El viacrucis burocrático de los migrantes en México

Para que los migrantes en México puedan permanecer en el país necesitan “encajar” en los supuestos de regularización migratoria que establece la Ley. Son pocas personas las que cumplen los requisitos y aquellas que sí pueden solicitarlo tendrán un largo camino por recorrer para obtenerlo.

Por: Elizabeth López

Cada día, en las asesorías que damos en la Clínica Jurídica de Sin Fronteras, es común escuchar la pregunta “¿Cómo puedo obtener papeles para quedarme en México?”, y en ese momento pasan por mi mente los cientos de obstáculos por los que tendrá  que pasar una persona para poder obteneros, como puede ser una tarjeta de Residencia Temporal, Residencia Permanente o Visitante por Razones Humanitarias,  documentos que representan una oportunidad de vivir en paz con sus familias sin temor a ser deportados, el acceso a derechos y en algunos casos trabajar.

¿Pero qué se necesita para obtener un documento migratorio?

Es indispensable que “encajen” en los supuestos de regularización migratoria que establece la Ley de Migración en su artículo 133, los cuales son limitados dejando sin posibilidad de obtener un permiso de estancia a muchas personas, y las que sí pueden solicitarlo tendrán un largo camino por recorrer para obtenerlo, ya que además de los elevados costos económicos, deberán de cumplir con diversos requisitos y realizar visitas a las oficinas del Instituto Nacional de Migración (INM), institución gubernamental que se encarga de resolver dichas solicitudes, un verdadero viacrucis.

Un ejemplo sería la familia Pierre de nacionalidad haitiana, quienes llegaron a  México en el año 2015, la hija más pequeña nació en nuestro país y por ello, toda la familia tenía la posibilidad de regularizarse bajo la condición de residentes permanentes, sin embargo esto implicaba que los padres iniciarían el proceso para que pudieran solicitar la regularización migratoria de sus tres hijos menores de edad.

Para iniciar el procedimiento de regularización migratoria, el INM solicita un pago de recepción y estudio de la solicitud, el cual  no asegura la resolución positiva del procedimiento sino es solo para estudiar el caso, este pago es de $1,266.00, posteriormente deberán pagar una multa por estancia irregular que puede variar entre 20 a 40 salarios mínimos lo que implica un costo de entre $1,767.20 a $3,534.40, y por último el costo de la tarjeta de residencia permanente que es de $4,828.00. Hagan la cuenta y tomen en cuenta que la familia Pierre estaba saliendo de su país con pocos recursos.

Sin importar su situación, al padre y la madre de la familia Pierre les fue impuesta la multa más baja por lo que ellos pagaron por su trámite de regularización $7,861.20 pesos por persona, esto sin contar los gastos adicionales realizados durante el procedimiento que consistieron en; pago de transportes de su domicilio a las oficinas del INM, pago de copias de documentación oficial, además de los costos que tuvieron que pagar para obtener sus pasaportes ,  además de fotografías para sus tarjetas de residencia.

Después de varias visitas a las oficinas de migración, por lo menos 5, obtuvieron sus residencias permanentes pero eso no era todo, era tan sólo el principio, ya que aún faltaba tramitar la regular estancia de sus tres hijos, trámite que les era urgente iniciar, ya que deseaban realizar inscripciones escolares debido a que era un requisito indispensable que les solicitaban.

Antes de iniciar los procedimientos de sus hijos, requerían obtener las actas de nacimiento haitianas con su respectiva legalización – trámite que se realiza en el país de origen y sin el cual no es posible que sean válidas en México- y una vez que tuvieran dichos documentos originales y legalizados, debían de solicitar la traducción de francés a español por medio de un perito autorizado por el Tribunal Superior de Justicia, estos dos trámites tienen costos, de tramitación, envió y traducción.

Cada uno de los niños debía de contar con pasaporte, con su acta de nacimiento legalizada y traducida, y además pagar la misma cantidad de dinero que pagaron sus padres por el trámite de regularización migratoria, por lo que sí sólo sumamos los pagos realizados al INM, sin contar pago de pasaportes ni gastos de transporte, podemos decir que la familia en total pago por los cinco trámites $39,306.00 pesos pero, ¿Qué significa esta cantidad de dinero para la familia Pierre?

El padre trabajaba como ayudante de cocina ganando $4,000.00 mensuales, la madre se dedicaba al hogar y cuidado de los hijos por lo que no recibía ningún ingreso económico, así que el salario del padre es dirigido en su totalidad al pago de renta de un pequeño cuarto en el que viven, los gastos de alimentación, artículos de higiene personal, transportes, educación, salud, entre otros; por ello estaba totalmente fuera de sus posibilidades destinar una parte del salario al pago de estos trámites.

La familia Pierre tuvo que pedir prestado una parte del dinero para la regularización de los padres; sin redes de apoyo en México y un  salario insuficiente para cubrir sus necesidades básicas, era casi imposible pagar todo el dinero requerido por el INM,  Sin Fronteras, pudo apoyar a la familia con una parte de los costos para que así los niños pudieran obtener sus tarjetas de residencia.

La familia Pierre tuvo suerte, pero ¿Qué pasará con los cientos de migrantes que no tienen redes de apoyo? Desafortunadamente, si el gobierno mexicano continúa indiferente aumentaran las víctimas de la burocracia mexicana.

 

* Elizabeth López es encargada de la Clínica Jurídica.

 

@Sinfronteras_1

Close
Comentarios