Trabajo infantil: un problema que el gobierno ignorará - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Trabajo infantil: un problema que el gobierno ignorará
La ausencia de una política nacional para prevenir, atender y erradicar el trabajo infantil puede producir daños irreparables a la sociedad mexicana, condenando a familias y comunidades enteras a la pobreza por las próximas generaciones.
Por Save the Children
3 de diciembre, 2020
Comparte

El trabajo infantil es una realidad para 1 de cada 10 niñas, niños y adolescentes en México. Si esto ya suena mal, aún falta sumarle la debacle económica y la pérdida de empleos ocasionada por la pandemia de COVID-19, condiciones que empujarán a cada vez más niñas y niños a tener que salir a trabajar para ganarse un ingreso que apoye en la supervivencia de su familia.

Es necesario que la sociedad y el gobierno asuman que el trabajo infantil no es una forma de prepararse para la vida adulta, sino una violación a sus derechos humanos en varios niveles y esferas, ya que los priva de disfrutar el presente y conseguir las herramientas y conocimientos que les permitan tener un mejor futuro. Entre las múltiples consecuencias, una de las más importantes es que reproduce y perpetua los ciclos de violencia y de pobreza en las familias y sociedades que lo permiten.

El trabajo infantil es un problema que debe tener completa relevancia en nuestro país porque en principio es un asunto de garantizar bienestar, dignidad y protección a la niñez, pero también cobra importancia debido a la ratificación del TMEC y lo contenido en su Capítulo 23, en el cual se obliga a las partes a prohibir el comercio de mercancías en las que exista trabajo infantil. Si este compromiso no se cumple, los ingresos por exportaciones estarán en riesgo, y con ello la economía se verá aún más debilitada, poniendo en riesgo los recursos disponibles para el desarrollo social de México.

No obstante, el gobierno parece no haberse dado cuenta de que, además del TMEC, hay un marco jurídico nacional e internacional que obliga al Estado a prevenir, atender y erradicar el trabajo infantil.

Prueba de lo anterior es que el Presupuesto de Egresos 2021, recientemente aprobado en la Cámara de Diputados, únicamente destina cuatro millones de pesos a los programas que atienden a los más de tres millones de niñas, niños y adolescentes que realizan trabajo infantil; esto es, 1 peso con 25 centavos por cada uno.

Sumado a lo anterior, la ausencia de una política nacional para prevenir, atender y erradicar el trabajo infantil puede producir daños irreparables a la sociedad mexicana, condenando a familias y comunidades enteras a la pobreza por las próximas generaciones. La falta de articulación que existe entre la Secretaría del Trabajo y demás dependencias denota una falta de prioridad grave en el tema, ya que, si bien existe una Comisión Intersecretarial enfocada en la materia, en la realidad sus actuaciones pasan desapercibidas, más aun, sus observaciones y recomendaciones contra el trabajo infantil no son vinculantes, lo que las convierte en un llamado a la buena fe.

Un eslabón muy importante en la lucha contra el trabajo infantil es la labor que realizan las y los inspectores laborales, las personas encargadas de identificar cuando una niña, niño o adolescente realiza una labor no apta para su edad y/o que afecta negativamente su desarrollo. Contrario al interés superior de la niñez y a los elementos necesarios para su protección, el número de inspectores a nivel federal fue drásticamente recortado de 2018 a 2019, pasando de 758 a 421, una reducción de 55%. Esto carece de lógica, en el entendido de que la entrada en vigor del TMEC da mayores atribuciones y obligaciones para estos servidores, por lo que la razón dictaría reforzar el número de inspectores y las áreas donde laboran.

En suma, la política y el presupuesto de egresos reflejan que el trabajo infantil y el daño que ocasiona en niñas y niños no es una prioridad del Gobierno de México.

Un interés genuino destinaría mayores recursos a las áreas encargadas de atender esta problemática, así como fortalecer la actuación y capacidades de las y los inspectores laborales en beneficio de la niñez; además, es necesario que se implemente una política nacional integral, transversal y articulada, que cuente con los recursos necesarios que le permita atender, pero, sobre todo, prevenir el trabajo infantil garantizando los derechos de niñas y niños.

Por este motivo, Save the Children ha comenzado una campaña llamada #NiñezLibreDeTrabajo con el objetivo de visibilizar la urgencia de atender esta problemática en el país. Si quieres conocer más visita nuestra página aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.