas a las que la población en general sí tiene acceso, como el convivir diariamente con su madre o padre. Son discriminados por la situación en la que viven y suelen presentar episodios de frustración y depresión.

Tras años de trabajar en el acercamiento de la justicia para las mujeres y hombres en prisión, para Renace resultó evidente que una atención verdaderamente integral tenía que tener en cuenta a sus familiares, especialmente a sus hijos.

Es en 2015 cuando surge Renace Niños, el primer y único proyecto a nivel nacional cuyo objetivo es contrarrestar los efectos negativos que representa para los niños y niñas el tener a su padre o madre en prisión, reforzando sus vínculos afectivos y dándoles herramientas para sobrellevar la situación.

Los hijos e hijas de personas en prisión representan una población totalmente olvidada, con necesidades económicas y psicosociales que son prácticamente ignoradas por las instituciones procuradoras de justicia, la administración penitenciaria y la sociedad en general.

Sesiones para hijos de personas encarceladas

Durante las sesiones, las niñas y niños pueden realizar cartas para sus padres o madres. Foto: RENACE.

Estos niños y niñas son vulnerables a sufrir una serie de carencias y problemáticas derivados de la ausencia de su referente adulto que se encuentra en prisión. La sensación de abandono de su padre o madre puede tener para ellos consecuencias como un desarrollo psicosocial inadecuado, sensaciones de angustia o estrés, baja autoestima, o problemas de comportamiento y aprovechamiento académico, que a largo plazo puede traer como consecuencia la deserción escolar.

Asimismo, son propensos a sufrir algún tipo de discriminación por la situación de su familiar. Todo esto tiene un alto impacto negativo en las relaciones afectivas de los niños y niñas con su padre o madre en prisión, además de trastocar todas las dinámicas dentro de su núcleo familiar.

Por ello, desde el 2015 al 2017, Renace Niños atendió a hijos e hijas de mujeres en prisión, dándole especial relevancia al papel que la maternidad juega en sus vidas.

Gracias a nuestro trabajo con mujeres en situación de prisión, identificamos que la maternidad y las relaciones familiares son una de sus principales preocupaciones. Más del 70% de la población en reclusión tiene a personas dependientes de ellas y en el caso de las mujeres reclusas, la cifra asciende al 90%.

Posteriormente, en 2017, Renace Niños extendió su campo de acción a los hijos e hijas de hombres en situación de cárcel y así ha continuado desde entonces.

El proyecto trabaja por “generaciones”; cada generación tiene una duración de dos años. Durante el primero, el niño o niña con padre o madre en prisión asistirá a sesiones de manera mensual, mientras que durante el segundo año, asistirán con nosotros trimestralmente a manera de seguimiento.

En la primera generación, de 2015 a 2016, se atendieron a 17 niñas y niños; en la segunda generación, se atendieron a 19. De 2017 a 2018, la tercera generación, se le brindó atención a 51 infantes.

Actualmente, Renace Niños atiende a su cuarta generación, que inició el pasado septiembre de 2018, a 48 niñas y niños.

La misión de Renace siempre ha sido dar apoyo y acercamiento a la justicia a aquellos sectores de la sociedad con mayor necesidad, por lo que nuestra intervención está dirigida a familias pertenecientes a niveles socioeconómicos bajos y medio bajos. Para determinar el nivel socioeconómico en el que se encuentra cada familia, el equipo de Trabajo Social realiza una evaluación en la que se toman en cuenta sus ingresos y egresos, las actividades productivas a las que se dedican sus miembros y las condiciones del hogar en el que viven.

Renace atención a población en situación de cárcel

En cada generación, se realizan evaluaciones psicológicas a las niñas y niños beneficiarios. Con los datos, se realizó un análisis general para saber qué ámbitos de la vida del menor eran los más afectados.

El aspecto en el que mayor número de menores presentaba conflicto era en el económico esto es porque la mayoría de la población pertenece a un sector socioeconómico muy bajo y en algunos casos llega a ser extremo.

El siguiente con más menores afectados es el emocional; esto es más evidente en los menores que tienen a su madre en prisión, muchos de ellos eran muy apegados a ellas, por lo que la separación significó un golpe muy fuerte. El aspecto emocional va muy ligado al conductual, ya que la expresión de las emociones negativas suele desencadenar que el menor tenga comportamientos inadecuados. La mala conducta también repercute en el ámbito educativo, ya que algunos pueden presentar problemas de agresividad y tener conflictos con sus iguales o con profesores; de igual forma, tiene consecuencias con la familia, pues algunos se muestran desafiantes con su tutor y con sus hermanos, generando un ambiente familiar tenso.

Familiares de personas en situación de cárcel

Durante las sesiones mensuales, las niñas y niños aprenden que el enojo, la frustración, la tristeza y todo lo que llegan a sentir por tener lejos a su madre o padre es normal; sin embargo, también obtienen las herramientas para canalizar de una manera asertiva esos sentimientos, así como a comunicarlos oportunamente para obtener el apoyo necesario.

Las niñas y niños deben dejar de ser unos olvidados en el tema de la prevención de la violencia y del sistema de justicia. Solamente así se podrá romper el ciclo y lograr más casos como el de Daniel y su hijo Kaleb.

* Institución Renace cumple su 25 Aniversario este año. Durante este tiempo, hemos brindado atención jurídica y psicosocial a personas en situación vulnerable y en conflicto con la ley. Además, procuramos su reinserción social y asistimos a sus familiares durante el proceso.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.