close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Por una austeridad mejor implementada: CONEVAL
Los recortes adicionales que las secretarías de Bienestar y Hacienda han pedido al CONEVAL implicarían que la institución prácticamente deje de funcionar en las próximas semanas.
Por Gonzalo Hernández Licona
18 de julio, 2019
Comparte

Nota de la editora: cuatro días después de publicado este texto, el autor ha sido removido de su cargo al frente del CONEVAL. Acá se puede consultar la información.

 

La austeridad es importante para un servicio público que se había excedido desde hace varios años. Los excedentes petroleros financiaron el gasto corriente en las últimas décadas; una parte fue para engrosar la burocracia. Había que corregir. Pero hay que hacerlo con cuidado.

Durante este gobierno se han tenido problemas en las áreas de salud, seguridad, cultura, deporte, entre otras, debido a recortes que no han tenido un sólido fundamento y a controles que se han convertido en frenos para el gasto.

En el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) está pasando algo similar. La institución no brinda salud ni seguridad pública, áreas prioritarias para el bienestar de la población, pero genera un servicio valioso: que los ciudadanos y los gobiernos sepan cómo nos está yendo en política social y cómo podemos ayudar a corregir. El CONEVAL es una instancia en la cual todos los partidos políticos (incluyendo miembros del Congreso que hoy son parte del partido gobernante) se pusieron de acuerdo en 2005 para que midiera y evaluara la política social de una manera independiente y autónoma, sin sesgos partidistas. En una democracia este servicio es fundamental. Así se ha hecho.

Medirnos implica mejorar. Si un médico no brinda un diagnóstico realista o miente flagrantemente, el paciente puede estar en peligro. A un país le puede pasar algo similar, con la diferencia que los afectados son muchos.

El CONEVAL ha sido siempre el más austero de los organismos constitucionalmente autónomos desde su inicio. A pesar de ello, la institución se ha venido ajustando aún más a diversas medidas de austeridad: en el 2010 se cancelaron plazas a nivel de mando; en 2018 se aplicó una reducción de 100 millones de pesos en la partida de sueldos y salarios; a partir de 2019 se eliminaron las prestaciones del seguro de gastos médicos mayores y el seguro de separación individualizado para todos los servidores públicos. Los sueldos y salarios del personal de mando son menores al del Presidente de la República.

Las medidas adoptadas durante 2019 han afectado ya los sueldos de las personas que menos ganan en la institución. Las personas con nivel de Enlace (sueldos de alrededor de $14,000 mensuales) en 2019 ganan 8% menos que en 2018, todavía sin contar inflación. Para jefes de departamento la reducción ha sido de 9.3%. La gran mayoría ya no pudo comprar por sí mismos un seguro de gastos médicos.

Desde hace un par de meses las secretarías de Bienestar y Hacienda piden, adicionalmente a los recortes iniciales, que se eliminen todas las Direcciones Generales Adjuntas y que se haga una reducción adicional del 20% de plazas de estructura. Además, la secretaría de Bienestar reservó (no podemos usar) presupuesto para contratar estudios e investigaciones (proyectos de evaluación, que son la razón esencial del Consejo) por 48.7 millones de pesos, lo que representa el 49.2% del total autorizado en dicha partida. Ante esta situación, el CONEVAL hizo una propuesta para aplicar los recortes, de la cual no se tuvo respuesta, ni la posibilidad de reunirnos para lograr un acuerdo. Otras instituciones sí han logrado hacer contrapropuestas de austeridad.

Estos ajustes implicarían que la institución prácticamente deje de funcionar en las próximas semanas. El caso de la cancelación de los puestos de Dirección General Adjunta es especialmente importante pues impactaría en la operación del organismo considerando que son el segundo nivel después del Titular (el puesto máximo del CONEVAL siempre ha sido de Director General), se encargan de coordinar la operación del Consejo y son áreas de alta calificación. Además, la reducción de estos puestos, y todos los demás, iría en contra de los derechos laborales de personas especializadas que se han dedicado con empeño a generar los productos del CONEVAL. En estas semanas nos hemos rehusado a hacer los recortes de esta manera y hemos propuesto diversas alternativas para apoyar las medidas de austeridad, pero sin afectar tanto a la institución. La respuesta ha sido que no nos dejarán contratar al personal eventual (¡144 plazas, 69 % del total del personal!) si no hacemos dichos recortes.

Llevemos a cabo un ejercicio de austeridad que se base en una mejor planeación. Hoy tenemos un liderazgo presidencial fuerte, que es un requisito para hacer cambios relevantes en el país. Pero ese liderazgo tendrá mejores resultados si se basa en evidencia. Esa combinación generaría un gobierno más eficiente y resultados más sólidos para todos, especialmente para quienes menos tienen. Permítanos que el CONEVAL, a partir de una buena información, apoye la transformación que requiere el país.

* Gonzalo Hernández Licona (@GHLicona) es Secretario Ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (@CONEVAL).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.