The Mall - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
The Mall
El tema principal del proyecto de Corredor Cultural Chapultepec es justo la discusión social. La propuesta del gobierno de la Ciudad es una solución específica a un problema específico. Y Chapultepec tiene otras posibles soluciones que no fueron puestas sobre la mesa.
Por Roberto Remes
18 de agosto, 2015
Comparte

… Our house, in the middle of the street

Madness

 

La primera palabra que me viene a la cabeza cuando pienso en el Corredor Cultural Chapultepec es The Mall, porque justo es una palabra muy amplia en el inglés. Reviso mi diccionario inglés–español más completo, el Simon and Schuster’s, y doy con este texto:

mall s. 1. pala, mallo. 2. juego de mallo, (pall mall); cancha de mallo. 3. paseo, alameda. 4. faja, isla, entre dos pistas de una carretera. 5. galería cerrada con tiendas y negocios en ambos lados.

Las dos primeras traducciones no nos resultan relevantes, como las siguientes tres, todas aplicables a The Mall. Tal vez la traducción al inglés no sea tan relevante en el análisis, pero sí sin duda el retrato que dejo como introducción a mi texto.

Con ese retrato viajo a Washington, D. C. y pienso en The Mall. Una gran franja de áreas verdes rodeada de los museos smithsonianos, el capitolio y los grandes monumentos. La palabra The Mall adquiere una connotación poderosa. No así cuando pides indicaciones en cualquier otra ciudad estadounidense y preguntas Where is the mall?

Proyecto de Corredor Cultural Chapultepec. // Imagen: Agencia de Promoción, Inversión y Desarrollo para la Ciudad de México (ProCDMX).

Proyecto de Corredor Cultural Chapultepec. // Imagen: Agencia de Promoción, Inversión y Desarrollo para la Ciudad de México (ProCDMX).

The Mall MX

Supe de The Mall MX tal vez a inicios de 2014. Recién había hecho una consultoría sobre la movilidad en la Zona Rosa, y en mi valoración siempre estuvo el qué hacer con Avenida Chapultepec. En esa época hubo contacto frecuente con funcionarios de Calidad de Vida, ahora ProCDMX, y así he seguido en términos generales.

Las referencias al estudio que realicé serán limitadas, toda vez que el cliente era otra empresa y no el gobierno, así que el contrato contiene cláusulas de confidencialidad. Sin embargo referiré otros elementos que no hayan formado parte de los entregables.

Avenida Chapultepec

La Avenida Chapultepec es hoy bastante difícil de replantear. Su desplome tiene que ver con dos iconos: la Glorieta del Metro Insurgentes y el paradero de Chapultepec. Uno ve fotos antiguas de la avenida, y particularmente de la intersección de Chapultepec con Insurgentes, y parecía un espacio agradable, muy distinto de como quedó.

La Glorieta de Insurgentes rompe su conexión con el Centro Histórico, la pocilga de paradero en Chapultepec rompe su conexión con el Bosque de Chapultepec.

Una sección de 57.3 metros requiere algo. En los escenarios trazados, independientemente de que se estudiaron alternativas de túnel y reducción de carriles, las banquetas de 20 metros o el camellón central de más de 30 necesitan más que metros de ancho. Ese espacio puede ser suficiente para colocar juegos, fuentes, gimnasio al aire libre… pero dudo que por sí solo atraiga gente. Nótese que si el proyecto es inmobiliario, no necesita a la gente, basta con un parque elevado.

Es curioso: la sección de Viaducto es de 60 metros y allí un sector de la sociedad clama el rescate de un río. En Chapultepec pasaba el acueducto -queda un vestigio de una cuadra- pero debajo está el metro, lo que restringe las posibilidades.

La distancia entre la Roma y la Juárez se vuelve enorme con una sección de 57 metros.

A esto, sumémosle que la gente se fue de Avenida Chapultepec. De paso la usan, entre auto, microbuses, autobuses y metro, alrededor de un millón de personas. Hay una ciclovía, todavía con un uso débil, y la gente caminando se concentra sólo en el metro Sevilla, con pocos viajes a pie en el resto de los tramos entre la glorieta y el paradero.

Proyecto de Corredor Cultural Chapultepec. // Imagen: Agencia de Promoción, Inversión y Desarrollo para la Ciudad de México (ProCDMX).

Proyecto de Corredor Cultural Chapultepec. // Imagen: Agencia de Promoción, Inversión y Desarrollo para la Ciudad de México (ProCDMX).

“Algo” enmedio

La idea del espacio público elevado tiene un acierto: representa un “algo” en medio de una avenida sin peatones, olvidada, que sí demanda una transformación. Le pone sazón. Con la evolución del proyecto, algunos ya hemos podido ver un avance significativo desde la primera vez que nos fue expuesto. Visualmente puede resultar atractivo, pero siempre están las dudas: el ambiente en el nivel de calle, las columnas, la vialidad, la seguridad, podrían no estar garantizadas. Aparentemente las escaleras no estorbarán al peatón y quitarán algunos lugares de estacionamiento en vía pública. Hablan de accesibilidad universal, pero no queda claro que vaya a haber elevadores en cada esquina. Hablan de que la mayor parte del espacio construido será “espacio público” y no “espacio comercial”.

La numeralia seductora habla de convertir 9 mil metros cuadrados de espacio público en 62 mil, muchos de los cuales se beneficiarán de una ampliación de banquetas. De los árboles existentes no he escuchado nada.

Las propuestas alternativas: Metrobús y una cuadra intermedia.

Metrobús

Una línea de Metrobús de Pantitlán a Chapultepec, al correr en paralelo a la línea 1 del metro, la más saturada de la red, dará una oferta de cuando menos 200 mil lugares en el transporte público; con servicios expresos y rebases podría llegar hasta los 500 mil. La ruta: Pantitlán–Francisco Morazán–Fray Servando–Chapultepec, estaciones al centro.

En medio de la discusión por el parque elevado ya algunos ponen imágenes de la transformación de la 9 de julio: la imponente avenida de más de 130 metros de sección ahora cuenta con 4 carriles de metrobús y estaciones considerablemente anchas. La presencia de un servicio así podrá ser discutible, pero el Metrobús bonaerense acerca las cuadras.

Pero esto me lleva a una reflexión: ¿cómo se verá el Metrobús en Chapultepec? Partiendo de que es una vialidad abandonada, sin duda quedará mejor. Partiendo del render del Corredor Cultural Chapultepec, lo afea. Ni dudarlo. Pero ¿qué necesita la ciudad? ¿Podemos embellecer el metrobús, podemos movilizar mejor bajo el parque elevado?

La cuadra central

No hace mucho di con un blog que proponía construir vivienda al centro de una vialidad ancha. En medio de la reflexión sobre el elevado de Chapultepec me pregunté: ¿cómo sí hacer algo distinto en esa sección?

Dos vialidades de 3 carriles de cada lado, banquetas de 4 metros, nos queda una cuadra de 18 a 20 metros. Planta baja comercial, tres niveles, la posibilidad de hacer vivienda en renta de 35 a 120 metros, talleres para artistas, sin estacionamiento, roof garden público, terrazas públicas; obvio, la cuadra del acueducto queda libre.

Jan Gehl

En 2010 se difundió, en el marco de los 25 años del Institute for Transportation and Development Policy, un decálogo de ciudad planteado por Jan Gehl. Posteriormente este decálogo se redujo a octálogo. Sin embargo, quiero volver a los 10 puntos para repasar las tres propuestas (parque elevado, Metrobús y cuadra intermedia).

Me hago la pregunta: ¿el proyecto (elevado, Metrobús, cuadra) ayuda por sí solo a cumplir el decálogo? Estas son las respuestas que yo me hago, y que suponen mi propio sesgo; es decir, hay otras respuestas posibles con otra interpretación de los proyectos.

Decálogo Jan Gehl Elevado Metrobús Cuadra
Camina X X X
Muévete con tu energía X X X
Súbete al autobús   X X
Disminuye el uso del automóvil   X X
Distribución eficiente de mercancías      
Mezclemos usos de suelo   X X
Densifiquemos     X
Fortalezcamos la cultura local     X
Conectemos las cuadras   X X
Hagamos cosas que duren   X X

Insisto, tal vez es mi propio sesgo, y en realidad todas las alternativas podrían ser atendidas por los tres proyectos. Sin embargo, inherentes al Corredor Cultural Chapultepec sólo está la idea de caminar y los desplazamientos no motorizados. El proyecto en sí no detona la densificación (salvo que las autoridades reconozcan que viene aparejada de cambios en el uso de suelo, cosa que hasta el momento han negado) o la mezcla de usos de suelo; al contrario, concentrar el comercio en un espacio desvinculado de la vivienda es un opuesto a la mezcla de usos de suelo.

El Parque Elevado no hace que las cosas duren, es reflejo de una época. Plaza Universidad y Satélite corresponden a la primera generación de centros comerciales, Perisur responde a otra. Antara, Paseo Acoxpa, Andares en Guadalajara, Antea en Monterrey, entre otros, comienzan a generar una sensación de “espacio público”, que en realidad ocurre en el espacio privado, con reglas privadas por encima de garantías individuales. The Mall será también representante de una época. Al cabo de sus 40 años de vida legal podríamos plantearnos su demolición.

El Espacio Público

La mayor preocupación que manifiesta The Mall es esa concepción del espacio público como símil del centro comercial. En el Paseo de Santa Lucía en Monterrey, la seguridad privada impide a los asistentes sentarse en las banquetas y escaleras. En Plaza Carso un amigo homosexual fue reprendido por la policía privada al ser cariñoso con su pareja. En Santa Fe unos amigos fueron advertidos por la Policía Bancaria que no podían tomar fotografías de los edificios. En el tramo peatonal de la calle de San Jerónimo, en el centro Histórico, por el contrario, se fuma marihuana con bastante libertad. En México puedes beber alcohol en la vía pública si eres parroquiano de un restorán que dificulta el paso de peatones, pero no si eres un pobre diablo sentado en el pasto.

No es sólo el Paseo Elevado el que pervierte la conceptualización del espacio público. A bordo del Metrobús o en sus estaciones y las del Mexibús he sido reprendido por tomar fotografías. El espacio público, si es tal, condensa todas las libertades ¿ocurrirá lo mismo en el Corredor Cultural Chapultepec?

Proyecto de Corredor Cultural Chapultepec. // Imagen: Agencia de Promoción, Inversión y Desarrollo para la Ciudad de México (ProCDMX).

Proyecto de Corredor Cultural Chapultepec. // Imagen: Agencia de Promoción, Inversión y Desarrollo para la Ciudad de México (ProCDMX).

Asociaciones Público Privadas

Las Asociaciones Público Privadas tienen un propósito, la correcta asignación de los riesgos al mejor administrador de cada tramo de riesgo. Esta definición en realidad contrasta con la instrumentación que se está dando en México. Si algo tiene valor para los privados, dáselo a los privados. El Estado deja responsabilidades obvias (como la creación de espacio público) y las cede a un particular, porque es negocio. El Estado no tiene cómo hacer metro porque nada paga el metro; el Estado concesiona autopistas porque los automovilistas están dispuestos a pagar por ellas.

El resultado es que el mayor riesgo no está gestionado. ¿Cómo llevo el nivel de equipamiento central hasta las colonias más pobres? Si dependo de tiendas para hacer espacio público, tal vez puedo hacer espacio público en segmentos de menor ingreso que los cercanos a Chapultepec, pero seguro que este modelo no llega hasta los 5 deciles más pobres (a no ser que se pague con las plusvalías, o en forma cruzada, como sí ha planteado Simón Levy). ¿Qué tal que encima de las vías de maniobra de Pantitlán, que generan un terrible muro entre las colonias aledañas, se planteara un parque público? ¿Lo paga el beneficio privado en esa zona? ¿Lo podría pagar Chapultepec?

No relativo

No estoy diciendo un No absoluto a The Mall, pero estoy bastante lejos de quedar convencido, pese a que reconozco el esfuerzo de varios de sus promotores por buscarme, explicarme sus bondades, mostrarme fotomontajes y planos. Es, por supuesto, seductor. Hoy no hay nada, hoy la avenida está deteriorada, tiene problemas de seguridad vial, es difícil de cruzar, sólo sirve de paso pese al boom que enfrenta Paseo de la Reforma, a pocos metros de allí.

Los riesgos no financieros inherentes al proyecto son demasiados: qué pasa si la gente no llega, qué pasa si la planta de calle es inhóspita, qué pasa si sigue habiendo accidentes viales, qué pasa si al cabo de unos años la gente se olvida del lugar, qué pasa si detona la gentrificación, qué pasa si las inmobiliarias se apropian del corredor, qué pasa si no cabe un pasajero más en la línea 1 del metro y este proyecto impide aprovechar Chapultepec para transporte público. Estos son riesgos y permanecen a cargo del Estado.

La idea de una cuadra intermedia es simplemente un contraste. La sociedad no está teniendo la oportunidad de discutir más la ubicación de las bancas y las luminarias. Los promotores, servidores públicos o actores privados, simplemente hablan de las bondades. A lo mejor está bien que lo impongan, a lo mejor es la única manera de modernizar Chapultepec… pero a lo mejor tendríamos que discutir mucho más como sociedad respecto al “espacio público” ya que el Gobierno de la Ciudad de México no tiene idea alguna de qué representa este concepto y es capaz de poner áreas “VIP” en Masaryk, como recién hizo la Autoridad del Espacio Público.

Chapultepec sí necesita renovación, pero también necesita “acercar las cuadras”; la ciudad tiene también otras necesidades que polarizan a la población, por ejemplo decenas de miles de viviendas al año; líneas de metro y metrobús; otras tarifas en el transporte público y el agua. Tal vez tendríamos que avanzar en los mecanismos democráticos para que la ciudad atienda sus necesidades sin estar negociando los proyectos en la víspera de su instrumentación.

Me gusta la innovación, por supuesto. Si me plantean un Paseo Elevado encima de Tlalpan tal vez sea el primer entusiasta, pues pese al dilema de espacio público y privado estará resolviendo un problema de permeabilidad. Pero el tema principal es justo la discusión social. The Mall es una solución específica a un problema específico. Chapultepec tiene otras posibles soluciones que no fueron puestas sobre la mesa. Hablemos de ellas, y si al final el Paseo Elevado tiene más beneficios, hagámoslo.

 

* Roberto Remes Tello de Meneses (@GoberRemes) es urbanista. Creador del reypeatón.mx y director de @ciudadhumanamx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.