¿Qué esperamos ver en una nueva ley docente? Parte 3

Una nueva ley docente debe no sólo refrendar el derecho de los maestros de nuevo ingreso de contar con el apoyo de un tutor durante sus primeros años en servicio, sino también asegurar que los tutores cuenten con el perfil y la formación adecuada para llevar a cabo una relación tutora efectiva.

Por: Paola González-Rubio

En esta semana, Mexicanos Primero ha publicado una serie de artículos relacionados con los elementos que debe incluir una nueva ley docente – frente a la ya anunciada abrogación de la actual – para garantizar los derechos profesionales de todas y todos los maestros. En esta ocasión, plantearemos la importancia del acompañamiento a docentes de nuevo ingreso, por un lado, y a las escuelas por el otro, como mecanismo para el desarrollo profesional – en el primer caso – y para el desarrollo de comunidades de aprendizaje – en el segundo.

Acompañamiento durante los primeros años en la docencia

El acompañamiento de pares es especialmente importante durante los primeros años de servicio como maestro. Esta etapa, conocida como periodo de inducción o de inserción, es reconocida como una de las más complejas en la carrera docente, ya que se vive un periodo de aprendizaje profundo y constante, en contextos que generalmente son desconocidos para el maestro novel. La tutoría docente representa actualmente el principal mecanismo formal de acompañamiento durante esta etapa de inducción a nivel internacional. Como estrategia de aprendizaje profesional docente, la tutoría permite que maestros experimentados apoyen el desarrollo profesional de otros, al mismo tiempo que facilita la adaptación al centro educativo, la incorporación a la dinámica escolar y la inserción a la profesión docente.

La tutoría durante los primeros dos años en servicio está contemplada en la ley desde 2013. Sin embargo, una encuesta realizada a maestros por Mexicanos Primero en septiembre de este año muestra que a pesar de que 7 de cada 10 están de acuerdo con que se dé este acompañamiento, 63% manifiesta que la estrategia actual de tutoría para docentes de nuevo ingreso ha sido inadecuada.

Una nueva ley docente debe no sólo refrendar el derecho de los maestros de nuevo ingreso de contar con el apoyo de un tutor durante sus primeros años en servicio, sino también asegurar que los tutores cuenten con el perfil y la formación adecuada para llevar a cabo una relación tutora efectiva. Asimismo, se deben establecer sistemas de información pública para el registro, seguimiento y evaluación de la estrategia de tutoría en la educación obligatoria.

Acompañamiento escolar efectivo

Cada escuela en México puede ser una escuela incluyente en la que todos puedan estar, aprender y participar, pero ninguna lo puede hacer sola. Se requiere de una red de apoyo orientada a fomentar el aprendizaje colectivo docente, propiciar el liderazgo y la autonomía, e impulsar la participación de la comunidad escolar. Actualmente, para este propósito la ley contempla el diseño e implementación del Servicio de Asistencia Técnica a la Escuela (SATE) conformado, principalmente, por supervisores y Asesores Técnico Pedagógicos (ATP). Sin embargo, no ha existido una estrategia efectiva para atraer a estos agentes (aún faltan más de 20,000 ATP para poder llegar a todas las escuelas) y para ofrecerles formación continua de acuerdo a sus necesidades, así como las de las escuelas.

Avanzar en el acompañamiento a las escuelas implica garantizar, desde la ley, y el diseño e implementación de políticas públicas, que se ofrezcan opciones de formación a supervisores y ATP para su labor de acompañamiento. Asimismo, se debe brindar certeza laboral a todos ellos y asegurar que cada equipo de asistencia técnica constituido en el SATE tenga una distribución de escuelas que le permita desarrollar una relación cercana con directores y docentes para brindarles un acompañamiento real.

 

* Paola González-Rubio es investigadora en @Mexicanos1o.

Close
Comentarios