Luces y sombras en la votación desde el extranjero

La jornada del 1 de julio 2018 puede marcar otro paso en la votación desde el extranjero para que se reconozcan las aportaciones de la diáspora mexicana en diversos ámbitos de la sociedad transnacional y se le abran espacios suficientes para que sean parte de las decisiones que se toman en México.

Por: Elio Villaseñor

En 2018 se realizarán las elecciones con mayor concurrencia de cargos públicos a elegir en México (más de 3 mil). También será la tercera ocasión en que voten por presidente los mexicanos residentes en el extranjero y la primera vez que lo harán por el Senado de su entidad; además, podrán votar en siete de nueve entidades donde se elegirá a gobernador y jefe de gobierno.

En el marco de la reforma constitucional en materia político-electoral de 2014, se ampliaron los cargos elegibles desde el exterior y se otorgaron atribuciones al Instituto Nacional Electoral (INE) para establecer los lineamientos que deberán seguir los organismos públicos locales de aquellas entidades que reconocen el derecho al voto de sus oriundos radicados en el extranjero.

En este contexto, Brújula Ciudadana se dio a la tarea de reunir las reflexiones de representantes de la sociedad civil, la academia y las autoridades electorales en torno a la participación política de los mexicanos que residen en el exterior.

Se trata de un tema relevante sobre todo por la presencia de millones de mexicanos en Estados Unidos, una población que hoy más que nunca necesita de nuestra solidaridad y reconocimiento debido al ambiente tan hostil y xenofóbico que ha generado la llegada del presidente Donald Trump.

El voto latino en Estados Unidos, y el de los mexicanos en particular, ha cobrado mucha fuerza en los últimos años y en algunos momentos ha tenido impactos significativos en el entorno político del vecino país del norte. En ese sentido, sería importante también que la clase política mexicana volviera sus ojos hacia los mexicanos en el exterior y los reconociera como un gran aliado para construir un nuevo proyecto de país, considerando todas sus contribuciones y el papel fundamental de las remesas que envían año con año a sus familias en México.

Dichos envíos se han constituido en una de las fuentes generadoras de divisas más importantes para el país, solo seguida de las exportaciones de la industria automotriz y del sector agroalimentario. Como señala Francisco Alvarado en su texto, los flujos por concepto de remesas constituyen una fuente primaria de ingreso para millones de personas, quienes las destinan al pago de servicios básicos como renta, alimentación o servicios como agua y luz. También son importantes sus contribuciones para el desarrollo de distintas comunidades rurales en el país.

Por esta y muchas razones, promover el voto de los mexicanos residentes en el extranjero, principalmente en Estados Unidos, significa reconocer sus derechos y también incorporarlos en las decisiones de las políticas públicas. Tenemos que reconocer que la población mexicana no está constituida exclusivamente por quienes habitan nuestro territorio, pues también forman parte de ella aquéllos que han cambiado temporal o permanentemente su residencia para vivir en otro país.

La jornada del 1 de julio 2018 puede marcar otro paso en la votación desde el extranjero para que se reconozcan las aportaciones de la diáspora mexicana en diversos ámbitos de la sociedad transnacional y se le abran espacios suficientes para que sean parte de las decisiones que se toman en México.

En la edición de enero de nuestra Revista Brújula Ciudadana, recogemos un amplio espectro de opiniones que van desde aquéllas que se centran en los procedimientos de la votación desde el exterior a los textos más críticos y analíticos, o a las experiencias de primera mano de dos mexicanos residentes en Chicago y Nueva York.

También incluimos datos interesantes de las experiencias de otros países latinoamericanos votando desde el exterior, algunos con mucho avance como Perú y República Dominicana, mientras otros enfrentan varios retos aún como Brasil, Ecuador y Colombia.

 

* Elio Villaseñor es director de Iniciativa Ciudadana para la Promoción de Cultura del Diálogo A.C. (@Iniciativa_pcd).

Close
Comentarios