Los datos laborales del IMSS de 2017

Los datos laborales del IMSS muestran que el 2017 fue un buen año para el empleo, un mal año para los salarios, y un año con resultados mixtos para la equidad de género.

Por: David Kaplan (@David_S_Kaplan)

¿Cómo le fue al mercado laboral mexicano en el 2017? Aún estamos a la espera de mucha información estadística sobre el año pasado, pero dado que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ya ha publicado la información sobre el empleo y salarios de sus asegurados, es un buen momento para repasar lo más relevante de este segmento importante del mercado laboral. En esta entrada, presentaré los datos laborales del IMSS desde tres puntos de vista: empleo, salarios y equidad de género.

Respecto al aumento de empleo registrado en el IMSS, las noticias son buenas. De diciembre de 2016 a diciembre de 2017, el empleo con IMSS aumentó en 801 mil 831, el tercer mejor aumento reportado desde que se tiene registro, solo superado por los aumentos en los años 1980 (804,310) y 1996 (819,950). En términos porcentuales, el aumento de 4.3% supera fácilmente el promedio de 2.9% desde 1995, sin ser una cifra histórica. El aumento porcentual del empleo con IMSS en 2017 fue el noveno mayor desde el 1995.

No obstante lo anterior, es importante notar que este aumento de 4.3% es una cifra particularmente sobresaliente si tomamos en cuenta el modesto crecimiento económico del año. Si bien aún no tenemos el dato del aumento porcentual del PIB real en 2017, es prácticamente un hecho que no superará el 2.6%. Como muestra la siguiente gráfica, los aumentos porcentuales del empleo con IMSS desde el 2013, y de manera notable en 2017, han sido atípicamente altos dado el crecimiento económico, lo cual refleja una formalización del empleo que se debe reconocer como un logro.

Desafortunadamente las noticias sobre salarios no son tan buenas. El salario promedio de empleos con IMSS (promedio de todo el año) se redujo en 1.2% en 2017. Esta reducción podría deberse en parte a la formalización del empleo. La formalización de trabajadores con salarios bajos (tanto antes de la formalización como después) reduciría el salario promedio registrado ante el IMSS, sin implicar reducciones salariales para los individuos en el tiempo. Con esta aclaración en mente, vale la pena notar que la reducción del salario promedio registrado ante el IMSS en 2017 fue la mayor desde hace años (al menos desde 1999), como muestra la siguiente gráfica.

El tema del posible impacto del salario mínimo también amerita atención. Debido al aumento del salario mínimo de 80.04 pesos diarios vigente de enero a noviembre de 2017 a 88.36 en diciembre, el número de trabajadores registrados con el salario mínimo se triplicó, pasando de 10,951 en noviembre a 34,514 en diciembre, aunque sigue siendo un porcentaje ínfimo del empleo. Pocos ganan exactamente el salario mínimo, pero muchos tienen salarios que son solo ligeramente mejor. En diciembre, por ejemplo, hubo 8,200,095 empleos registrados con un salario mayor que el salario mínimo pero no mayor a dos veces el salario mínimo. También es pertinente mencionar que, a pesar de que el valor real del salario mínimo aumentó en 2017, especialmente en diciembre, no ha habido un efecto notable en el salario promedio hasta ahora. Este resultado no parece ser consistente con la preocupación de que los aumentos del salario mínimo tendrían un impacto inflacionario importante, aunque todavía no podemos observar si el aumento del salario mínimo del diciembre pasado ha tenido un impacto en las revisiones salariales de enero.

Respecto al tema de equidad de género, las noticias son mixtas. La buena noticia es que el empleo de mujeres como porcentaje del empleo total registrado con IMSS continuó su tendencia al alza, alcanzando una cifra récord de 36.9% en 2017 (promedio del año). La mala noticia es que el salario promedio de mujeres como porcentaje del salario promedio de hombres retrocedió un poco, de 87.8% en 2016 a 87.7% en 2017. Este retroceso, a pesar de ser muy pequeño, llama la atención porque rompe una racha de 16 años consecutivos con mejorías.

En resumen, los datos laborales del IMSS muestran que el 2017 fue un buen año para el empleo, un mal año para los salarios, y un año con resultados mixtos para la equidad de género. Pero los datos laborales del IMSS solo muestran una parte del mercado laboral total, básicamente los asalariados formales del sector privado. El 13 de febrero el INEGI publicará los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del cuarto trimestre del 2017, con la cual se podrá analizar el mercado laboral completo.

 

* David S. Kaplan es Especialista Sénior en la División de Mercados Laborales y Seguridad Social del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Forma parte del grupo de expertos de @MexicoComoVamos.

Close
Comentarios