Sex education, sororidad y violencia de género - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Sex education, sororidad y violencia de género
En México, 9 de cada 10 mujeres han sufrido violencia sexual en el metro. ¿Por qué los hombres se comportan así en los espacios públicos, por qué les gusta hacernos sentir inseguras e indefensas?
Por Pamela Velazquez Zambrano
7 de febrero, 2020
Comparte

Advertencia: este texto revela contenido de los episodios de la serie.

“Sex education” o “Educación sexual” es una ingeniosa serie que Netflix estrenó en su plataforma el año pasado. La trama de la serie se lleva a cabo en la preparatoria “Moordale” en Reino Unido y es sobre la odisea de las y los adolescentes que se encuentran descubriendo y experimentando su sexualidad. La serie ha planteado espectacularmente los temas de drogas, aborto, prácticas sexuales, bullying, violencia contra la comunidad LGTTTBI+ y pornovenganza, pero nada se compara con la increíble manera en la que expusieron la violencia contra las mujeres en la reciente temporada dos, que sin duda a muchas nos hizo llorar.

Durante el desarrollo de la temporada dos, Aimme Gibs sufre abuso sexual en un autobús camino a su escuela cuando un hombre eyacula sobre ella. Desde entonces, Aimme no puede subirse al autobús por miedo a que suceda nuevamente. Durante el resto de la temporada vemos como Aimme enfrenta las consecuencias de violencia de género: trata de minimizar el ataque, llora, sufre ataques de pánico, cambia su apariencia y rutina.

El clímax de la trama ocurre en el episodio 7, cuando un grupo de estudiantes, completamente diferentes (Viv, Maeve, Ola, Aimme, Lily y Olivia), son enviadas a detención por supuestamente escribir un mensaje sexista en contra de la profesora Emily. En detención, la profesora les da una tarea: encontrar qué tienen en común. Aimme les cuenta sobre su ataque en el autobús y es aquí cuando encuentran una similitud: todas han sido acosadas u hostigadas en su vida, ya sea de niñas u adolescentes. También, comparten cómo a causa de los hombres dejaron de ir a sus lugares preferidos, se sintieron vulnerables, cambiaron su apariencia o todavía se sienten inseguras en ciertas situaciones. La parte más conmovedora del capitulo es cuando todas sorprenden a Aimme en la parada del autobús y la acompañan en un gesto de sororidad y poder: juntas suben y la ayudan a enfrentar su trauma (aquí el resumen en youtube).

En efecto, la realidad de Reino Unido es muy diferente a la mexicana, pero esta serie nos deja mucho que reflexionar: en el mundo entero la violencia contra las mujeres está presente. No obstante, en México esta se agudiza e incrementa por el contexto de impunidad, violencia organizada e inseguridad. Nuestras niñas y adolescentes no se encuentran seguras, y lo más probable es que 1 de cada 3 sufra violencia sexual1. Además, ¡9 de cada 10 mujeres han sufrido violencia sexual en el metro!2, pese a que existen vagones exclusivos de mujeres, espacios que a diario tenemos que seguir peleando y exigiendo que sean respetado por los hombres. Por ejemplo, la semana pasada en el metro de Ciudad de México un hombre abordó el vagón exclusivo y amenazó de muerte a las usuarias.

¿Por qué los hombres se comportan así en los espacios públicos, ya sea en México o Reino Unido?, ¿por qué consideran que nuestro cuerpo es su propiedad en la calle o en los medios de transporte?, ¿por qué les gusta hacernos sentir inseguras e indefensas? Como ya ha expuesto Rita Segato y Susan Browmiller3, estos actos de violencia provienen del deseo de poder y dominación de la mujer a través de distintos actos de intimidación.

Pero, tal como las mujeres de “Sex education”, en México se llevan a cabo proyectos sororos de apropiación del espacio público para nosotras con nosotras. Nuestras compañeras en Ciudad de México impulsan rodadas por una vida libre de violencia, donde podemos observar decenas de ciclistas rodando y exigiendo calles seguras. También, desde la Secretaría para la Igualdad Sustantiva de Género de Puebla comenzaron el proyecto #LaCalleEsNuestra dónde invitan a las mujeres a planear estrategias de seguridad en espacios públicos. Finalmente, otro ejemplo es la antimonumenta en el Centro de Ciudad de México, la cual fue construida por colectivos feministas el 8 de marzo del año pasado.

Gracias a la sororidad, es decir el acompañamiento y empatía con las mujeres, enfrentamos al sistema patriarcal cotidiano caminando juntas y cambiando nuestro entorno; es una herramienta esencial para atender la violencia machista. Cuando vamos de la mano nos sentimos seguras, escuchadas y acompañadas por las que enfrentan nuestras mismas experiencias.

 

1 Según las cifras de las Naciones Unidas

2 Cifras de la Secretaria de Seguridad Ciudadana de la CDMX y la Encuesta sobre la violencia sexual en los transportes y otros espacios públicos en la Ciudad de México de ONU Mujeres, 2018

3 Ambas en diferentes contextos, desde el feminicidio y las mujeres como botines de guerra, pero ambos correlacionados.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts