El impacto de la impunidad en las desapariciones

¿Qué significa vivir sumido en la impunidad?, ¿cuál es el impacto de la impunidad en la cantidad de desapariciones?

Por: Horacio Ortiz y Daniel Vázquez (@LDVazquezV)

Que México sea un país hundido en la impunidad parece ya no ser una sorpresa. Cuando en 2016 se hizo la primera medición del Índice Global de Impunidad, México ocupó el lugar 58 de 59. Al año siguiente ocupó el lugar 66 de 69, siempre el peor de América Latina. Pero, ¿qué significa vivir sumido en la impunidad?, ¿cuál es el impacto de la impunidad en la cantidad de desapariciones?

Para calcularlo, construimos un modelo estadístico que permite aislar el impacto específico de la impunidad en la totalidad de las personas desaparecidas.

A la impunidad la observamos auxiliándonos de los resultados de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) del INEGI. En específico, en la encuesta le preguntan a la persona si ha sido víctima de un delito. Si es así, las preguntas siguen, entre otras cosas, en torno a la realización de la denuncia, la apertura de una averiguación previa y, lo más importante para nosotros, qué pasó con esa averiguación: se otorgó el perdón, está en trámite, recuperó sus bienes o hubo reparación del daño, se puso al delincuente a disposición de un Juez, no sucedió nada, sucedió otra cosa, no sabe o no responde.

Para medir la impunidad, agregamos todas las respuestas distintas a “no sucedió nada”. De tal forma que si sucedió algo (se otorgó el perdón, está en trámite, etc.), se considera que no hay impunidad.

En nuestra medición la impunidad está conformada por la diferencia entre el total de delitos cometidos en un año en cada entidad federativa y el total de víctimas que aseguran que sucedió “algo” tras su denuncia. Los números no son halagüeños. Por ejemplo, entre 2010 y 2016, Guerrero obtuvo un 97.5 % de impunidad Y Baja California 91.9 %. Pero todas las entidades rebasan el 90 %, en el mismo período.

Podemos hacer este mismo ejercicio de medición de la impunidad considerando como punto de partida no solo el total de delitos cometidos, sino la presentación de la denuncia correspondiente o la apertura de una averiguación previa. Así, tendremos tres mediciones de impunidad, a partir de la totalidad de los delitos, de la presentación de denuncias o de la apertura de averiguaciones o carpetas de investigación. La desaparición de personas también se observó por medio de esta encuesta. La pregunta 6.15 del cuestionario principal dice: Durante el año XX en este país (México), ¿algún integrante de este hogar desapareció de manera forzada o en contra de su voluntad, por la acción de una autoridad o un grupo delictivo? Solamente durante el 2016 se observa que Michoacán es el lugar donde hay más hogares con personas desaparecidas, 4,435. Le siguen Puebla con 2,125 y Veracruz con 2,117.

Cada punto de impunidad medida a partir de la totalidad de los delitos cometidos genera 173 hogares con al menos una persona desaparecida en cada entidad federativa; cada punto de impunidad medida a partir de las denuncias presentadas, 38, y cada punto de impunidad medida a partir de las averiguaciones previas abiertas, 25 hogares con al menos una persona desaparecida. Estos son costos brutales en vidas humanas y tragedias familiares que la impunidad genera en México.

Recuperemos, como ejemplo, Michoacán, que en 2016 tuvo 4,435 hogares que afirmaron tener al menos un desaparecido. Michoacán tiene un índice de impunidad de 51 % medido a partir de las averiguaciones previas. Si se lograra transformar ese 51 % de averiguaciones previas impunes en averiguaciones que tuvieran algún resultado, se tendrían 1,290 hogares menos que mencionan tener un desaparecido, es decir, el 29 % del total.

Miremos el caso de Puebla. Esta entidad tuvo 2,125 hogares que afirmaron tener al menos un desaparecido en 2016. El nivel de impunidad, con base en las averiguaciones previas, es de 43.22 %. Si la totalidad de las averiguaciones tuviera  un resultado positivo para la víctima, se tendrían 1,085 hogares menos con un desaparecido: el 51 % del total.

Finalmente veamos el caso de Veracruz. En esta entidad 2,117 hogares mencionaron tener al menos una persona desaparecida en 2016. Veracruz tiene una tasa de impunidad de 58 % medida a partir de las averiguaciones previas. Es decir, de cada mil averiguaciones previas, en 580 “no sucede nada”. Si en esas averiguaciones previas se lograra un resultado diferente, habría 1,458 hogares menos con un desaparecido, es decir, se tendría una disminución de 68.87 % en los casos de desaparición.

La impunidad provocó 58 % de personas desaparecidas en Veracruz en 2016, 51 % de personas desaparecidas en Puebla y 29 % en Michoacán. La impunidad no sólo son procuradurías burocratizadas, largas filas inhibitorias y frustración. La impunidad también son personas desaparecidas, costos en tiempo y recursos para su búsqueda así como un inmensurable dolor.  

 

* Daniel Vázquez es profesor de tiempo completo en el IIJ-UNAM y de tiempo parcial en la FLACSO-México. Analiza la relación de los derechos humanos con la democracia, la corrupción y la impunidad. Horacio Ortiz Ríos es sociólogo y actualmente cursa el Doctorado en Ciencia Social en El Colegio de México. Realiza análisis de datos para investigación en las líneas de criminalidad, violencia y derechos humanos.

Close
Comentarios