Archivos de la represión: un paso hacia la verdad

Los Archivos de la represión son una ventana a las formas de represión estatal. Nos permiten ver no sólo cómo el Estado vigiló ilegalmente a opositores/as políticos/as en el campo y la ciudad, cómo llevó a cabo detenciones ilegales, “interrogatorios” (tortura sistemática) y desapariciones forzadas, sino también cómo esta vigilancia se extendió a los familiares de las personas desaparecidas y a quienes luchaban por su presentación.

Por: Marisol Vázquez Llamas y María De Vecchi Gerli (@maria_devecchi)

México tiene una deuda histórica en términos de memoria, verdad y justicia sobre los crímenes cometidos por el Estado durante las décadas de los años sesenta, setenta y ochenta. A pesar de que ha habido estrategias gubernamentales como el informe 26/2001 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) o la creación de la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (FEMOSPP), la sociedad mexicana sigue sin saber qué pasó en esos años. cuántas personas fueron detenidas, cuántas fueron y siguen desaparecidas, quiénes son estas personas, quiénes son los responsables y en qué contexto histórico fue posible que esto sucediera. La impunidad total de los crímenes de esos años ha sido un cheque en blanco que nos ha llevado a la crisis de derechos humanos que vivimos hoy.

Los archivos del poder, aquellos de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) y de la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales (DGIPS), han pasado por diversas etapas de apertura y clausura/cierre. A la fecha y desde 2015, sólo es posible acceder a los archivos a través de solicitudes de información. Así, el Estado mexicano incumple con sus obligaciones de transparencia y de garantizar el derecho de la sociedad a saber la verdad sobre graves violaciones a derechos humanos.

ARTICLE 19 tuvo acceso a una gran parte de esos archivos mediante una donación realizada por personas que fueron comisionadas de la ex Comisión de la Verdad del Estado de Guerrero. En conjunto con la Northwestern University y El Colegio de México, se ha trabajado desde hace meses para hacer públicos dichos archivos. Éste es todavía un trabajo en construcción, mismo que busca que cualquier persona interesada en conocer estos archivos pueda acceder a ellos desde su computadora. Se podrán hacer búsquedas por personas, organizaciones y servidoras/es públicas/os mencionadas/os en los archivos.

Los Archivos de la represión son una ventana a las formas de represión estatal. Nos permiten ver no sólo cómo el Estado vigiló ilegalmente a opositores/as políticos/as en el campo y la ciudad, cómo llevó a cabo detenciones ilegales, “interrogatorios” (tortura sistemática) y desapariciones forzadas, sino también cómo esta vigilancia se extendió a los familiares de las personas desaparecidas y a quienes luchaban por su presentación.

El acervo documental está constituido por tres Galerías dentro de las cuales se localizan diversos expedientes elaborados por instituciones gubernamentales. Particularmente, en la Galería 1 se localizaron carpetas denominadas Comité de Desaparecidos y Familiares de los Desaparecidos, las cuales fueron sistematizadas desde las categorías previamente descritas. Por consiguiente, el tipo de lectura posibilitó identificar documentos producidos tanto por la DFS como por los familiares de las personas desaparecidas y las organizaciones que les apoyaban; como el Comité Pro-Defensa de los Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos fundado por Rosario Ibarra de Piedra, madre del joven desaparecido Jesús Piedra Ibarra.

El cuerpo documental procedente de los familiares de las víctimas está constituido por afiches en los cuales se incluían los nombres y retratos fotográficos de las personas desaparecidas y telegramas que solicitaban la localización de sus hijos e hijas y estaban dirigidos a las autoridades competentes. Un ejemplo de este tipo de narrativa, es el caso de un telegrama dirigido al Lic. José López Portillo (presidente de la República Mexicana de 1976 a 1982) en el cual la señora Irma Coronel de Chavarría le solicita conocer información sobre su hijo, Florencio Chavarría Coronel:

[…] de nuevo le pido a usted que intervenga en mi favor, solo pido que me dejen verlo, aunque me digan que no va a salir pronto de donde está. Solo quiero saber si está bien, soy su madre y me encuentro muy desesperada. Ayúdeme señor presidente. […] [1]

Este tipo de documentos se comprenden desde una narrativa que se construyó a partir del desconocimiento del paradero de los y las desaparecidas y desde la certeza de la responsabilidad estatal en estos crímenes; hay una producción de discursos que giran en torno a una ausencia. Los documentos son entonces presencia de la ausencia.

Los archivos han sido construidos desde el poder y es desde éste que se considera qué es útil incluir y qué no, creándose narrativas específicas. Teniendo esto en cuenta, el acceso a los Archivos de la represión nos permite aprehender un pasado en el cual se cometieron violaciones sistemáticas a derechos humanos por parte del Estado mexicano, pero también nos permite conocer las luchas que familiares de personas desaparecidas han llevado a cabo desde hace décadas. Nos llevan también a espejearnos en un presente en el que decenas de miles de personas están desaparecidas y en el cual son de nuevo sus familiares quienes luchan por su regreso y por verdad y justicia en todos los casos. Los Archivos de la represión nos permiten acercarnos a esa verdad que nos ha sido negada y conocer a sus protagonistas, conectando el pasado con el presente y con el futuro del país que queremos construir.

 

 

* María De Vecchi Gerli es Coordinadora del Proyecto Derecho a la Verdad en México en @article19mex y Marisol Vázquez Llamas es colaboradora del proyecto Archivos de la Represión y estudiante de Historia de la Universidad Iberoamericana.

 

 

 

[1] Archivo Digital Guerra Sucia, Galería 1, Comité Desaparecidos, DFS Exp. 11-196, L-5 (78-07-22 a 78-08-28)

Close
Comentarios