Por qué la sana distancia puede salvar 8 millones de vidas en México - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Por qué la sana distancia puede salvar 8 millones de vidas en México
La diferencia entre que mueran por COVID 900 mil o 9 millones de mexicanos depende de que hagamos adecuadamente las Jornadas de Sana Distancia (que seguro habrá varias más además de la presente).
Por Rodrigo Bazúa Lobato
3 de abril, 2020
Comparte

En la conferencia mañanera del 26 de marzo, AMLO afirmó: “De acuerdo a nuestros técnicos y científicos, el 19 de abril vamos a poder salir de la gravedad”, y el Dr. López-Gatell le contestó con un tímido: “Más o menos”. ¿Por qué contestó esto el Dr. López-Gatell y a qué se refiere? Aquí intentaré explicarlo.

En México estamos entrando a la fase 2 de la epidemia del COVID-19, donde el número de casos empieza a aumentar rápidamente, y también acabamos de iniciar la Jornada Nacional de Sana Distancia. En las calles, en redes sociales y en la noticias se demuestra que realmente no entendemos la gravedad del asunto ni cómo funciona la epidemia, por lo que creo que es importante que entendamos lo que se viene realmente. No escribo este artículo con el propósito de generar miedo ni pánico, sino con la idea de que podamos prepararnos conscientemente como individuos y como sociedad.

El SARS-CoV-2 es un virus nuevo, por lo que ninguno de nosotros es inmune a él y por lo tanto todos nos podemos contagiar. También sabemos que es un virus extremadamente contagioso, que no existe medicina específica contra él, que la mayoría de los casos son leves, que una vacuna puede tardar dos años en ser desarrollada y que los que tienen mayor riesgo de muerte son los adultos mayores y los que padecen enfermedades crónicas.

Mucho se ha dicho al respecto de que con las medidas de sana distancia lograremos “aplanar la curva”, lo cual no significa que vamos a tener menos casos en total al final de la epidemia, sino que lo que se busca es que la mayoría de los casos se distribuyan a lo largo del año (o dos años), en vez de presentarse en unos cuantos meses. Entonces, esto significa que con sana distancia o sin sana distancia, con lockdown o sin lockdown, aproximadamente el 70% de los mexicanos nos vamos a enfermar de COVID-19 (o sea, 90 millones de mexicanos). La única diferencia es que si todos nos enfermamos al mismo tiempo, no habrá forma de que todos los que tengan una enfermedad grave reciban el tratamiento requerido, por lo que la mortalidad sería mucho mayor. La mortalidad con un buen sistema de salud no saturado parece ser del 1% (que serían 900,000 mexicanos), pero con el sistema de salud saturado la mortalidad en Italia hoy en día es de aproximadamente el 10% (que serían 9 millones de mexicanos). Por lo tanto, la diferencia entre que mueran por COVID 900 mil o 9 millones de mexicanos depende de que hagamos adecuadamente las Jornadas de Sana Distancia (que seguro habrá varias más además de la presente).

Otro asunto importante a entender es que el número de casos presentados por el Dr. López-Gatell cada día en la conferencia de las 7 p.m. no es el número real de casos, sino sólo el número de casos a los que se les ha hecho la prueba y han salido confirmados. México no hace pruebas a todos los casos sospechosos porque en realidad no es algo muy útil desde la perspectiva de la salud pública. Es suficiente con tener un muestreo (hacer sólo algunas pruebas de forma bien planeada) que te permita calcular el número real de casos, y con ese cálculo poder decidir cuándo implementar acciones de salud pública, como la Jornada de Sana Distancia. En realidad, se estima que por cada caso confirmado, en realidad hay 10 casos más a los cuales no se les hizo la prueba.

Quiero aclarar que las estimaciones anteriores se encuentran en el extremo más grave posible, pero que realmente es muy probable que la tasa de letalidad sea menor al 1%, ya que sólo se ha calculado hasta ahora usando el número de casos confirmados y no con el número real de casos (todos los que se infectaron pero nunca se les hizo la prueba). Sin embargo, creo que como población nos conviene prepararnos para el peor escenario posible.

En resumen, esto va para largo y va a ser extremadamente complicado. Cuando el Dr. López-Gatell contestó “más o menos”, se refiere a que no va a estar bajo control la epidemia para el 19 de abril, sino que una (o varias) Jornada de Sana Distancia implementadas a tiempo y llevada a cabo adecuadamente, puede ser la diferencia entre que mueran 900 mil o 9 millones de mexicanos.

Tenemos que entender que la epidemia puede llegar a durar dos años y que el virus no diferencia entre origen étnico, religión, sexo, preferencia sexual o estado socioeconómico. Todos los mexicanos somos vulnerables por igual, y por lo tanto nunca antes en la historia de la humanidad nuestro destino había estado tan interconectado y compartido. Para poder lograr una Jornada de Sana Distancia efectiva y SALVAR MILLONES DE VIDAS no existe ninguna otra opción mas que máxima solidaridad, unión y responsabilidad compartida a todos los niveles de la sociedad y entre todos, independientemente de nuestras diferencias. La riqueza deberá ser compartida y todos tendremos que ser hermanos.

* Rodrigo Bazúa Lobato es médico y en los últimos cuatro años ha atendido a las comunidades de la Sierra Madre de Chiapas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.