Alto contraste

Mientras los cambios protagonizados por el nuevo gobierno sorprenden y se convierten en el centro de la atención pública, en la Cámara de Diputados se librará la verdadera batalla: el presupuesto. Lo visto hasta el momento es una clara intención del gobierno de AMLO por concentrar mayor poder y funciones, estirando al máximo la liga del Pacto Federal.

Por: Roberto Trad (@Trad_)

El primer objetivo estratégico del nuevo gobierno fue contrastar con las formas del pasado para consolidar su legitimidad e instalar la idea de que las cosas están cambiando. Todas las imágenes generadas durante el fin de semana hacen referencia a un nuevo estilo de gobierno que pone fin a la prepotencia en el uso del poder público.

El expresidente Enrique Peña se convirtió en cómplice del nuevo gobierno al facilitar el alto contraste contribuyendo con dos viñetas; primero, 15 minutos después de que se abrieran las puertas de la residencia oficial y por fin, “el pueblo pudiera entrar a los Pinos”, el todavía presidente Peña sale desde la casa blanca rumbo a la Cámara de Diputados sin pudor alguno por el significado de su acto. Como lo fue durante todo su sexenio. Segundo, siguiendo el protocolo, Enrique Peña se transportó en una lujosa camioneta negra, mientras que su sucesor se transportó en un coche austero blanco desde donde saludaba a la gente que se le acercaba, incluso en bicicleta.

El domingo AMLO tomó su primer vuelo comercial para iniciar su gira de trabajo a Veracruz y el lunes por la mañana dio su primera conferencia de prensa, en la que colocó cinco notas y enfrentó las preguntas de los reporteros sin un filtro aparente. Durante las próximas semanas el Presidente continuará con el contraste mediante este tipo de imágenes, dejando el registro de que las cosas ya están cambiando. Paulatinamente la sociedad se acostumbrara a los cambios de forma. Austeridad republicana y cercanía con la gente estarán en la cotidianidad. Las anomalías se convertirán en parte del paisaje. Vendrán las navidades y con ellas el primer corte de caja: seguramente positivo.

Mientras esto sucede, mientras los cambios sorprenden y se convierten en el centro de la atención pública, en la Cámara de Diputados se librará la verdadera batalla: el presupuesto. No sólo se trata de lo que se está negociando en pesos y centavos; la forma y el resultado de esta primera batalla serán el filtro para poder leer las relaciones entre el centro y los estados durante el resto del sexenio. Lo visto hasta el momento es una clara intención del gobierno de AMLO por concentrar mayor poder y funciones, estirando al máximo la liga del Pacto Federal.

Esto no es algo que le interese comunicar al gobierno. Al contrario, el tema de los delegados fue el gran ausente del discurso en la toma de protesta. Los estrategas de AMLO saben que esto no les conviene, que los mexicanos tienen una opinión negativa sobre la concentración de poder y harán todo lo posible por evitar y evadir el tema.

Por eso mi hipótesis es que durante las próximas semanas, mientras Mario Delgado negocia el presupuesto en la Cámara, Presidencia seguirá saturándonos de información e imágenes de alto contraste con el pasado.

 

* Roberto Trad es socio director de El Instituto de Artes y Oficios para la Comunicación Estratégica. Estratega, experto en comunicación. Políticamente multicultural, ha asesorado a gobiernos, partidos, empresas y candidatos de todas las ideologías en el continente americano.

Close
Comentarios