Las playeras del Mundial

Algo importante ocurrió en las tiendas mexicanas durante el mundial Brasil 2014: las playeras naranjas de Holanda se dejaron de vender por completo #Nofuepenal. Seguramente hubo tiendas que mejor empaquetaron esas playeras y buscaron la manera de regresarlas al proveedor o simplemente deshacerse de ellas. Pasarán muchos mundiales antes de que algún aficionado se anime a caminar por las calles mexicanas con la playera de la selección holandesa.

Por: Bárbara Carrillo Flores

Hablemos de demanda y oferta.  Hablemos del mundial.  El mercado de playeras de los equipos que juegan el Mundial siempre trae historias que vale la pena contar.

En la mayoría de los mercados, conforme mayor sea el precio de venta los productores ofrecerán mayor cantidad de su producto, es decir, la oferta tiene pendiente positiva.  Pero no siempre es así, en este momento los vendedores de playeras del mundial ya mandaron hacer sus playeras y ya no hay tiempo para mandar hacer más porque el mundial dura solo un mes.  Cuando los productores no pueden responder a cambios en los precios porque la cantidad está dada la oferta es vertical.  Los vendedores también decidieron hace meses los equipos de las playeras a ofrecer.  Por supuesto que en primer lugar está la playera verde de México, luego vienen otras playeras como la de Alemania por ser el campeón defensor, la de España por ser uno de los favoritos y la de Brasil porque México 70 vivirá siempre en nuestros corazones, por algo es considerado “El Mundial más bonito”.  En estos momentos los vendedores esperan vender todas las playeras que ya mandaron hacer.

Por su parte, la demanda de playeras del mundial tiene pendiente negativa como la mayoría de las demandas: a menor precio, mayor será la cantidad de playeras que la gente quiere comprar.  Pero en este mercado hay variables más determinantes que el ingreso o el precio de los bienes sustitutos (¿hay sustituto para una playera de tu equipo favorito?).  Más importante que el poder adquisitivo está la pasión por el futbol, el amor por tu equipo, el orgullo de portar la playera del campeón y sobre todo esa sensación de vestir la verde en los partidos del Tri.

Así que tenemos una demanda con pendiente negativa y una oferta vertical.  Conforme avanza el mundial surgen nuevos equipos favoritos, nuevos héroes, algunas decepciones, nuevas esperanzas.  Y todo esto afecta el mercado.  Remontémonos al 2010.  Unas semanas antes de iniciar el mundial, las playeras de Italia, campeón del Mundial Alemania 2006, se vendían en todo el mundo.  Pero la suerte no estuvo con los italianos en el 2010: empate a unos con Paraguay, empate a unos con Nueva Zelanda y en el partido por el pase contra Eslovaquia pierden 2 a 3.  El mundo entero estaba sorprendido, los vendedores estaban devastados.  Las tiendas se habían surtido con una cantidad enorme de playeras de Italia pero la gente simplemente no iba a comprar esa playera.  Se produjo un gran exceso de oferta.  Unos días después de esa derrota en todo el mundo y por supuesto aquí en México podíamos ver las etiquetas rojas de 50% de descuento en las playeras de Italia.

Vayamos a Brasil 2014.  La playera más demandada después de la verde de la Selección Mexicana era la de España, campeón del mundial anterior.  Primer partido España pierde en un alarmante 1 a 5 contra Holanda, unos días después pierde 0 a 2 contra Chile.  Antes de que termine la fase de grupos, España está fuera del mundial.  En ese momento los vendedores reconocieron la caída de la demanda, el exceso de oferta y rápidamente etiquetaron un descuento de 50% en las playeras de España.

Algo importante ocurrió en las tiendas mexicanas durante el mundial Brasil 2014: las playeras naranjas de Holanda se dejaron de vender por completo #Nofuepenal.  Seguramente hubo tiendas que mejor empaquetaron esas playeras y buscaron la manera de regresarlas al proveedor o simplemente deshacerse de ellas.  Pasarán muchos mundiales antes de que algún aficionado se anime a caminar por las calles mexicanas con la playera de la selección holandesa.

Pero no siempre son excesos de oferta.  A pocos días de iniciado el mundial de Sudáfrica 2010, se habían agotado las playeras negras de visitante de la selección mexicana.  Si las tiendas hubieran mandado hacer 3 o 4 veces más playeras, se hubieran vendido todas.  Hace dos semanas, en Mercado Libre pude ver una playera negra de México 2010 en $3600, 8 años después y ¡usada!

Hemos vivido uno de los momentos más maravillosos con el triunfo de México sobre Alemania.  En estos días las tiendas van a vender muchas más playeras de la selección mexicana de las que tenían previsto. Es muy probable que se presente un exceso de demanda.  Y qué decir de los vendedores informales que llenaron las calles de puestos con playeras de México, nunca esperaron vender tanto en un solo día.  Seguramente se dieron el lujo de subir el precio sabiendo que la gente estaba dispuesta a pagar más por la hermosa playera de México.

 

* Bárbara Carrillo es profesora de economía en el ITAM y forma parte del grupo de expertos de @MexicoComoVamos.

Close
Comentarios