¿Sistema de educación perezoso?

El 60 % de las mujeres entre 15 y 19 años en México no realizan ninguna actividad física intensa, más del doble del 24 % de los hombres que se encuentran en la misma situación.

Por: Gabriela Otero (@goteroz)

 

Aprovechando la victoria de la Selección Femenil Mexicana en los Juegos Centroamericanos y del Caribe y la sensata petición de la jugadora Kenti Robles [1] de ser portada en los diarios nacionales, describo en este espacio algunos datos relevantes sobre las adolescentes entre 15 y 19 años y sus hábitos de actividad física a nivel nacional obtenidos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2016.

Alguna actividad física (moderada o intensa)

El porcentaje de mujeres que no realizan ninguna actividad física (14%), ya sea moderada o intensa, es casi el doble que el correspondiente para los hombres (8%).

Alguna actividad física intensa

Si revisamos la actividad física intensa, los datos son más contrastantes. El porcentaje de mujeres que no realizan ninguna actividad física intensa (60%), es casi el triple que el correspondiente para los hombres (24%).

Posibles causas

Estos datos son relevantes si tomamos en cuenta que, de acuerdo con el artículo 3ro de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos [2], los jóvenes entre 15 y 19 años deben estar cursando la preparatoria de forma “obligatoria”, y de acuerdo con el Programa Sectorial de Educación 2013-2018 [3], uno de los objetivos es que las escuelas fortalezcan la práctica de actividades físicas y deportivas como un componente de la educación integral y una de las estrategias es diversificar las actividades deportivas de las mujeres en las escuelas de media superior. En pocas palabras: ¿será que el principal responsable de esta problemática es un sistema de educación perezoso?

De acuerdo con Varela et al.[4], los factores de riesgo para la deserción deportiva pueden estar asociados a los roles de género, pues en la cultura occidental, los deportes en general se asocian principalmente a la demostración de la fuerza, característica propia del estereotipo de los hombres, y en contraste, los incentivos para mujeres están solamente asociados a mejorar su imagen. Estas percepciones culturales influyen en los jóvenes, en sus intereses y motivaciones, y generalmente son reforzadas por la sociedad, los medios y la publicidad. Adicionalmente, ciertas situaciones personales de las mujeres pueden ser detonantes, entre estas: la situación conyugal, el embarazo adolescente, el nivel socioeconómico o la escolaridad [5].

Relevancia

En el contexto actual, esta problemática puede ser tomada en cuenta para impulsar políticas públicas intersectoriales con reglas de operación claras y no solo diagnósticos o frases ambiguas. Es increíble, que en el Programa Sectorial de Educación 2013-2018 se presente principalmente el diagnóstico del problema y no los pasos específicos para su mejora. En este sentido, el primer paso podría ser comenzar a hablar de promoción de la salud en la educación, y también en las diferentes áreas de la política social como son economía, vivienda, trabajo, medio ambiente, entre otras.

El gobierno necesita comenzar a actuar en proveer herramientas, mecanismos y espacios deportivos en escuelas para incentivar la actividad física con perspectiva de género, de otra forma, citando a Benjamin Franklin [6] “la pereza viaja tan despacio que la pobreza no tarda en alcanzarla”.

 

* Gabriela Otero es integrante del Centro de Análisis de Datos, AC CDMX, México.

 

Referencias:

[1] Parra, Abigail (30/07/2018), “Merecemos por lo menos esa portada, ganamos el Oro: Kenti Robles”, MedioTiempo. Obtenido aquí.

[2] (2012). Diario Oficial de la Federación. DECRETO por el que se declara reformado el párrafo primero; el inciso c) de la fracción II y la fracción V del artículo 3o., y la fracción I del artículo 31 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Consultado 31 de julio de 2018.

[3] (2013). Diario Oficial de la Federación. Programa Sectorial de Educación 2013-2018.

[4] Varela, María Teresa, et al. “Actividad física y sedentarismo en jóvenes universitarios de Colombia: prácticas, motivos y recursos para realizarlas.” Colombia Médica 42.3 (2011). Disponible en: ISSN 0120-8322

[5] Hernández, Bernardo, et al. “Factores asociados con la actividad física en mujeres mexicanas en edad reproductiva.” Revista Panamericana de Salud Pública 14 (2003): 235-245.

[6] Benjamin Franklin (1824). “The Works of Benjamin Franklin Consisting of Essays, Humorous, Moral and Literary, with His Life, Written by Himself”, p.244.

Close
Comentarios