Urgente: priorizar la reapertura de las escuelas - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Urgente: priorizar la reapertura de las escuelas
La privación de clases presenciales afecta negativamente a 25.4 millones de alumnas y alumnos de educación básica y a 5.2 millones de educación media superior, pues no sólo aumenta el riesgo de pérdidas de aprendizaje y abandono escolar, sino que tiende a aumentar también el riesgo de malnutrición, embarazo temprano, explotación sexual, matrimonio infantil, exposición a violencia y a abuso, explotación laboral y trata. 
Por Christian Skoog
7 de enero, 2021
Comparte

La reapertura de las escuelas en México debe recibir atención urgente en 2021: a medida que las condiciones de la pandemia por SARS-CoV-2 lo permitan, el regreso físico a clases tiene que ser prioritario pues, mientras más tarde en ocurrir, peores serán las consecuencias en cuanto a desigualdad y rezago educativo para toda una generación de niñas, niños y adolescentes, particularmente los más vulnerables a nivel socioeconómico.

Al inicio de la pandemia en el país, la lógica tras el cierre de las escuelas fue evitar que se convirtieran en catalizadores del contagio, tanto entre el alumnado como la comunidad educativa en su más amplio sentido: madres, padres, cuidadores, educadores, personal de mantenimiento, personal administrativo, etc.

Sin embargo, la privación de clases presenciales afecta negativamente a 25.4 millones de alumnas y alumnos de educación básica y a 5.2 millones de educación media superior, pues no sólo aumenta el riesgo de pérdidas de aprendizaje y abandono escolar, sino que tiende a aumentar también el riesgo de malnutrición, embarazo temprano, explotación sexual, matrimonio infantil, exposición a violencia y a abuso, explotación laboral y trata.  En pocas palabras, la escuela es un ámbito educativo, pero también un ámbito de protección de la infancia y adolescencia cuya importancia es crucial en un contexto como el que vive México.

El país ha realizado un esfuerzo considerable por establecer y mantener un sistema de educación a distancia para compensar por la situación, pero un gran número de niñas, niños y adolescentes se están quedando atrás al no contar con los medios necesarios para acceder a él. Una encuesta realizada por UNICEF entre un número representativo de hogares en México muestra que el 78% de ellos han tenido dificultades en ese sentido (ENCOVID Infancia, junio-julio 2020).

Aparte de la necesidad de apoyar a niños y adolescentes que no pueden acceder a la educación a distancia, o al menos no de manera efectiva, durante estos meses de pandemia han surgido aprendizajes importantes sobre el SARS-CoV-2 a través el mundo que llaman a la reflexión sobre la necesidad de prolongar el cierre de escuelas. Ahora sabemos, por ejemplo, que las niñas, los niños y adolescentes se contagian menos que las personas adultas: al 16 de diciembre de 2020 se registraron entre niñas, niños y adolescentes de 0 a 17 años 42 mil 153 casos confirmados de contagio en México (lo cual correspondió al 3.2% del total nacional) y 405 muertas confirmadas (correspondientes al 0.35% del total).

Otro aprendizaje es que, si bien el grado en que los niños y niñas contribuyen a la transmisión del virus no está claro aún, los datos a diciembre de 2020 sugieren que los menores de 10 años infectados contagian menos el virus que las personas adultas. Por otra parte, en los países donde ya se han reabierto las escuelas o donde nunca cerraron, la evidencia muestra que la presencia de niñas, niños y adolescentes en instalaciones escolares no es un factor que incremente la tasa de contagio; cuando las escuelas han implementado las medidas de mitigación apropiadas (sana distancia, lavado de manos, uso correcto de cubrebocas, ventilación adecuada, etc.), ni los alumnos ni el personal escolar se han visto expuestos a mayor riesgo de infección que en otros entornos.  Consideremos lo que nos indica la evidencia en el contexto de decidir el retorno físico a clases, particularmente dada la importancia de esta decisión para el futuro de las niñas, los niños y adolescentes en México.

Reabrir las escuelas es posible, otros países lo han demostrado, pero la decisión debe ser tomada tras una evaluación circunscrita del nivel local de transmisión del SARS-CoV-2 y de la capacidad de las escuelas de la zona de operar en un contexto de mitigación de riesgo, acompañada de un análisis del potencial de aumento de la transmisión a nivel comunitario.  Dicha evaluación debe considerar además el interés superior de la niñez; es decir, junto al derecho a la salud debe considerar también el derecho a la educación, a la protección contra la violencia y el abuso, y a la igualdad de oportunidades – derechos todos que se ven negativamente afectados en situaciones de cierres de escuelas y que so primordiales para garantizar el bienestar de la infancia y adolescencia a corto, mediano y largo plazos.

Como país que ha ratificado la Convención de los Derechos del Niño, México tiene el compromiso de garantizar el cumplimiento del derecho de la infancia y adolescencia a una educación de calidad y, en cumplimiento de esa obligación, el país debe planificar urgentemente la reapertura de sus escuelas e ir preparándolas desde ya para ese momento.  Desde UNICEF, aconsejamos un enfoque coordinado entre las entidades responsables de educación, salud, nutrición, protección, agua, saneamiento e higiene, con particular énfasis en las niñas, los niños y adolescentes más desfavorecidos. Ellas y ellos son los más perjudicados por el cierre de las escuelas y quienes más las necesitan para poder superar la pobreza e inequidad social, tanto a través de la educación que reciben en ellas como del entorno protector que allí pueden encontrar.

En 2021, UNICEF conmemorará 75 años de lucha por la infancia, 75 años de velar por su salud, educación, igualdad y protección, pero también de aprender, como organización, qué deben hacer los países para garantizar el cumplimiento de los derechos de la niñez y cómo podemos ayudar en esa misión desde nuestra organización. La actual pandemia ha reforzado nuestro aprendizaje a nivel mundial a ritmos acelerados, y reiteramos nuestra disponibilidad para compartir nuestra experiencia técnica en apoyo a los esfuerzos de las autoridades mexicanas en preparación a la reapertura de las escuelas en el país.  Esa preparación es prioritaria para el futuro de la infancia y adolescencia en México; démosle carácter de urgencia.

* Christian Skoog es representante de UNICEF en México (@UNICEFMexico).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.