Retos persistentes para las elecciones mexicanas

El equipo de Elecciones y más presenta un análisis relativo a la organización y desarrollo de las últimas elecciones. En conclusión, hay varios puntos por mejorar para futuros procesos, como la operatividad, las normas y equidad de género en la participación política.

En nuestra columna anterior dimos cuenta de algunos de los aspectos más celebrados por parte de las misiones de observadores internacionales, relativos a la organización y desarrollo de las pasadas elecciones en nuestro país. Como cualquier moneda esta también tiene dos caras y a continuación revisamos aquellos sobre los cuales se emitieron desde recomendaciones para su mejora en el futuro, hasta sonoras alertas.

Dada la variedad de temas y aspectos que se agrupan en las recomendaciones emitidas, una forma de tratar de ordenarlas es acomodarlas dentro de una escala continua cuyos extremos son: aquellos cuya responsabilidad recae completamente dentro de la esfera de responsabilidad de las autoridades electorales, y en el extremo contrario, los que son sistémicos; es decir, los que requieren de la intervención del Estado mexicano para su resolución.

  • En la primera categoría se encuentran las situaciones que merecieron recomendaciones operativas por parte de las misiones de observadores internacionales. Estas básicamente tienen que ver con la falta de idoneidad de algunos espacios que fueron habilitados como casillas de votación, las deficiencias en la capacitación electoral y la actuación de las autoridades electorales en casos muy puntuales.
  • En una siguiente categoría de retos encontraríamos las dificultades que se crean por la propia normatividad electoral, que termina por afectar la actuación de las autoridades tanto administrativas como jurisdiccionales. Estas complicaciones pueden clasificarse como deficiencias normativas.
  • A estos le seguirían los temas que, aunque son tocantes a la función electoral o que impactan en el desarrollo de los comicios, su atención requiere de trabajo interinstitucional. Por su naturaleza y complejidad estos aspectos pueden clasificarse como de atención integral.
  • En el límite del espectro están la violencia política. El ambiente de violencia que se vive en el país solo puede categorizarse como sistémico.

Recomendaciones operativas

Varios de los informes coinciden en que las casillas habilitadas en domicilios particulares y en espacios al aire libre, normalmente carecen de la infraestructura y condiciones de accesibilidad necesarias para la realización de una elección. Estas condiciones pueden ser tan básicas como disponibilidad de servicios sanitarios o accesos para personas con discapacidades físicas, hasta aspectos fundamentales como el que haya alumbrado artificial para poder hacer el escrutinio y cómputo de votos e integración de los paquetes electorales una vez concluida la jornada de votación.

Con respecto a la capacitación de los funcionarios los informes coinciden en que esta que resultó insuficiente dada la complejidad de los procesos a seguir, acentuados además por la instrumentación de las casillas únicas en los casos de elecciones locales concurrentes (30/32). La recomendación general es que la capacitación −tanto de los supervisores y capacitadores electorales, como de la ciudadanía− se realice con mayor antelación a los comicios.

Asimismo, un par de estos informes refieren que las muy públicas y mediatizadas tensiones entre el INE y la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) terminaron por afectar negativamente a ambas instituciones, aunque especialmente a la primera (particularmente por el ambiente de descrédito que enfrentan las autoridades electorales).

Deficiencias normativas

Muchas veces la actuación de las autoridades electorales enfrentó cuestionamientos cuando, estas en realidad solo estaban tratando de operacionalizar normas que los legisladores no tuvieron la previsión de acotar adecuadamente. Uno de los aspectos más problemáticos en ese sentido es lo difícil que resulta la articulación entre el INE y los OPLE cuando se trata de elecciones concurrentes, particularmente la complejidad que representa operar el modelo de casilla única. Lo anterior porque la ley no específica en el límite de las atribuciones de una y otras, provocando que las autoridades deban hacer también un trabajo de interpretación.

Otro de los aspectos normativos cuestionados es la carga excesiva de atribuciones y responsabilidades al INE, pues si bien se reconoce que este ha cumplido con suficiencia las tareas encomendadas, es probable que haya dependencias que pudieran hacerse cargo dadas sus atribuciones legales y capacidades profesionales de aspectos tan complejos como la fiscalización de las campañas (en un informe se propone que esa tarea fuera asumida por la Auditoría Superior de la Federación).

Y precisamente, la fiscalización en tiempo real de la totalidad de precampañas y campañas electorales por parte del INE es reconocido en casi todos los informes como un aspecto que ocurre con desfases entre los partidos y las autoridades administrativas, y de estas a su vez con los órganos jurisdiccionales, pero esto ocurre así por la forma actual de la disposición la materia.

Aspectos que requieren atención integral

Estos son aspectos identificados como negativos en los informes, pero que también se reconoce que su resolución pasa por la actuación conjunta de diversas autoridades, así como por la voluntad democrática de los partidos políticos. En este sentido los aspectos identificables son: el rezago en la postulación de mujeres en cargos uninominales por parte de los partidos políticos, el rastreo de financiamiento no declarado o ilícito en las campañas, la no aceptabilidad de la derrota por parte de los actores políticos e incluso, la diseminación de noticias falsas.

Sobre este ultimo aspecto, varios de los informes dan cuenta de los destacados esfuerzos por combatir el fenómeno de desinformación intencionada con iniciativas como #Verificado2018 y la celebración de convenios del INE con Facebook, Twitter y Google.

Problemas sistémicos

Un aspecto que invariablemente estuvo presente en todos los informes fue la situación de extrema violencia política que se vivió a lo largo del proceso electoral. La variable más referida fueron los asesinatos de candidatos, candidatas y servidores públicos entre el inicio del proceso electoral y la jornada comicial. Esta es en realidad apenas una vertiente de un fenómeno mucho más complejo y cuya atención solo puede quedar a cargo de las instancias de seguridad pública y de procuración de justicia del país, pero que aun así afectó notablemente el pasado proceso electoral.

La observación electoral es una herramienta fundamental para la mejora en la calidad de los procesos electorales. La mirada externa sobre la organización y desarrollo de las elecciones permite tener una perspectiva objetiva de los aspectos que funcionan en el sistema electoral mexicano -o cualquier otro en realidad-, así como de aquellos en los que hay espacio para la mejora, es por ello que en esta serie de artículos hemos buscado dar elementos para detonar un debate mucho más profundo sobre el modelo electoral de nuestro país.

 

@Eleccionesymas

 

 

 

Close
Comentarios