Querétaro, un claro ejemplo - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Querétaro, un claro ejemplo
Lo que acontece en Querétaro es el ejemplo perfecto de tres de los grandes desafíos actuales en materia hídrica en México: las consecuencias de una inexistente regulación del derecho humano al agua, los problemas de su privatización y el papel clave del control del agua en el expansionismo inmobiliario que amenaza diversas ciudades del país.
Por Bajo Tierra Museo del Agua
1 de octubre, 2021
Comparte

En estos días Querétaro saltó a la escena nacional por la investigación Agua Sin Feudos, una compilación de materiales periodístico-académicos donde se dieron a conocer las consecuencias del modelo de manejo del agua en la capital.

Lo que acontece en Querétaro es el ejemplo perfecto de tres de los grandes desafíos actuales en materia hídrica en México: las consecuencias de una deficiente, más bien inexistente, regulación del derecho humano al agua, los problemas de su privatización y el papel clave del control del agua en el expansionismo inmobiliario que amenaza diversas ciudades del país.

De acuerdo con investigaciones académicas, en los últimos veinte años el gobierno local ha concesionado el servicio público de agua a operadoras privadas vinculadas a inmobiliarias que abastecen de manera exclusiva sus propiedades. Los permisos delegan en los particulares responsabilidades ligadas a la garantía de derechos, tales como la calidad del agua, pretendiendo acotar el servicio público a la lógica de contrato entre particulares. La falta de marco legal del agua en Querétaro deja la protección de dicho derecho en incertidumbre, a merced de las voluntades institucionales en turno. 1

Por más que se tape el sol con un dedo, es un hecho observable que la disposición de agua y tierras en los últimos años han orillado a Querétaro hacía los límites de su crecimiento, situación que se refleja en el aumento de conflictos y de grupos organizado para la defensa territorial. El agua cada vez más contaminada por descargas habitacionales e industriales o por extracción profunda, con mantos cada vez menos capaces de recargarse por la urbanización de sus cuencas e inundaciones más devastadoras cada año, aunque se pinten de “problemas” separados, tienen un punto de articulación común en el uso lucrativo del servicio de agua. Gracias a sus operadoras privadas, las constructoras han podido urbanizar territorios sin factibilidad hídrica y sin infraestructura pública, en áreas de valor hidrológico o de uso agrícola. Una ciudad cuyo cemento crece al ritmo de cuatro veces más que su población 5, ha podido urbanizarse gracias a la disposición selectiva del agua.

Así lo revela el informe especial Acaparamiento de lo público y mercantilización de lo común. También explica cómo el manejo privado del agua es pieza central en la degradación socioambiental de la ciudad de Santiago de Querétaro. Retrata, además, la arbitrariedad, deslinde responsabilidades, indefensión e impunidad que han dejado veinte años de privatización. Un esquema que empezó como excepción y poco a poco va convirtiéndose en la regla.

La desregulación queretana ha favorecido a la profundización del modelo, pero ante el creciente cuestionamiento de sus impactos, lo necesario para conservar el privilegio indebido es un derecho a modo que regularice lo irregular. El anteproyecto de Ley de Aguas del Estado de Querétaro elaborada desde el ejecutivo en 2006, con injerencia del Banco Mundial, dos Iniciativas de Ley de Agua del Estado de Querétaro presentadas en 2008 por dos partidos distintos y la Iniciativa de Ley del Agua del Estado de Querétaro enviada por el ejecutivo en 2017, buscaron formalizar participación del sector privado en la prestación de servicios de agua.

Tal pretensión sería potencialmente retomada en las iniciativas de Código Urbano y Código Ambiental de 2020, aprobadas en septiembre. De hecho, en la primera versión presentada de este último, ya estaba presente. La segunda versión, se aprobó en fast track y con albazo, el último día del periodo legislativo. No se sabe qué se incluyó finalmente, en tanto que ninguna, aunque aprobadas, está disponible todavía al escrutinio público. A nadie debería sorprender, sin embargo, que la privatización estuviese contemplada en ellas o estuviera en puerta en el Congreso, ya que el partido en el ejecutivo lo contempló explícitamente dentro de su plataforma política en las últimas elecciones.

En 2019, Querétaro apareció en el sexto lugar del Atlas de Estrés Hídrico y entre las cuatro regiones más críticas del país en Vulnerabilidad Hidrológica. También apareció en el sexto lugar de los estados más afectados por sequía. Un año antes, en el municipio de Querétaro, los Índices de Prosperidad Urbana descendieron a 40.97 en Sostenibilidad Ambiental de acuerdo con ONU Hábitat. Así las cosas, “Aguas con la ley de aguas” es la advertencia más pertinente para una ciudad que vertiginosamente ha pasado de la escasez provocada a un delicado escenario de disminución de la calidad de vida por indicadores ambientales y vulnerabilidad climática.

* Bajo Tierra Museo del Agua (@bajotierramu) es una organización dedicada a la acción territorial a través de la investigación, la creación artística y la promoción cultural.

 

 

1 Tesis: El agua en la encrucijada de lo común. Disponible aquí.

2 Estrategia de Territorialización del Índice de Prosperidad Urbana en Querétaro, página 148 (ONU-Habitat, 2018).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.