Receta para un pobre desempeño económico

Una nueva investigación encuentra que la alta volatilidad en economías emergentes está asociada con tasas de interés altas, caídas abruptas en la entrada de capitales y grandes desaceleraciones en el PIB.

Por: J. Esteban Castañeda Martínez (@ecastanem88)

En los últimos años, se ha discutido mucho la relación entre la volatilidad de la estructura de las tasas de interés y la actividad económica, especialmente en economías de mercado emergentes como Brasil, Chile, México, entre otras. Dicho debate se ha desarrollado a partir de los eventos económicos que han marcado este siglo, como la crisis financiera de 2008, la constante incertidumbre de los mercados, los movimientos de capital y los cambios repentinos en las estructuras de las tasas de interés. Estos sucesos han dejado claro que existe una necesidad por entender la interacción entre los factores globales de riesgo, el movimiento de capital y el desarrollo económico. Nuestra mayor comprensión sobre estas relaciones beneficiaría la planeación económica y financiera.

Este es el propósito de un reciente artículo de Ricardo Reyes Heroles y Gabriel Tenorio, publicado por la Reserva Federal de Estados Unidos. Los autores encuentran que los períodos de alta volatilidad están asociados con tasas de interés altas y grandes desaceleraciones en la actividad económica. Más aún, demuestran que cuando hay alta volatilidad, existe mayor probabilidad de un detenimiento súbito en los flujos de capital, y la alta volatilidad es incluso capaz de predecirlo.

La importancia de la estructura de las tasas de interés gubernamentales radica en que refleja el riesgo inherente al país que perciben los inversionistas. En este sentido, las fluctuaciones en las tasas de interés indican cambios en el riesgo asociado al desempeño de cada economía, lo cual es un factor crítico para los flujos de entrada de capital. Además, cuando las tasas de interés varían, afectan el tipo de cambio, la inflación y la emisión de otros instrumentos financieros como créditos hipotecarios, bonos corporativos, tarjetas de crédito, etcétera.

Los autores analizan datos históricos de 23 economías emergentes que han experimentado un detenimiento súbito en los flujos de entrada de capital y recesiones económicas. Construyen un modelo multinacional para el producto interno bruto (PIB) y las tasas de interés de cada país, considerando una estructura aleatoria para ambas variables. Asimismo, para las tasas de interés, la volatilidad se incorpora mediante cambios aleatorios de un escenario de alta volatilidad a uno de baja volatilidad y viceversa.  De este modo, los resultados del análisis capturan los posibles efectos que la estructura de la volatilidad puede tener en las tasas de interés y en las tendencias del PIB.

Según los resultados del modelo, las economías emergentes que tuvieron detenimientos abruptos en sus flujos de entrada de capital experimentaron altos niveles de tasas de interés en los periodos anteriores. Más aún, las caídas en los flujos de entrada de capital coinciden con caídas en el PIB. Los autores también estiman que la probabilidad de observar una desaceleración extrema en los flujos de entrada de capital de estos 23 países es alrededor de 14%. Sin embargo, cuando hay un periodo de alta volatilidad en los 12 meses previos, dicha probabilidad aumenta a 16%; y cuando sucede en los seis meses previos, la probabilidad se eleva a más de 21%. Es decir, en economías emergentes, la probabilidad de observar una caída atípica en la entrada de capital extranjero aumenta cuando las tasas de interés gubernamentales muestran fluctuaciones importantes, lo cual es consistente con el hecho de que dichas tasas implícitamente reflejan el riesgo que perciben los inversionistas sobre el desarrollo económico de cada país.

En otras palabras, el artículo muestra que existe una relación estadística significativa entre la estructura de la volatilidad observada y el desempeño económico de los países incluidos en el estudio. Además, el análisis detecta que existe una relación empírica entre la caída en los flujos de entrada de capital, la tendencia de las tasas de interés y el crecimiento económico. La pregunta de si realmente existe causalidad entre estos fenómenos permanece abierta, pero para contestarla sería necesaria una exploración más profunda. En todo caso, es importante que la regulación económica y financiera tome en cuenta las relaciones que muestran estos datos al momento de dar seguimiento al mercado, y sobre todo al momento de diseñar y evaluar las políticas que regulan la inversión.

 

* Esteban Castañeda Martínez escribe para Chicago Policy Review (@ChicagoPolicy) y es candidato a maestro en Políticas Públicas por la Universidad de Chicago. Cuenta con siete años de experiencia en planeación estratégica y administración de riesgos y seguros. Es licenciado en Actuaría y maestro en Administración de Riesgos por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

 

Chicago Policy Review busca disminuir la brecha entre la investigación académica sobre políticas públicas y las soluciones prácticas que requieren los tomadores de decisiones. Producida por estudiantes de posgrado de la Universidad de Chicago, esta revista digital toma estudios empíricos complejos y los sintetiza en artículos concisos y accesibles, además de llevar a cabo entrevistas con profesionales en el campo para conocer sus puntos de vista.

 

Referencia: Reyes Heroles, Ricardo y Gabriel Tenorio. “Interest Rate Volatility and Sudden Stops: An Empirical Investigation.” Federal Reserve International Finance Discussion Papers, Núm. 1209 (2017).

Close
Comentarios