El día en el que la demagogia venció a la ciencia

Claudia Sheinbaum prometió acabar con las fotomultas pues "son una afrenta a la economía familiar", pero no, poner fotomultas no es una afrenta a la economía, es garantizar que las calles sean de todos y no solo del conductor de un Audi que maneja a exceso de velocidad.

El día en el que la demagogia venció a la ciencia
Foto tomada de Flickr.com; foto - Peace Bridge in Calgary (Alberta, Canada); usuario - Ken Lane; licencia - CC BY-NC 2.0

Por: Rafael Prieto Curiel

Son muchas las experiencias alrededor del mundo que han mostrado que los sistemas de fotomultas pueden reducir accidentes.

Andrés Lajous, asesor externo en la campaña de Claudia Sheinbaum.

 

Es oficial, a partir de enero de 2019 ya no habrá fotomultas en la Ciudad de México. Claudia Sheinbaum, futura jefa de gobierno de la Ciudad de México, explica que el contrato de las fotomultas se renueva anualmente y ella planea simplemente no renovar el contrato. “Las fotomultas se van”, explica Claudia Shainbaum, “es una afrenta a la economía familiar” según nuestra futura jefa de gobierno.

¿Las fotomultas son una afrenta a la economía familiar?

¿A la economía de todas las familias?. Según la encuesta origen-destino de INEGI se realizan en en la zona metropolitana de la CDMX, un dia de la semana promedio, casi 35 millones de viajes, de los cuales 21 % son en automóvil y los demás viajes son en transporte público, bici o caminando. Solo 1 de cada cinco viajes en la CDMX lo realizan automovilistas y los demás viajes los realizamos los transeúntes, ciclistas y los que utilizamos el transporte público. No es una afrenta a la economía familiar, es una afrenta a la economía de las personas que pueden (¡y quieren!) pagar el costo de tener un vehículo.

No solo son pocas las personas que utilizan el coche, sino que además, las fotomultas son un castigo por no respetar el reglamento de tránsito, es decir, un conductor que respete el límite de velocidad, que no se estacione en lugares prohibidos, que no se pase el semáforo y que no vaya hablando por celular o sin cinturón de seguridad, no tiene por que pagar una multa. Cerca de la mitad de las fotomultas son por exceso de velocidad! No es una afrenta a la economía familiar, sino una afrenta a la economía familiar de los infractores, de los que no quieren respetar el reglamento de tránsito.

¿Y quiénes suelen ser los conductores que son multados? Resulta que Mercedes Benz, BMW y Audi son las tres marcas que más infracciones tienen en la ciudad, cada uno de esos vehículos en promedio con más de seis infracciones cada año. No, no es una afrenta a la economía familiar. Es un castigo a las pocas personas que tienen un vehículo en la ciudad, manejan principalmente a exceso de velocidad y conducen un Mercedes o un BMW. ¡Qué lejos está de ser una ‘afrenta a la economía familiar’!

¿Y para qué tener fotomultas y límites de velocidad?

Más de 90% de las muertes por accidentes viales suceden en países en vías de desarrollo, aunque menos de 55% de los vehículos del mundo están en esos países, es decir, chocamos más en países pobres que en países ricos. El Banco Mundial mismo nos dice que los accidentes viales representan un enorme costo a la economía de los países pobres. Pero el costo de los accidentes viales no se queda solo ahí, en los que sí se mueren, sino también en los que no se mueren! En el mundo, entre 20 y 50 millones de personas AL AÑO son severamente lesionadas por un accidente vial. No se mueren, pero sí quedan severamente lesionadas. Las lesiones por accidentes viales sí son una afrenta a la economía familiar pues un pariente lesionado requiere mucha y muy costosa atención. Son tantos los accidentes viales y son tan costosos que el Banco Mundial estima que reducir el número de muertes por accidentes viales en 10% genera un crecimiento en el ingreso por persona de 3.6% en un lapso de 24 años.

Las fotomultas no son una  afrenta a la economía familiar. Los accidentes viales, los choques, los lesionados, eso sí es una afrenta a la economía, y principalmente, es una afrenta a la economía de los países pobres.

Desafortunadamente, las regiones del mundo con más muertes y lesiones por accidentes viales, son las regiones pobres. África, el sur de Asia y Latinoamérica, donde más sufrimos accidentes severos y lesiones viales. Sufrir accidentes y morir en el asfalto ¡es reflejo de un país pobre! Pero no solo pobre en cuanto a sus recursos, sino pobre en gestión y pobre en gobiernos de calidad que basen sus políticas en evidencias. Pero claro, si nuestro gobierno está preocupado en la afrenta a la economía familiar que representan las fotomultas para esos pobres dueños de un Audi o un Mercedes y que quieren manejar a exceso de velocidad, no es de sorprendernos que el resultado sean avenidas mortales y lesiones por accidentes viales.

Muertes causadas por accidentes viales por cada 100,000 personas en 2000 y 2015 en diferentes partes del mundo. Fuente: Banco Mundial, CC BY-4.0

“Es mi vida y si yo quiero manejar a exceso de velocidad, es mi problema, yo me pongo en riesgo”

Desafortunadamente, no. Peatones, ciclistas y motociclistas representan 2 de cada 3 muertos por accidentes viales. Las víctimas de los accidentes viales somos las y los peatones. No, poner fotomultas no es una afrenta a la economía familiar, es garantizar que las calles sean de todos y no solo del conductor de un Audi que maneja a exceso de velocidad.

Manejar a exceso de velocidad es, en términos prácticos, lo mismo que manejar bajo estado de ebriedad. Se pone en riesgo la vida de otros, lo hacen conductores irresponsables y mediante un programa que castigue al conductor irresponsable, se puede mejorar mucho la seguridad vial. El alcoholímetro, por ejemplo, redujo 70% los muertes viales relacionadas al alcohol. Hoy en día (¡espero!) nadie plantearía quitar el programa del alcoholímetro pues es una “afrenta a la libertad de tránsito del borracho o a la economía del ebrio”. Defender la economía del conductor de un Mercedes o un Audi para que pueda manejar a cualquier velocidad sin ser multado, es, en términos prácticos, lo mismo.

Es el exceso de velocidad uno de los principales factores que convierte los accidentes viales en lesiones severas y muertes. El impacto de la velocidad es muy severo para los accidentes: por cada kilómetro por hora promedio que aumenta la velocidad al manejar, sube 3% la probabilidad de que un accidente tenga lesionados y sube entre 4 y 5% la probabilidad de que el accidente sea fatal. No, no es una afrenta a la economía familiar. Obligar a conductores a manejar a una velocidad controlada es evitar que sigamos lesionando a más mexicanas y mexicanos en el pavimento.

Aunque 99 conductores sigan las normas, basta con que uno no siga las reglas para que todos estemos en riesgo de accidentes severos. Y a ese conductor, es al que tenemos que perseguir, castigar y generarle una conciencia vial. Mientras siga existiendo ese individuo que cree que puede manejar a 200kmph, seguiremos necesitando programas para identificarlos y castigarlos por el riesgo que nos ponen a los demás. No, no es una afrenta a la economía familiar. Es hacerlos pagar por el riesgo que nos imponen a los demás.

Foto tomada de Flickr.com; foto – Minneapolis @ 35W; usuario – Levi Jackson; licencia – CC BY-NC 2.0

¿Y no hay nada que cambiar o que analizar?

Al contrario. Vale la pena analizar a fondo el programa de las fotomultas, en todas sus posibles vertientes y desde todos los ángulos. Al menos:

  • Asegurar que sus recursos sean utilizados y recaudados de manera transparente; es más, que se utilicen para reparar los daños a las y los ciclistas y peatones que sufren un accidente vial.
  • Asegurar que el sistema que tenemos y la empresa que contratamos para las fotomultas nos cobre un precio justo para el tamaño de sus servicios y de su operación.
  • Asegurar que los límites de velocidad estén bien calculados y que las cámaras que ponen las fotomultas tengan una buena ubicación.
  • Asegurar que las personas con placas de Morelos y de otros estados también tengan que pagar por sus infracciones.
  • Asegurar que las personas que traigan algún sistema para bloquear su placa sean severamente castigados.

Como Andres Lajous y José Merino (ambos asesores de Claudia Sheinbaum) escriben: “Son muchas las experiencias alrededor del mundo que han mostrado que los sistemas de fotomultas pueden reducir accidentes”. Ahora, hagámoslo bien, hagámoslo mejor, pero ¡hagámoslo! No es posible dirigir por tres años nuestro programa de movilidad penalizando al conductor por conducir a exceso de velocidad, para que al llegar un nuevo gobierno, este sea “una afrenta a la economía familiar”.

Las fotomultas tuvieron un impacto positivo en la CDMX; incluso en esta entrevista dice Claudia Sheinbaum que “algunos accidentes se han reducido con las fotomultas”. Circular a velocidades controladas hace avenidas más eficientes, pues circulamos más personas por el mismo carril. Hay mucha ciencia detrás del tráfico y de los límites que se establecen.

Cada vez que veas un choque, a algún lesionado en el pavimento, recuerda que los accidentes no tienen por qué pasar (y en países ricos, ¡no pasan!). Los accidentes son reflejo de vivir en un país pobre, de conductores irresponsables y esperemos que en unos años, no sean los accidentes viales también reflejo de un gobierno que defendió a los conductores de un Mercedes o un BMW pues era una afrenta a la economía familiar. Acabaron ya las campañas y las soluciones mágicas a problemas como los accidentes viales. Ahora, construyamos una ciudad segura para todos.

Foto tomada de Flickr.com; foto – NYC Urban Scene; usuario – Kevin Case; licencia – CC BY-NC 2.0.

Publicada en puntodecimal.mx.

@PuntoDecimalMx

 

*Rafael Prieto Curiel estudia un doctorado en Matemáticas en UCL en temas como crimen, migración y accidentes viales.

Close
Comentarios