¿Qué esperamos ver en una nueva ley docente? Parte 2

La deuda del Sistema Educativo Nacional es lograr que todas las aulas escolares cuenten permanentemente con los mejores docentes, a fin de garantizar el derecho a aprender de todas y todos.

Por: Fernando Ruiz

Esta es la segunda parte de una serie de cinco artículos en los que presentaremos los elementos necesarios para garantizar a cada docente una trayectoria profesional basada en 1) perfiles claros y públicos; 2) procesos de selección y promoción justos y equitativos; 3) formación inicial y continua que asegure que llegue al aula con las actitudes y herramientas para promover el aprendizaje incluyente; 4) acompañamiento que apoye su desarrollo a lo largo de su carrera; y 5) sistemas públicos de información que faciliten un diseño, implementación, monitoreo y evaluación adecuada de la política educativa.

La gran deuda histórica del Sistema Educativo Nacional (SEN) es lograr que de forma sistemática todas las aulas escolares cuenten permanentemente con los mejores docentes, a fin de garantizar el derecho a aprender de todas y todos. El propósito de los procesos de selección, ingreso y promoción docente debe ser lograr que cada niña, niño y joven cuente, a lo largo del ciclo escolar y año tras año, con el maestro idóneo para que aprenda lo que quiere y necesita, y que cada comunidad escolar cuente con el director, supervisor, Asesor Técnico Pedagógico adecuados para su desarrollo.

A pesar de que más de 4 de cada 5 maestros están de acuerdo con “la existencia de un proceso público, transparente y equitativo para la selección de docentes”; únicamente 1 de cada 2 opinan que el concurso de ingreso actual es apto para “seleccionar a docentes con un perfil adecuado”. En el mismo sentido, aunque más de 4 de cada 5 docentes están de acuerdo con “la existencia de un proceso público, transparente y equitativo para la promoción de docentes a cargo directivos, de ATP y supervisión”, menos de la mitad reportan que el actual proceso de promoción es adecuado (resultados de encuesta realizada por Mexicanos Primero a docentes en septiembre de este año).

Los mecanismos de ingreso al servicio y promoción en el mismo deben ser justos, equitativos y transparentes. Además, las conovocatorias para los concursos deben incluir toda la información relacionada con las características de las plazas; también, los plazos que se establezcan para los procesos deben dar certeza a los maestros, directores y supervisores de que tendrán una plaza asignada previo al inicio de su trabajo en cada ciclo escolar, y no obstruyan el flujo efectivo del mismo.

Asimismo, se debe considerar lo que muchos de ellos han expresado sobre el aumento en la experiencia mínima necesarios para poder acceder a plazas por promoción.

Finalmente, un aspecto que no debe omitirse es asegurar la existencia de un sistema público de reporte y seguimiento de quejas y sugerencias sobre el proceso de selección y asignación de plazas. Hasta la fecha, no existe un sistema federal y estatal articulado que permita atender de forma eficaz, pública y expedita, las dudas e inconformidades de los docentes. Hemos conocido del viacrucis que los maestros han tenido que pasar al deambular de una institución a otra tratando de encontrar solución a sus demandas. 

 

* Fernando Ruiz es investigador de @Mexicanos1o.

Close
Comentarios