#SeLlamaban Nefertiti y Grecia y exigimos justicia

Queremos ponerle un fin a la brutalidad policiaca y buscamos justicia para Nefertiti y Grecia Camacho.

Todo parece indicar que Nefertiti y Grecia Camacho de 16 y 14 años iban al cine el sábado 10 de marzo en Río Blanco, Veracruz, cuando fueron detenidas por la policía local. Intentaron explicar que no tenían nada que ver con las acciones delictivas que sucedieron en el lugar de su detención. Fueron brutalmente asesinadas por la policía.

Han surgido dos fotografías donde una de las niñas estaba sentada en la banqueta, sin armas, con la cabeza abajo, junto a un policía en un momento, y al otro su cuerpo está desangrándose, después de ser atacada por los policías.

Una de las versiones dice que las menores fueron víctimas de fuego cruzado entre criminales y policías. Otra versión que circula es que Nefertiti y Grecia no fueron víctimas de un fuego cruzado, sino que fueron ejecutadas por los policías. Desde que surgió la noticia se les ha acusado a las menores de ser sicarias y criminales, sin ninguna confirmación. La policía de Veracruz les plantó armas a las niñas, cuando en una de las fotos que surgió se ve claramente que no portaban armas.

Desde que se desató la violencia contra el narcotráfico, siempre que hay civiles asesinados, se habla de un fuego cruzado, se les culpa por estar en el lugar equivocado, se les señala como presuntos delincuentes. ¿Cuándo nos van a importar las víctimas? Hoy nuevamente hay dos niñas asesinadas, sin más explicación que: porque pueden matarlas.

En este caso, estamos ante el asesinato extrajudicial de dos niñas, las cuales su único delito fue crecer en un país y una sociedad que lejos de garantizarles el acceso a una vida libre de violencia, legitima la violencia ejercida en contra de ellas preguntándose ¿en qué andaban metidas?

¿Por qué tenemos policías que nos están matando? Nunca ha estado más claro que la autoridad en las calles no está por nuestra seguridad, sino para vigilarnos y, cuando nos salgamos de la norma hegemónica, castigarnos. Ahora están ejecutando niñas en un estado donde el narco y la delincuencia se aparean en cada esquina, reproduciéndose a cada minuto. Pero los policías matan a niñas menores de edad. Niñas que no se opusieron, niñas en el sueño. Niñas rendidas.

Ya se había mencionado que no legalizar el aborto era la manera que el Estado tenía de matarnos, y ahora lo han hecho con armas y de frente. ¿De cuántas maneras tenemos que vernos morir entre nosotrxs? Queremos que el Estado deje de matar mexicanxs. Queremos que el Estado deje de matar mujeres. Queremos que el Estado nunca vuelva a tocar a una niña menor de edad.

Yunes prometió paz al estado de Veracruz, pero lo único que ha hecho ha sido transformar una guerra en el real infierno, y las llamas lo están quemando todo menos a él y a su clase política.

El Estado no solo está matando a niñas y mujeres, sino que está criminalizando a la juventud. Ser joven en México es un riesgo, sobrevivir a la brutalidad policial es un milagro. Recordemos el caso de Marco Antonio Sánchez Flores, quien se encuentra en un estado de salud mental delicado después de ser víctima de la policía de Ciudad de México. Y antes de él están las víctimas de Tlatlaya y de Ayotzinapa, que nos recuerdan que #FueElEstado.

Sumémosle todas las víctimas que no son reconocidas, toda la gente sin nombre que ha sido víctima de la violencia que el mismo Estado ejerce en su contra.

No solo el Estado ha ejercido violencia en contra de las personas que han sido brutalmente asesinadas por policías, judiciales y el ejército, sino que los medios han jugado un papel importante en la estigmatización de estas víctimas. Casi siempre se les liga a las víctimas con el crimen. ¿Y acaso la ley no aplica para las personas criminales? ¿Acaso no tenemos un Estado de Derecho que se supone garantiza un juicio justo para que se puedan defender de los crímenes de los cuales se les acusa? ¿Sólo porque la policía dice “eran criminales” ya les vamos a creer y vamos a pensar que merecían ser asesinadas a sangre fría?

La respuesta es NO. No podemos permitir que el Estado esté asesinando a nuestra gente sólo porque puede. Nuestra intención era ir a protestar a la representación de Veracruz en Ciudad de México, pero Miguel Ángel Yunes quitó este espacio fundamental para denunciar. ¿Qué pasa entonces cuando las y los ciudadanos no pueden ser escuchados? ¿Dónde podemos protestar los atropellos del Estado de Veracruz?

Te invitamos a que a tu manera ejerzas presión para que la Fiscalía General del Estado de Veracruz y el gobernador Miguel Ángel Yunes esclarezcan los hechos, y los asesinatos  de Nefertiti y Grecia no queden impunes.

Las cuentas de Twitter de son:

Fiscalía General del Estado de Veracruz

Gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes

También puedes llamar a la Fiscalía al (228) 841-8800.

No más muertes a manos del Estado.

 

Firmantes:

Un grupo de mujeres feministas*.
*Nos ahorramos nuestros nombres por dos razones: Una, el centro de esta exigencia deben ser Nefertiti y Grecia y no nosotras. Dos, tememos represalias por parte del Estado y del público en general.

Close
Comentarios