Laberintos Inexplorados

Laberintos Inexplorados es una muestra de carácter documental que se aproxima al territorio simbólico e histórico del Movimiento Lésbico Feminista en México, a partir del Archivo Histórico del Movimiento de Lesbianas Feministas en México 1976 – 2018, de Yan María Yaoyólotl.

Por: Yan María Yaoyólotl y Alfredo Matus

Entre la misoginia y la lesbofobia

Laberintos Inexplorados es una exhibición que conmemora el 40 Aniversario de la salida a la luz pública del primer grupo de lesbianas feministas en México, Oikabeth I, y abarca el período de 1978 a 1984 del Movimiento de Lesbianas Feministas en México (MLF). Se enmarca dentro del Día internacional de los Museos (18 de mayo), el Día Internacional contra la Lesbofobia (17 de mayo) y el Festival Internacional por la Diversidad Sexual emisión 2018 (FIDS).

¿Por qué de 1978 a 1984?

1978, porque Oikabeth I irrumpió como fuerza política en la escena pública nacional e internacional junto con dos organizaciones más, el FHAR y Lambda. 1984, porque inicia el declive del Movimiento Feminista Mexicano y su paulatina conversión en mercado generista (perspectiva de género); asimismo, porque termina el Movimiento Homosexual en México, como bien lo expresó ese año el manifiesto: Eutanasia al Movimiento Lilo, del Colectivo Sol, al transformarse en mercado gay. OIKABETH es un acrónimo en maya que versa Olin Ikispan Kathuntah Bebezah Thoth, y significa Movimiento de mujeres guerreras que abren camino y esparcen flores.

A pesar de que 1984 representa la disminución del Movimiento Feminista y el fin del Movimiento Homosexual, el Movimiento de Lesbianas Feministas no concluyó entonces, sino se fortaleció dando a luz en 1987 al Primer Encuentro de Lesbianas Feministas de Latinoamérica y del Caribe realizado en México, así como a la creación de la Coordinadora Nacional de Lesbianas, integrada por doce agrupaciones. Esto contribuyó al surgimiento de un poderoso movimiento feminista radical y autónomo tanto en Latinoamérica como en México, a la realización de la cultura lesbiana y de los encuentros y las marchas lésbicas autónomas, ocurridas estas últimas en marzo, fuera de la influencia de la perspectiva mercadológica de la Diversidad Sexual (MDS).

Entre la utopía y la distopia

Esta exhibición trata sobre los inicios de la presencia pública y cívica de las mujeres lesbianas en México, que conmemora este 2018, cuarenta años de existencia como movimiento. Tal comienzo tiene un cariz especial, pues fue desenvolviéndose dentro de un contexto histórico regido desde la mentalidad de la Guerra Fría y desde el convencionalismo tradicionalista nacional, impulsando su perfil contestatario, ya que dicho contexto no sólo estigmatizó, sino llegó a perseguir en no pocas ocasiones, incluso hasta el exterminio, a todo individuo, grupo, pensamiento o estilo de vida disidente. Dicho exterminio implicaba desde la perdida de trabajo, el descrédito social y la vergüenza familiar, hasta el encarcelamiento, el tratamiento psicológico e internamiento psiquiátrico, la desaparición y la muerte.

Este ambiente social detona el activismo independiente o la militancia partidista, que resultaron entonces recursos organizativos fundamentales para querer incidir en la transformación de la realidad y la sociedad, pues se consideraba a la esfera política y pública como la arena estratégica donde se definiera todo cambio definitivo y significativo.

El movimiento lésbico mexicano encausó entonces su línea de acción bajo un enfoque autonomista, con un fuerte matiz feminista. De esta forma encararon al resto de la sociedad, al gobierno y a la mentalidad imperantes, estableciendo una crítica al modelo cultural e institucional patriarcalista que era y sigue siendo, autoritario, verticalista, sexista, clasista y racista en México y el mundo; por ello definieron un posicionamiento feminista y revolucionario, con miras a convertirse en sujeto histórico dentro de nuestra realidad.

Como su cuerpo medular, esta exposición de carácter documental parte de una revisión interpretativa del Archivo Histórico del Movimiento de Lesbianas Feministas en México. Con un afán por incentivar la reflexión, la interpretación y la investigación sostenida sobre este momento histórico, sobre las posturas y quehaceres de una identidad aún difusa, poco perceptible y hasta incómoda, tanto para la sociedad nacional en su conjunto como para los activismos mexicanos de género y de las sexualidades. Se adereza con algunas pocas fotografías y carteles que fueron proporcionados por Salvador Yris y el FIDS, así como artistas invitados.

La muestra, generada desde la galería José María Velasco, perteneciente al INBA, consta de una selección de carteles, ejemplos de pronunciamientos y notas hemerográficas en fotocopia, acompañada de algunos objetos y fotografías, haciendo un total de 130 piezas en exhibición. Se compone de una introducción contextualizadora que refiere de modo básico y sintético al activismo feminista mexicano, la lucha por los derechos en el ejercicio de la homosexualidad en el entonces Distrito Federal, el interés solidario como político de algunos partidos de izquierda de la época y las organizaciones lésbicas precedentes. En la parte más importante, se testimonia con documentos una ruta del activismo lésbico feminista a través de la organización OIKABETH, etapa I, su enfoque, vicisitudes internas y logros.

 

 

* Yan María Yaoyólotl Castro es activista lesbofeminista y artista feminista, pintora, gestora y curadora de arte. Alfredo Matus es director de la Galería José María Velasco del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Close
Comentarios