En búsqueda de la mejor sentencia de las Américas

ACNUR, CIDH y organizaciones de la sociedad civil quieren reconocer aquellas sentencias de jueces y magistrados que han servido para garantizar el goce efectivo de los derechos humanos de las personas migrantes y sujetas de protección internacional, y han desarrollado o han basado su análisis legal en los más altos estándares nacionales e internacionales de derechos humanos.

Por: Manon Cagnard

El año 2015 fue marcado a nivel internacional por las imágenes traumáticas provenientes desde Europa, ilustrando la tragedia de hombres, mujeres, niños y niñas, huyendo de persecuciones o situaciones de violencia en su país de origen. Frente a este drama humanitario, las migraciones en otras partes del mundo pasaron a un segundo plano, sin embargo, hay que recordar que los flujos migratorios en América Latina siguen siendo de los más importantes y que llevan su propia historia de violaciones a sus derechos humanos.

En América Latina, México tiene la oportunidad de volverse un referente y actor clave para garantizar el acceso a la justicia y el respeto a los derechos humanos de las poblaciones migrantes y refugiadas, que se encuentran en distintos procesos migratorios, si mantenemos y replicamos buenas prácticas realizadas por el poder judicial y órganos jurisdiccionales. Estos juegan un papel fundamental para que las poblaciones migrantes puedan gozar de sus derechos humanos. Para muestra aquí unos ejemplos:

En 2008, el Primer Tribunal Colegiado de Circuito concedió, por primera vez, la suspensión provisional de la detención migratoria y por ello, ordenó la liberación de una mujer migrante detenida en la estación migratoria de la Ciudad de México. Además, el Tribunal emitió la tesis aislada: ‘Libertad Provisional. Los asegurados con motivo de un procedimiento migratorio tienen derecho a obtenerla bajo la figura de Custodia Provisional’.

En 2015, el Juzgado Decimocuarto de Distrito de Amparo en Materia Penal para el Distrito Federal, además de conceder la libertad de la estación migratoria a una migrante víctima de delito, también ordenó a las autoridades migratorias, la realización de un procedimiento para el reconocimiento de su calidad de víctima y, eventualmente para su regularización migratoria. Este año, el mismo juzgado, concedió un amparo contra la deportación ilegal de un migrante en virtud de que las autoridades migratorias no acreditaron satisfacer el derecho a ofrecer asesoría jurídica de calidad.

En 2015, el Pleno del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa votó por unanimidad la nulidad de la negativa de la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (COMAR) de reconocer como refugiado a un solicitante nigeriano, quien solicitó el asilo alegando una persecución religiosa en su país de origen. Además, el Tribunal emitió la tesis de jurisprudencia: “Alcances del temor de persecución para el reconocimiento de la condición de refugiado”. En ella se dice que “toda amenaza contra la vida o la libertad de una persona por motivos de religión, es siempre persecución”.

Estos precedentes judiciales, que se han logrado gracias al trabajo de las organizaciones de la sociedad civil y de algunos impartidores de justicia, nos llevan a lanzar una iniciativa que reconozca la mejor sentencia en materia de derechos humanos de personas migrantes y sujetas de protección internacional, y así impulsar la difusión de buenas prácticas, tomando por ejemplo la mejor sentencia que haya sido emitida en todo el continente americano.

En este sentido, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Relatoría sobre los Derechos Humanos de las Personas Migrantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Asociación Mexicana de Impartidores de Justicia, A.C. (AMIJ) y Sin Fronteras IAP convocan a los Reconocimientos a Sentencias 2016 (Categoría Derecho de acceso a la Justicia de Personas Migrantes o Sujetas de Protección Internacional), buscando reconocer aquellas sentencias de jueces y magistrados que han servido para garantizar el goce efectivo de los derechos humanos de las personas migrantes y sujetas de protección internacional y han desarrollado o han basado su análisis legal en los más altos estándares nacionales e internacionales de derechos humanos.

Acceso a la justicia de personas migrantes

Esta convocatoria está abierta a todos los órganos impartidores de justicia (tanto tribunales del poder judicial como tribunales de lo contencioso-administrativo, es decir, no es exclusivo del poder judicial) de todos los países de las Américas, desde Canadá hasta Argentina, incluyendo a los Caribes.

Todavía son muchos los desafíos que hay por delante para que las personas migrantes y sujetas de protección internacional sean plena y efectivamente reconocidas como sujetas de derecho, pero sin duda uno de los principales retos que enfrentan estas personas en las Américas es, que los poderes judiciales de nuestros países asuman el rol que les corresponde en garantizar su acceso a la justicia y la protección judicial de sus derechos cuando estos han sido violados.

 

* Manon Cagnard es Enlace Institucional de  (@Sinfronteras_1), organización civil que ofrece servicios a las poblaciones migrantes y participa de manera activa en la creación de políticas y programas migratorios integrales y multidisciplinarios.

Close
Comentarios