Fortalezas del sistema electoral mexicano

México tiene el listado nominal de electores más grande de la América Latina castellanohablante y el tercero de todo el continente, esto ha sido posible gracias a los notables esfuerzos realizados por el INE en materia de registro, capacidades técnicas y tecnología.

Durante el pasado proceso electoral, la observación electoral –nacional e internacional– tuvo un papel preponderante, razón por la cual, desde nuestra columna anterior, hemos buscado hacer un análisis de lo que se observó por parte de las diferentes organizaciones e instancias acreditadas.

El 22 de agosto se llevó a cabo la presentación de los informes de las misiones internacionales, en dicho evento representantes de algunas de estas dieron cuenta de tanto de las fortalezas de nuestro sistema electoral, como de los retos que aun socavan el avance democrático en México.

En ese tenor, en CandiData daremos cuenta de ambas caras de esta misma moneda, en esta ocasión abordaremos los aspectos positivos, a partir de los informes de: la Organización de los Estados Americanos (OEA), la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES), la Unión Interamericana de Organismos Electorales (UNIORE) el Instituto Internacional para la Democracia y Asistencia Electoral (IDEA Internacional) y Transparencia Electoral.

Capacidades técnicas de las autoridades electorales

  • La evidencia técnica demuestra que el INE cumple y ha cumplido ampliamente con las tareas que le fueron encomendadas cuando se creó. Es considerado en el plano internacional como una administración electoral profesional y competente.
  • La solidez técnica de los tribunales ha permitido que las casos se resuelven en plazos breves y no existan rezagos.

Registro de electores

  • El listado nominal de electores de México es el más grande de la América Latina castellanohablante y el tercero de América, con casi 90 millones de inscritos y un aumento de casi 10 millones con respecto a 2012. Alrededor del 98% de la población en edad de votar que vive en México está registrada.

Tecnología electoral

  • Innovaciones

– Para esta elección, el INE implementó el sistema “PREP Casilla”, que permitió capturar y transmitir con dispositivos móviles directamente desde las casillas electorales, las imágenes de las actas de escrutinio y resultados para su procesamiento.

– Se observó la utilización, como novedad en este proceso, de tecnología de radio frecuencia (RFID) para rastrear los materiales electorales sensibles de los paquetes electorales de la Ciudad de México.

  • Seguridad cibernética

– El INE es objeto de más de medio millón de ataques cibernéticos cada mes. La mayoría de dichos ataques se originan desde servidores localizados en México. Para impedir que puedan impactar el proceso electoral, el INE tomó diferentes medidas.

  • Monitoreo de redes sociales (prevención de fake news)

– El surgimiento de noticias falsas (“fake news”) es un fenómeno relativamente nuevo en procesos electorales a nivel mundial, para lo cual el INE tomó medidas para contrarrestar su uso e impacto en la equidad de la contienda, tales como:

  1. Firmó convenios de cooperación con Facebook, Google y Twitter con el fin de monitorear sus respectivas plataformas, poder bajar “posts” de información falsas.
  2. Contrató a una empresa especializada para monitorear las redes sociales.

Estas medidas lograron identificar y contrarrestar ataques de información falsa.

Sistema de fiscalización

  • México cuenta con el financiamiento público a los partidos más generoso del mundo y lo acompaña un sistema de fiscalización que, igualmente, no tiene equivalentes en el mundo.

Consolidación del modelo de comunicación orientado a la equidad de la competencia

  • Los actores políticos y otros respetan la prohibición de contratación de pauta publicitaria de manera privada frente a una posición firme de las instituciones electorales.
  • El INE y los institutos locales llevaron a cabo los debates en todos los niveles, con formatos que se consideraron mejores que los precedentes.
  • Los medios tendieron a ofrecer coberturas equilibradas en tiempo a las campañas presidenciales, sin que existiera una obligación legal específica.

 Elecciones incluyentes

  • Población indígena. Por disposición de las autoridades electorales, en la elección de diputaciones por el principio de mayoría relativa, los partidos debieron presentar candidaturas indígenas en los trece distritos uninominales en los que este colectivo supera el 60% de la población.
  • Personas trans. El INE emitió un protocolo para garantizar el ejercicio del voto a las personas trans (transgénero, transexuales y travestis) en igualdad de condiciones y sin discriminación en todos los tipos de elección y mecanismos de participación ciudadana y se capacitó a los funcionarios de casilla en la materia.
  • Ciudadanos con discapacidades. En materia de accesibilidad, son visibles los esfuerzos que ha hecho el INE para no privar a las personas con discapacidad de su derecho al voto y de participar como funcionarios de mesas directivas de casilla.

Participación política de las mujeres

  • México ha definido un marco jurídico robusto para garantizar la paridad e igualdad de género, cuya ejecución ha sido eficazmente acompañada por la acción de las instituciones electorales. Esto posiciona a México a la vanguardia en materia de participación política de la mujer.
  • Los resultados preliminares de la elección indican un incremento significativo de la presencia de mujeres en la composición del nuevo Congreso. En la Cámara de Diputados un 49,2% de las curules estarán ocupadas por mujeres. En el Senado será un 50,78%. Estos datos representan un avance respecto a la composición anterior. 

Voto de los mexicanos en el exterior

Un total de 181,256 ciudadanos se registraron para votar desde el extranjero. Los datos preliminares indican que de ese total, fueron recibidos aproximadamente 54%, con lo que a nivel nacional se ha superado con creces el número de votos recibidos desde el extranjero respecto a elecciones anteriores.

Amplia participación ciudadana

Durante el proceso se capacitó un número récord de ciudadanos, revirtiendo la tendencia previa de una escasa voluntad del electorado de cumplir con esa tarea. Se añade que la concurrencia de elecciones federales y locales genera una dinámica de interés reforzado pues incrementa la sensación del valor agregado del sufragio. En esas condiciones, la expectativa es que la elección de 2018 sea la más participativa del siglo XXI, con potencial de generar bases más sólidas para la confianza ciudadana en sus procesos y autoridades electorales y, más allá, para la legitimidad de las nuevas autoridades.

 

@Eleccionesymas

Close
Comentarios