A un mes del sismo

¿Qué efecto tendrían las condiciones de la vivienda, servicios urbanos y mercado de trabajo sobre la vulnerabilidad de los habitantes ante un sismo, por encontrarse en suelo lacustre?

Por: Baruch Sanginés

Han pasado 34 días desde el martes 19 de septiembre cuando un sismo de 7.1° con epicentro en Puebla provocó en Ciudad de México 228 muertes, 52 derrumbes y hasta el momento 13 demoliciones. Se sabe que el suelo lacustre sobre el que se erige gran parte de la Ciudad de México es susceptible a amplificar las ondas sísmicas y, de acuerdo con investigadores del Instituto de Geofísica de la UNAM, las características del pasado sismo causaron una mayor afectación en la zona de transición entre el suelo lacustre y el suelo firme en una franja norte-sur en el borde oeste del antiguo lago que cubría el terreno de la ciudad.

En los mapas la distribución espacial de las defunciones, los derrumbes y las demoliciones confirma que la localización de afectaciones no es aleatoria, sino que sigue una franja norte-sur al borde del polígono naranja que representa el área de suelos blandos y de mayor aceleración sísmica. Este polígono contiene de manera total a las delegaciones Iztacalco y Venustiano Carranza y atraviesa a las delegaciones Xochimilco, Tláhuac, Tlalpan, Coyoacán, Iztapalapa, Benito Juárez, Cuauhtémoc, Azcapotzalco y Gustavo A. Madero.

Baruch Sanginés
Baruch Sanginés.
Baruch Sanginés

¿Qué se tiene que considerar para medir el riesgo ante un sismo similar?

Población

Si bien el tipo de daños causados por un sismo depende de diversos factores como el tipo de ondas sísmicas liberadas, la distancia con el epicentro y el tipo de suelo sobre el que se erigen las construcciones, es imposible predecir cuándo se producirá un sismo con características destructivas. Ante tal incertidumbre hay un hecho que sí es seguro: hay un mayor riesgo para los que habitan sobre suelos blandos, es decir, las personas que habitan dentro del polígono naranja. Si se contabiliza a toda la población que vive dentro de dicho polígono tenemos que 4.3 millones (1) de personas habitan dentro del área de mayor amplificación sísmica, esto equivale al 49 % de la población sólo de la CDMX como se muestra en el siguiente mapa.

Baruch Sanginés

De estos 4.3 millones de personas 21.7 % vive en la delegación Iztapalapa, 16 % en Gustavo A. Madero y 12.2 % en Cuauhtémoc. ¿Qué efecto tendrían las condiciones de la vivienda o de servicios urbanos sobre la vulnerabilidad de los habitantes por encontrarse en suelo lacustre?

Vivienda

Durante los días posteriores al sismo 19s se agudizó el problema de escasez de agua en Iztapalapa y Tláhuac. De 1.4 millones de viviendas que se encuentran dentro del polígono naranja, hay 218 mil viviendas particulares habitadas que no tienen luz eléctrica o agua entubada a la red pública. Por otro lado, la calidad de los materiales de construcción de las viviendas también debe ser un tema que considerar, ya que dentro del polígono se pueden contabilizar 3,984 viviendas con piso de tierra cuyas condiciones pueden exacerbar el riesgo de los que residen ahí. Por lo tanto, las condiciones de la vivienda y la disponibilidad de servicios deben sumarse al modelo que mida la vulnerabilidad por un sismo en la CDMX.

Distribución por delegación de los habitantes dentro de la zona de mayor vulnerabilidad sísmica

Baruch Sanginés

El tipo de edificios es muy importante ya que, de acuerdo con el estudio del Instituto de Geofísica antes citado, las características específicas del sismo del pasado 19s afectaron principalmente a edificios pequeños de 4 a 10 pisos de altura, por lo que es necesario hacer una consulta al catastro sobre el número de niveles y la superficie construida en la zona de mayor vulnerabilidad.

Mercado de trabajo

En la delegación Cuauhtémoc se debe poner especial atención; además de tener 531 mil habitantes sobre suelo blando, también tiene la principal carga de población flotante por ser el centro hegemónico de empleo en toda la zona metropolitana. Al hacer una selección de los negocios que se encuentran dentro del polígono de mayor vulnerabilidad con el Directorio de Negocios del INEGI, en la delegación Cuauhtémoc hay 73.7 mil unidades económicas, de las cuáles 80 % tiene de 0 a 5 trabajadores; por el contrario, hay 391 con más de 251 trabajadores, como se muestra en el siguiente cuadro.

Número de Unidades Económicas con base en el número de trabajadores

Baruch Sanginés

Las características del mercado de trabajo del área vulnerable ante un sismo también deben ser consideradas como factores que midan el riesgo, debido a que hay zonas que en determinadas horas del día tendrían una mayor carga poblacional por cuestiones de empleo. Tal es el caso de los edificios de Álvaro Obregón 286 o el edificio de Bolívar 168 donde murieron 49 y 15 personas respectivamente, las cuales se encontraban laborando en estos lugares.

Hasta el momento, en el análisis descriptivo se mencionan solo tres variables que se deben considerar para medir el riesgo en caso de que un sismo de condiciones similares al del pasado 19 de septiembre volviera a acontecer: los habitantes, las viviendas y los servicios, y el mercado de trabajo.

Estas no son las únicas variables para tener en cuenta, habría que analizar también la distribución de escuelas, hospitales, fábricas y otros elementos localizados en la zona de mayor aceleración sísmica. Si bien es imposible prevenir un sismo, sabemos cual es la zona donde el daño podría ser mayor, por lo tanto, es necesario tener una mejor comprensión de lo que pasa aquí para contrarrestar la incertidumbre con la corresponsabilidad.

 

* Baruch Sanginés es geógrafo y maestro en población y desarrollo por la FLACSO México.

 

 

(1) Con base en el Censo de 2010 de INEGI, ya que, es la única base que permite obtener los datos de población por manzana.

Close
Comentarios