La pata que falta al sistema nacional anticorrupción

El Senado trabaja una reforma a la Ley General de Asentamientos Humanos que busca aumentar la densidad poblacional de las ciudades, vincular con mayor eficiencia los centros de trabajo y de vivienda, reducir el uso del automóvil y dejar clara la rectoría de la autoridad sobre el espacio público, con reglas claras, sencillas y transparentes.

Por Carlos Martínez Velázquez (@carlosmartinezv)*

Hace unos días, en una plática ofrecida por la Fundación Naumann, escuché al Senador Francisco Búrquez hablar sobre la reforma a la Ley General de Asentamientos Humanos que trabaja en la Cámara Alta. A reserva de abundar más sobre el tema, considero que esta reforma, de concretarse, será la más importante de esta legislatura, incluso por encima de las reformas constitucionales derivadas del “Pacto por México”. Lo anterior, debido a que, si bien las grandes reformas tienen implicaciones sobre sectores estratégicos de la economía, esta reforma tiene consecuencias directas sobre cómo se organizan las ciudades y se ordena la convivencia humana.

Uno de los factores más importantes para la cimentación de la economía moderna fue el crecimiento de la población y el surgimiento de las ciudades. De acuerdo con Edmund Phelps, este hecho explica la serie de innovaciones que experimentó el mundo desde el siglo XIX:

Los beneficios del crecimiento poblacional no sólo vienen de más inventos, sino del hecho de que estén disponibles para su adopción. Si nuevas ideas y nuevos productos basados en ellas proliferan en un país, es más probable que se difundan más rápidamente en la economía entre más densa sea la población” (Phelps, 2013).

En otro sentido, Kuznets (1960) ya había investigado la relación positiva entre el cambio poblacional y el crecimiento del producto per cápita. Lo anterior significa que necesariamente es mayor en centros urbanos, que tienen más dinamismo en la relación vivienda, empleo y comercio. De hecho, en palabras de la urbanista Jane Jacobs, hay mayor posibilidad de nacimiento de empresas en las ciudades:

Las grandes ciudades son generadoras naturales de diversidad e incubadoras prolíficas de nuevas empresas e ideas de todo tipo. Además, las grandes ciudades son la residencia económica de un inmenso número y tipo de pequeñas impresas… La diversidad de la ciudad, en sí misma, permite y estimula mayor diversidad” (Jacobs, 1961).

De lo que afirma Jacobs se puede pensar que, precisamente, por la diversidad de las ciudades hay preferencias y necesidades distintas que tienen que ser satisfechas por igual variedad de tipo de negocios. Estas interacciones ocurren en un espacio urbano, que de no ser el adecuado se pueden perder las eficiencias tipo red que genera la densidad poblacional. Y es ahí donde volvemos a la iniciativa que mencionábamos al principio.

Uno de los objetivos de la reforma es que la urbanización tienda hacia las ciudades compactas con barrios integrales; para lograr eso se propone flexibilizar la regulación del uso del suelo, evitar las zonificaciones (que artificialmente cortan las interacciones humanas), proteger las zonas de conservación y privilegiar la planeación urbana con el centro de gravedad en el espacio público. Con lo anterior, se busca aumentar la densidad poblacional de las ciudades, vincular con mayor eficiencia los centros de trabajo y de vivienda, reducir el uso del automóvil y dejar clara la rectoría de la autoridad sobre el espacio público. Lo anterior significa, en el largo plazo, contar con ciudades incluyentes que cuenten con servicios públicos suficientes y de calidad.

Además, la reforma plantea reglas claras, sencillas y transparentes para la autorización de edificaciones y otras actuaciones urbanísticas. Así, esta reforma sería la pata que falta al sistema nacional anticorrupción. En la medida en que los municipios o estados cuentan con trámites complejos para la construcción y la asignación de tipos de usos de suelo, se crean mercados paralelos donde pagar por saltarte la fila del trámite es la norma, donde los coyotes y el empleado de la ventanilla pública son más poderosos que el ciudadano. Mejorar la regulación del suelo, sin duda, es un paso que pone al ciudadano al centro de la política pública y amplía las libertades sobre su propiedad.

Por el lado de la autoridad, ésta quedaría claramente encargada del espacio público; en lugar de pensar qué uso de suelo otorgar o cambiar en una manzana, dedicaría sus fuerzas a planear y recuperar espacios para su uso público y podría destinar más recursos a su conservación. Con esto en mente, la reforma se encaminaría a mejorar las interacciones humanas en los espacios públicos y acrecentar las interacciones económicas de las ciudades.

De concretarse lo anterior, probablemente tengamos efectos positivos en el largo plazo. Principalmente, observaríamos un desarrollo más rápido de los centros urbanos, más compacto y que detonaría su crecimiento económico. En otros aspectos, la posible compactación de las ciudades podría reducir el uso del automóvil, robustecer los sistemas de transporte público y bajar los índices de contaminación. Por las consecuencias que esta reforma puede tener en nuestra vida diaria, es importante que todos estemos atentos al debate que se genere alrededor de esta Ley y exigir la participación de todos en su definición final.

 

* Carlos Martínez Velasco es Director de Central Ciudadano y Consumidor (@CentralCyC).

 

 

Referencias:

Jacobs, J. (1961). The Death and Life of Great American Cities. Nueva York: Random House.

Kuznets, S. (1960). Population Change and Aggregate Output. En U.-N. Bureau (Ed.), Demographic and Economic Change in Developed Countries (págs. 324-351). Nueva York: Columbia University Press. Obtenido de aquí.

Phelps, E. (2013). Mass Flourishing. How Grassroots Innovation Created Jobs, Challenge, and Change. Princeton: Princeton University Press.

Close
Comentarios

  1. Luis Augusto Fretes Cuevas

    Excelente artículo, felicitaciones. No todos los días uno encuentra un artículo respecto a las políticas mexicanas coherente y consistente con la evidencia empírica contemporánea.