Este texto es solo para hombres

Nunca he perdido un segundo en pensar qué ropa voy a usar según con quién me reuniré, ni he sentido miedo al pasar cerca de un grupo de mujeres. Suena absurdo, ¿no? ¿Tenerle miedo a un grupo de mujeres?

Este texto es solo para hombres
Ilustración: Jesús Santamaría (@Re_ilustrador)

Nota del editor: El 8 de marzo de 2017 realizamos un gif de esta entrada.


Por: Daniel Moreno (@dmorenochavez)

Yo sé que ustedes me van a entender: por las mañanas, cuando me visto, nunca he perdido un segundo en pensar “¿voy a tomar el Metro? Entonces, ¿qué tipo de pantalón tendré que usar?”.

Quizá en alguna ocasión he tenido que pensar que debo vestirme un poco más formal, si tengo una junta de trabajo que lo requiera. Pero nunca he pensado si mi camisa o mi pantalón puede ser “mal interpretado” por la persona con la que voy a reunirme. Menos he tenido que pensar cómo hago para “verme intencionalmente feo”.

Si el transporte público va muy lleno y hay una mujer detrás de mí, nunca he considerado que deba vigilarla.

Si camino por la calle y veo un grupo de mujeres, nunca he sentido miedo por pasar cerca de ellas. ¿Me cambio de acera?

Me cuesta trabajo imaginar que, si algo me pasara, un policía o un agente del ministerio público me diría que me lo busqué por la forma en cómo iba vestido.

Nunca he tenido una jefa que me diga “chaparrito”, ni “príncipe”, ni “guapo”.

Y si alguna vez he tenido que denunciar algo vía redes sociales, nunca he recibido tuits o mensajes de mujeres diciéndome que me lo merezco o que me harán algo peor.

Nunca.

Suena absurdo, ¿no? ¿Tenerle miedo a un grupo de mujeres?

Pero si nunca he sentido, sufrido, pensado o padecido algo de esto no es porque tenga algún poder especial o porque sea diferente. Es simplemente porque soy hombre. Y por eso suena tan absurdo.

Porque si fuera mujer, todos los “nunca” que han leído tendría que cambiarlos por unos “siempre”. Una mujer siempre tiene que pensar en la ropa que va a usar, siempre corre un riesgo al pasar en medio de un grupo de hombres, siempre será culpada por la forma en que un hombre reaccione…

Porque en este país, una mujer debe saber que en la calle, en la oficina o en la escuela, hay hombres convencidos de que pueden agredirla, acosarla, insultarla, solo porque son mujeres.

Y no hablo de hombres “enfermos”, sicópatas. Hablo de casi cualquier hombre-jefe-compañero-pariente-colega-desconocido, que además sabe que su agresión quedará impune. Gente común, que ha normalizado esta violencia.

El tema no es nuevo, aunque es normalmente invisible. Pero en los últimos días pienso más en mis “nunca”, a causa de los casos sobre violencia contra las mujeres denunciados en los medios. Un día toca la nota de una periodista que sufrió abuso sexual en un pesero. Al día siguiente el caso de Daphne en Veracruz. Luego, otra mujer que se atrevió a usar falda en el transporte público y se topó con un tipo que la grababa con su celular. Uno más que violó a una mujer y subió el video en una página porno… Nunca les hubiera pasado si fueran hombres.

Ni qué decir de violaciones no denunciadas (80 por ciento, según los cálculos de Amnistía Internacional) y los feminicidios, ocurridos todos los días, sin excepción.

Por eso la insistencia. Porque no hablo de lo extraordinario, sino de lo normal, aunque sea con frecuencia silenciado.

Ya lo reveló un estudio realizado por El Colegio de México: 80 por ciento de las mujeres se sienten inseguras al transitar por la ciudad de México; una de cada dos mujeres han sido agredidas sexualmente, por una frase, un tocamiento o una violación; el 40 por ciento de las mujeres ha modificado su vestimenta si van a usar transporte colectivo.

No sería así, si fueran hombres.

Ya lo denunció Daphne, en su conmovedora carta pública:

“Sí he tomado, sí he salido de fiesta, sí he usado faldas cortas, como la gran mayoría por no decir que todas las niñas de mi edad. ¿Por eso me van a juzgar? ¿Por eso me lo merecía? ¿Por eso pasó lo que pasó? ¿Por andar de noche con mis amigas?”.

Jamás le hubiera pasado si fuera hombre.

Y ahí está el origen del porqué los hombres creemos que la violencia que ejercemos contra las mujeres no existe, fue provocada, era sólo un chiste, o no se hace “con ganas de agredir”. Porque es normal. Porque era solo un piropo.

Por supuesto, hay un fallo grave en las políticas diseñadas por los gobiernos federal y estatales que han sido incapaces de frenar la impunidad, que es una constante en estas agresiones. Hay estados, como todos lo sabemos, que ni siquiera penalizan la mayoría de los diferentes tipos de agresión.

Esos gobiernos no han sido capaces de diseñar políticas que permitan la denuncia y la persecución del delito, y se han quedado muy cortos en lo que se refiere a la prevención.

Sin embargo, no podemos eludir que tampoco hemos sido capaces de erradicar esta violencia en cada casa, ahí donde se vive agresión física, sexual o emocional.

No es ninguna sorpresa decir que los hombres hemos sido educados bajo el criterio patriarcal, según el cual las mujeres son nuestra propiedad y la violencia nuestra prerrogativa. Por eso hay que repetir que el germen está en el machismo, la desigualdad y la discriminación que se enseñan en cada casa.

La violencia machista, hay que insistirlo, cobra víctimas todos los días. Y debe cesar.

A los periodistas, por lo pronto, nos toca informar y denunciar, sin revictimizar a la mujer. Pero eso tampoco es suficiente.

Hay que gritarlo todos.

 

Marcha 24 abril

 

 

* Daniel Moreno es periodista y director de Animal Político.

Close
Comentarios