La Comisión de Derechos Humanos que la CDMX necesita

Hace una década, tras el inicio de la ola de violencia generalizada en el país, la Ciudad de México fue considerada un espacio de resguardo y refugio para periodistas desplazados. Actualmente, es el estado con más agresiones contra la prensa.

Por: Dominique Amezcua (@DomAmezcua) y Carlos Dorantes (@doross)

Las violaciones a los derechos humanos en la Ciudad de México se han vuelto cada vez más visibles. En septiembre pasado organizaciones de la sociedad civil solicitaron a la Secretaría de Gobernación y al Instituto Nacional de las Mujeres la declaratoria de Alerta de Violencia de Género en la capital, ante los 260 feminicidios cometidos entre 2013 y 2016, así como el incremento de desaparición de mujeres.[1]

En 2015, la Ciudad de México encabezó la lista de entidades con mayor cantidad de crímenes de odio con 190 casos, secundado por el Estado de México, con 119.[2]

En el pasado quedaron aquellos tiempos en los que se pensaba a la capital como un lugar seguro, al margen de las problemáticas que aquejaban de manera cotidiana el resto de los estados de la República.

En mayo de este año, el Relator de la Naciones Unidas sobre el derecho al agua señaló que en Ciudad de México muchas comunidades carecen del líquido porque es desviado a zonas residenciales.[3]

Más aún, luego del sismo del 19 de septiembre se delataron actos de omisión, negligencia, corrupción y falta de aplicación de la ley en situaciones y contextos que, desafortunadamente, se pagaron con la pérdida de vidas. También salieron a la luz expresiones de racismo y discriminación en contra de poblaciones indígenas damnificadas a causa del temblor que sacudió nuestra ciudad.[4]

La fase de reconstrucción y de fincar responsabilidades se perfila complicada. Ante este escenario, se necesita hoy, más que nunca, una Comisión de Derechos Humanos a la altura de los tiempos que se avecinan para nuestra ciudad.

Ciudad de vanguardia… en agresiones contra periodistas

En cuanto al terreno de la libertad de expresión la situación en la Ciudad de México no es nada prometedora. Tan sólo en 2017, entre enero y agosto, se cometieron 28 agresiones contra la prensa, lo que coloca a la capital, a la par de Veracruz, en el primer lugar a nivel nacional. Lo mismo ocurrió en 2016, cuando se registraron 71 ataques.

 

Como puede verse en la gráfica, a partir de 2013 hubo un incremento exponencial en el número de este tipo de agresiones, momento en el que iniciaron los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Miguel Ángel Mancera. La mayoría de éstas tuvieron lugar en contextos de protesta en el espacio cívico, sin embargo, las agresiones también escalaron al nivel de violaciones graves a los derechos humanos, como en el caso del multihomicidio del periodista Rubén Espinosa, la activista Nadia Vera, Yessenia Quiroz, Alejandra Negrete y Mile Virginia en un departamento de la colonia Narvarte en 2015.

De acuerdo con cifras recabadas por ARTICLE 19, durante el primer semestre de 2017, el 39.3 % de las agresiones contra periodistas fueron cometidas por funcionarios públicos.

 

¿Y la CDHDF?

Frente a esta transformación de la ciudad, en los últimos cuatro años, el actuar de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) ha sido tibio y poco consistente: las recomendaciones emitidas son pocas con respecto al número de agresiones; adicionalmente, éstas han sido emitidas tarde y de manera discrecional y selectiva para su uso político, tal como ocurrió con la recomendación 4/2017 que se emitió dos años después del multihomicidio de la colonia Narvarte en julio de 2015, cuando desde el inicio de las investigaciones se contó con elementos suficientes para probar la violación al debido proceso y a los derechos de las víctimas, y se urgió a la titular de dicha Comisión a emitir las recomendaciones pertinentes.[5]

En este sentido, el número de recomendaciones relacionadas con libertad de expresión emitidas por la CDHDF es poco significante frente al número de agresiones.

Año Total de recomendaciones emitidas Relacionadas a libertad de expresión
2017 7 1
2016 17 1
2015 18 5
2014 16 2
2013 19 0

Fuente: Sitio oficial de la CDHDF, 2017.

Hace una década, tras el inicio de la ola de violencia generalizada en el país, la Ciudad de México fue considerada un espacio de resguardo y refugio para periodistas desplazados. Actualmente, es el estado con más agresiones contra la prensa. En el marco del proceso de designación de la presidencia de la CDHDF, quien llegue al cargo debe corregir la plana y generar una agenda autónoma, que priorice el trato humano hacia las víctimas y que coadyuve en el acceso a la justicia en tiempo y forma y no sólo respondiendo a las coyunturas, como sucede en la actualidad.

La prensa tiene un rol fundamental que cumplir en este contexto de incremento de violencia y de crisis post desastre natural en la Ciudad de México. Necesitamos una CDH dispuesta a defender y garantizar la libertad de expresión, que esté preparada frente al año electoral que se aproxima y con vocación para erigirse como punta de lanza en materia de protección y defensa de los derechos humanos, tal como nuestro presente citadino lo exige.

 

* Dominique Amezcua y Carlos Dorantes son Oficiales Adjuntxs del Programa de Derecho a la Información de @article19mex.

 

 

[1] “Inicia proceso de alerta de género en la CDMX” El Universal, Sección Sociedad, 10 de octubre de 2017, disponible aquí.

[2] “Acusan discriminación contra gays”, Diario Reforma, Sección Ciudad, 17 de mayo de 2017.

[3] “Ve ONU discriminación con agua en CDMX”, Diario Reforma, Sección Ciudad, 12 de mayo de 2017.

[4] “Familias otomíes afectadas por el sismo sufren racismo y discriminación”, Antena San Luis, 1 de octubre de 2017, disponible aquí.

[5] ARTICLE19 “Caso Narvarte: dos años sin Ju5ticia”, 31 de julio de 2017, disponible aquí.

Close
Comentarios