Política social: una agenda que demanda soluciones

Hay un largo camino por recorrer en términos de que quienes aspiran a la presidencia hagan más explícito cómo van a atender los problemas en temas como la corrupción, la violencia y la democracia, además de cómo van a avanzar por caminos institucionales para enfrentar todos los retos.

Por: Elio Villaseñor Gómez

El ambiente electoral  ha entrado a una etapa definitoria de las ofertas de quienes aspiran a la presidencia. Para contribuir a este proceso, Brújula Ciudadana se plantea en esta edición dos ejes de análisis que pueden ayudar a elevar el nivel propositivo de la contienda electoral: 1) algunos temas de interés social para la población mexicana tales como la educación, la justicia y el empleo, entre otros, que nos ayuden a identificar algunas propuestas que luego puedan ser retomadas por los candidatos y que se discutan en la agenda pública, y 2) la diplomacia y la mirada internacional (desde Estados Unidos, Europa y Centroamérica) sobre la forma en que se está desarrollando el proceso electoral y las expectativas que existen ante un nuevo gobierno en México, a fin de situar al país en el entorno global como un actor que defienda los intereses nacionales con dignidad.

Ambos ejes nos parecen de gran importancia en estos momentos para que se conviertan en parte sustantiva del proceso electoral y posibiliten la construcción de un ambiente de debate propositivo de cara a los intereses de la ciudadanía.

Y es urgente pensar en la construcción de una sana contienda electoral tras el primer debate organizado por el Instituto Nacional Electoral, el pasado 22 de abril, que en nuestra opinión resultó bastante interesante por el formato que se adoptó y que permitió la discusión de algunas propuestas y observar las diferencias en el discurso.

En este escenario, el debate de cara a la ciudadanía es un buen ejercicio ya que necesitamos que la clase política presente sus propuestas en un diálogo fluido donde se dé el intercambio de opiniones y las divergencias salgan a la luz. Esto irá enriqueciendo nuestra democracia.

Ciertamente, hay un largo camino por recorrer en términos de que quienes aspiran a la presidencia hagan más explícito cómo van a atender los problemas en temas como la corrupción, la violencia y la democracia, además de cómo van a avanzar por caminos institucionales para enfrentar todos los retos. En otras palabras, no basta la buena voluntad para resolver los problemas; lo indispensable es generar los mecanismos institucionales para dar con las soluciones de corto y largo plazo.

Tenemos que contribuir a enriquecer las campañas más allá de los spots y destacar los temas nacionales que demandan la atención del nuevo gobierno de forma que se ponga el acento en las soluciones y, sobre todo, en la nueva arquitectura institucional.

El dilema del país es dar el paso hacia el cambio de régimen político, donde la transparencia, rendición de cuentas y los contrapesos institucionales funcionen con miras a fortalecer la democracia en México.

 

* Elio Villaseñor Gómez es director de Iniciativa Ciudadana Para la Promoción de la Cultura del Diálogo, A. C.

Close
Comentarios