Invertir en la educación para cerrar brechas

Si no sabemos cuánto se invierte y a quién se destina, no podemos hacer los ajustes necesarios para garantizar programas de calidad y focalizados para las poblaciones en situación de vulnerabilidad.

Por: Laura Ramírez (@Laurami0316)

En Mexicanos Primero hemos recalcado que la transformación educativa no puede detenerse. Uno de los puntos para lograrlo es cuidando los extremos. Esto significa que los jóvenes estén en la escuela, aprendan lo que quieren y necesitan, y participen en su proceso educativo para que logren trayectorias completas. Esto sin descuidar las oportunidades de desarrollo para las niñas y niños de 0 a 5 años, porque es ahí donde la brecha social se abre con consecuencias que acompañan durante todo el trayecto escolar posterior.

Tener una política para la atención integral para los más pequeños–esto es, todo aquello que se requiere para su correcto desarrollo cerebral, físico y socioemocional- requiere un presupuesto dirigido a garantizar los derechos de niñas y niños desde la gestación y con énfasis en los primeros 5 años.  

Desde 2012, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) incluyó un anexo transversal al Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para la atención de niños, niñas y adolescentes –Anexo 18- que contiene los ramos, los programas públicos que atienden a niños, niñas y adolescentes (NNA), así como los montos asignados a los mismos. 

Sin embargo, actualmente sabemos del presupuesto en general destinado a educación para niños, niñas y jóvenes, pero desconocemos cómo se gasta y cuánto se le destina a la población de 0 a 5 años. Si no sabemos cuánto se invierte y a quién se destina no podemos hacer los ajustes necesarios para garantizar programas de calidad y focalizados para las poblaciones en situación de vulnerabilidad.

De acuerdo con UNICEF,organización que ha realizado mediciones de la inversión en primera infancia en varios países de América LatinaMéxico destina sólo 1 de cada 10 pesos del presupuesto a niñas y niños de 3 a 5 años y no hay información sobre cuánto se invierte en niñas y niños de 0 a 2 años. Además,esa inversión está mal repartida pues la atención se concentra en las ciudades y atienden a los hijos de las familias con mayor ingreso y capital cultural (Mexicanos Primero, 2018).

Para que la inversión en primera infancia tenga el impacto esperado, es decir, que vaya dirigido a que las niñas y los niños empiecen su vida en igualdad de oportunidades para tener un desarrollo neurológico óptimo, alcanzar su máximo potencial, reducir las probabilidades de abandonar la escuela en los niveles siguientes y llegar listos para aprender durante toda la vida, es indispensable invertir más y mejor.  

Esto significa que cada ejercicio presupuestal contemple servicios de calidad para el desarrollo integral de la primera infancia encaminados a garantizar los derechos de cada niña y niño en México y que esa inversión sea:

EquitativaQue lo que el país inviertaen niñas y niños de 0 a 5 años contribuya a cerrar las brechas sociales. Para ello es necesario que se destinen mayores recursos a atender a niñas y niños que se encuentran en situación de vulnerabilidad por pobreza, porque presentan una condición de discapacidad, porque no tienen una familia etcétera.

Transparente: Se requiere información desagregada por grupo de edad y con claridad sobre qué dependencia gubernamental lo ejerce salud, educación, desarrollo social o cualquier otra que impacte en niñas y niños de 0 a 5 años.  Con esa información podremos saber cómo se destinala inversión para cada niña o niño.

Con sistemas de evaluación del presupuesto para tomar decisiones:  para tomar decisiones acertadas es necesario monitorear la inversión y saber si lo que se inviertetiene impacto en mejorar las condiciones de vida de niñas y niños, las decisiones presupuestales de cada año deben partir de una evaluación sistemática que permita conocer si la inversión es eficaz.

Invertir en primera infancia es redituable en términos económicos y es imperante en términos de justicia social.Si el sexenio que empieza quiere mejores condiciones de vida para [email protected] debe poner a los más pequeños como eje central.

 

* Laura Ramírez es Coordinadora de REDUCA y colaboraciones internacionales de @Mexicanos1o.

 

@Mexicanos1o

Close
Comentarios