¿Cuarta transformación o transformación 4.0?

La próxima administración tendrá la oportunidad de inclinarse por la innovación y el uso de las tecnologías que ayuden a atender las necesidades del país. Apostarle a las TICs, en particular al gobierno electrónico, puede ayudar a combatir la corrupción y la pobreza.

Por: Carlos Grandet (@cgrandet)

La tecnología sirve para algo más que compartir fotos o memes con tus amigos, podría ser una herramienta indispensable en la lucha contra la corrupción y la disminución de la pobreza. La administración entrante tiene la oportunidad de transformar el modo en que cumple con sus funciones y cambiar para siempre la percepción de los mexicanos del gobierno. A esto le llamo transformación 4.0, apostarle a la innovación y al uso de tecnologías de la información y comunicación (TICs) para convertir al gobierno de México en uno eficiente, honesto y capaz de atender las necesidades de los mexicanos.

Las TICs han facilitado la labor de diversos gobiernos alrededor del mundo. Uno de los casos paradigmáticos fue el sistema de transferencias electrónicas implantado en Afganistán que permitió a las personas monitorear recursos y aumentó de facto el salario de funcionarios públicos simplemente porque los mandos superiores dejaron de poder robarse el dinero. En Chile, por su parte, existe una plataforma de compras públicas que permite monitorear y transparentar contratos para evitar arreglos y corrupción.

Por su parte, Singapur suele estar en la vanguardia en estos temas y hace unos años creó GovTech Hive, una oficina de innovación gubernamental encargada de promover la innovación y encontrar soluciones digitales a problemas de dependencias. Imaginen un Google pero al servicio del gobierno para diseñar e implementar soluciones digitales y se darán una idea del tipo de trabajo que hace esa oficina.

Desafortunadamente, los gobiernos mexicanos no han sabido aprovechar por completo todo este tipo de herramientas. La actual administración logró avances en digitalización de trámites, pero aún queda mucho por hacer. Apostarle a las TICs, en particular al gobierno electrónico, puede ayudar a combatir la corrupción a través de mecanismos automatizados de detección de irregularidades en contratos y la digitalización de trámites gubernamentales. El uso de sistemas de gestión de transacciones (Blockchain es uno de ellos) también puede ayudar a disminuir la pobreza y empoderar a la ciudadanía, pues permiten un mejor seguimiento y mayor fiscalización del destino de los recursos públicos. Hoy en día, hacer transacciones de grandes sumas en efectivo o no monitorear el destino de transferencias públicas es crear espacios para la corrupción y el desvío de recursos.

Es fundamental delinear una estrategia digital que contribuya la transformación de México. AMLO ha mencionado que quiere llevar cobertura de internet a todo el país, pero existen otras acciones que podrían incluirse en su plan, a continuación algunas de ellas:

  1. Trámites gubernamentales federales en línea e integración con trámites estatales y locales
  2. Programa nacional para la digitalización del catastro que promueva que los municipios integren y actualicen un catastro en línea
  3. Sistema de compras públicas electrónico que permita subastas en línea y acceso a la información de licitaciones
  4. Eliminar el efectivo en programas sociales y monitorear recursos de programas sociales a través de aplicaciones electrónicas que indiquen el origen y destino de los recursos
  5. Uso de datos financieros y de transacciones para monitorear anomalías y posibles casos de corrupción y lavado de dinero

Ojalá la cuarta transformación de México también sea una transformación digital hacia un futuro en que el gobierno sepa aprovechar mejor la tecnología para atender las necesidades de sus habitantes y un gobierno que le apueste a la innovación para cumplir con su labor.

 

* Carlos Grandet es un economista del CIDE que trabaja en temas de innovación y desarrollo económico.

Close
Comentarios