El efecto California

El gobernador Jerry Brown firmó una ley en la que requiere a las empresas que cotizan en bolsa, que incluyan mujeres en sus consejos directivos. Con esta medida, las empresas establecidas en el estado deben tener entre sus consejeros, por lo menos, a una mujer a más tardar a finales de 2019.

California ha sido un estado vanguardista en muchas áreas y en estos días no ha sido la excepción. El gobernador Jerry Brown acaba de firmar una ley en la que requiere a las empresas que cotizan en bolsa, que incluyan mujeres en sus consejos directivos.

La medida señala que las empresas establecidas en el estado deben tener  entre sus consejeros, por lo menos, a una mujer y esto debe ser efectivo a más tardar a  finales del próximo año.  Para finales del 2021 se requiere que los consejos tengan, dependiendo del número de asientos existentes en el consejo de la empresa, mínimo  a tres.

¿Y si las empresas no cumplen? Serán acreedoras a sanciones que fluctúan entre los US $100,00 (la primera vez) y los US $300,000 (si reinciden).

De acuerdo con la campaña “2020 Women on Boards”, las mujeres ocupan sólo el 19.8% de los consejos de las 1000 empresas de la lista de  Fortune. Señala  ISS Analytics, que en los cinco primeros meses de este año, las mujeres ocuparon el 31% de las 3000 empresas públicas más grandes en Estados Unidos. La encuesta global de Deloitte indica que ocupan el 15% de las empresas a nivel mundial.

En países como Australia, Chile, República Checa, Japón, Polonia Portugal, Luxemburgo y Suiza, desde 2013 están buscando el balance de género en los puestos ejecutivos de las empresas que cotizan en bolsa y las empresas paraestatales. Hay países en los que se han impuesto cuotas obligatorias de mujeres en juntas directivas, como son Israel, Francia, Islandia y Noruega, Austria, Bélgica, Grecia e Italia.

No es novedad: invertir en las mujeres es un excelente negocio.

  • Las empresas con un liderazgo femenino fuerte tienen un 36% más de rentabilidad.
  • Un estudio del Leeds University Business School demostró que contar con al menos una mujer en los directorios disminuye en un 20% el riesgo de bancarrota de una empresa.
  • De acuerdo con Bloomberg, las empresas que tienen una mayoría de mujeres en sus consejos o que han incrementado su número en los últimos años han tenido un desempeño sobresaliente. Tal es el caso de Kering (Francia: 63.6% del consejo), Thales (Francia: 60%), American Water Works (Estados Unidos: 57.%), H&M (Suecia: 55.6%), Medibank (Austrialia: 55.6%), Le Groupe Jean Coutu (Canadá: 53.9%).
  • Esto, a su vez, está haciendo que inversionistas como BlackRock Inc. y Vanguard Group, por mencionar dos ejemplos, se comprometan cada vez más con la igualdad de género en los consejos. Tienen muy clara la rentabilidad que la presencia femenina implica para sus inversiones.

Los sectores que van a la vanguardia en este terreno son el financiero, de servicios de telecomunicaciones, de consumo y cuidado a la salud. Los que tienen que dar pasos grandes para  avanzar son bienes raíces, energía y tecnología de la información, por destacar algunos.

¿Es suficiente la igualdad de género?  Es central, pero no lo único. El otro gran tema que hay que poner sobre la mesa es el relativo a la diversidad, y en él, el género es uno de los componentes. En países como México, no hemos entrado aún al debate e impulso a la diversidad en las empresas. ¿Cómo hacerlo si apenas se está tomando conciencia sobre el impacto de la igualdad de género y la importancia de sumar a las mujeres al desarrollo económico y empresarial?

En América Latina, el sector privado tiene un rezago considerable: sólo el 5 % de los puestos de liderazgo en las compañías listadas públicamente están presididos por mujeres. Colombia es el país líder en la materia y tiene la tasa más alta en la región con un 13.4 % de mujeres en los directorios ejecutivos de las empresas tanto del sector público como privado.

¿Qué sigue? Habrá que ver qué sucede en California con las empresas que están planteando levantar litigios por considerar que esta medida va en contra de otras leyes o que afecta a sus intereses. Seguramente otros estados impulsarán medidas similares y encontrarán reacciones parecidas. El paso ya se dio. Eso es lo importante.

En México, en agosto del año pasado, José Antonio Meade como Secretario de Hacienda,  impulsó la modificación de la Circular Única de Emisoras, a fin de que a partir de  ese mes todas las empresas y vehículos de inversión que coticen en bolsa de valores estén obligadas a hacer pública su información respecto de hombres y mujeres que conforman sus consejos de administración y órganos de decisión. Paso importante, sin duda, y aún queda mucho por hacer.

Imposible no preguntarse cuándo se modificará en México la Ley de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y la Ley del Mercado de Valores para adecuarla a esta realidad  y poner al país a la par de otros países que están a la vanguardia en este tema. El año pasado la Senadora Cristina Díaz presentó la  iniciativa  “Ley del mercado de valores para el empoderamiento de las mujeres en el ámbito empresarial”. Una pena que no avanzara.  El resultado es sintomático de la posición del sector gubernamental,  financiero y empresarial mexicano sobre la cuestión. Habrá que esperar que se retome y se impulse en esta legislatura.

Sería positivo que el “efecto California” se extendiera y podamos seguir sumando estados, países y empresas a esta iniciativa. El compromiso real con la igualdad se demuestra con acciones concretas y con presupuestos para llevarlas a cabo.  Aquí hay una iniciativa muy concreta que las empresas pueden tomar.

Por sus acciones les conoceréis, dicen…

 

@LaClau

Close
Comentarios