Sin presupuesto, en riesgo combate a la corrupción - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Sin presupuesto, en riesgo combate a la corrupción
La prevención y control de la corrupción no debe desaparecer de la agenda pública ni ser desplazada por los conflictos postelectorales y la futura elección presidencial.
Por Blog Invitado
13 de junio, 2017
Comparte

Por: Joel Salas (@joelsas)

La construcción del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) puede ser comparada con una carrera de relevos en la que los distintos poderes e instituciones públicas se transmitirán el testigo hasta llegar a la meta: tener leyes e instituciones efectivas para prevenir y controlar la corrupción en nuestro país. Cada una debe cumplir con sus respectivas atribuciones contribuyendo a ello. Los primeros relevos ya han pasado. A nivel federal, el legislativo y el ejecutivo, acompañados muy de cerca de la sociedad civil organizada, han hecho lo propio para que hoy tengamos legislación general y secundaria, así como para constituir los órganos rectores del SNA: el Comité de participación ciudadana (CPC), el Comité coordinador y su Secretariado ejecutivo.

Hasta aquí, los relevos han pasado gracias al consenso en las normas. Pero hemos llegado a los turnos en los que hace falta consenso en las prácticas. Los siguientes turnos corresponden a instituciones ejecutoras que llevarán a la práctica las reglas del juego: establecerán las políticas anticorrupción y las implementarán, administrarán el dinero público asignado; medirán y darán seguimiento a los fenómenos de corrupción en el país. Es fundamental que estas instituciones cuenten con los recursos suficientes para acometer las atribuciones que han recibido, así como con mecanismos para monitorear y evaluar sus resultados y así rendir cuentas a la ciudadanía.

La ciudadanía ya está alerta y ejerce su derecho de acceso a la información para enterarse. El pasado 31 de mayo, el Pleno del INAI resolvió un recurso de revisión (RRA 1413/17) propuesto por mi colega Ximena Puente, sobre el tema en el que se requirió a la Secretaría de Hacienda respaldar documentalmente las estimaciones presupuestarias hechas para cada integrante del SNA. En la respuesta faltó lo referente al CPC y el Secretariado ejecutivo del SNA. Esto es preocupante porque ellos evaluarán lo que corresponde hacer a cada institución, propondrá cómo se coordinarán y los resultados esperados en el corto y mediano plazo. Las instituciones integrantes del SNA requieren la guía del CPC y el Secretariado para proyectar y diseñar los indicadores que reportarán. Pero ni el Comité ni el Secretariado cuentan con presupuesto.

Sin presupuesto el Sistema Nacional Anticorrupción será solo un discurso. Para ello un paso necesario y urgente es que el CPC y el Secretariado ejecutivo del SNA realicen la planeación estratégica y organizacional que deben presentar al Órgano de Gobierno del Sistema para su aprobación y posterior envío a la Secretaría de la Función Pública y a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para arrancar las estimaciones presupuestarias que les permitirán contar con instalaciones y personal para iniciar su operación. Dados estos pasos, las instituciones federales no tendrán pretexto para no dotar de recursos suficientes al Sistema Nacional Anticorrupción.

Una planeación estratégica y organizacional clara evitará al SNA ser farol de la calle y oscuridad de la casa porque la población podrá seguir la ruta de cada peso de su presupuesto en el Sistema y evaluar sus resultados. En esta área particular se podría vincular con el Sistema Nacional de Transparencia ya que el INAI ha recorrido el mismo camino durante los últimos tres años y ha desarrollado un Sistema de evaluación de desempeño que permite transparentar el ejercicio del gasto y el cumplimiento de metas hasta el nivel de unidad administrativa. Este sistema de evaluación puede ser una práctica compartida por ambos sistemas y sus equivalentes locales.

El SNA significa la esperanza de los mexicanos de controlar uno de los peores lastres que impiden redefinir el rumbo del país. Por esta razón, la coyuntura electoral no debe monopolizar nuestra atención ni distraernos de la agenda de anticorrupción: la prevención y control de la corrupción no debe desaparecer de la agenda pública ni ser desplazada por los conflictos postelectorales y la futura elección presidencial. Así como se alcanzó consenso en las normas anticorrupción, es preciso tener y exigir consenso en las prácticas. Sin presupuesto, el SNA no podrá operar y dar resultados. Sin rendición de cuentas para transmitir los resultados no será posible recuperar la confianza de la población.

 

* Joel Salas Suárez es comisionado del INAI y coordinador de la Comisión de Gobierno Abierto y Transparencia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.