Anular una elección

Este año celebramos el mayor número de elecciones en la historia reciente. El pasado 1º de julio, 18,299 cargos estaban en disputa en las urnas, nada más esta circunstancia incrementa la probabilidad de ocurrencia de las nulidades.

La nulidad electoral es el instrumento de sanción legal que priva de eficacia la votación total recibida en una casilla o a una elección cuando no se reúnen los elementos mínimos que le dan validez, o no se respetan las reglas esenciales de los comicios.

Anular una elección resulta entonces la sanción más severa que se puede imponer en un proceso electivo, pues implica invalidar un acto públicamente celebrado en el cual participaron miles o millones de ciudadanos, ejerciendo sus derechos político-electorales.

En México, una elección se anula cuando se acreditan conductas ilícitas graves, dolosas y determinantes en el resultado electoral, al afectar algunos de los principios esenciales de una elección, por ejemplo: la certeza, la equidad, la libertad, la autenticidad o la secrecía del voto. Lo que hace una nulidad es invalidar los resultados electorales a efecto de que las elecciones se repitan, buscando que el nuevo ejercicio comicial este exento de las irregularidades que afectaron la elección ordinaria.

Es por lo anterior que anular una elección es una sanción excepcional. Hasta antes de las elecciones de julio pasado, los tribunales federales solo habían anulado o confirmado la nulidad de 34 comicios de los tres órdenes de gobierno en un periodo de 17 años.

A la fecha se desconoce el total de elecciones, de las celebradas este año, que se anularán, pues varias de estas aún están en espera de resolución de los tribunales electorales. Hasta ahora, 15 elecciones han sido anuladas de forma definitiva, lo que implica un incremento de más del 44 % en las nulidades tan solo en un año. Otras más se definirán próximamente por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, por lo que este porcentaje podría incrementarse.

Imagen 1. Nulidades elecciones 2018

De las elecciones anuladas hasta ahora, las motivaciones han sido diversas, destacando: la violación a la cadena de custodia de los paquetes electorales y consecuente falta de certeza de la votación depositada en ella; violencia en las sesiones de cómputo; la nulidad de un porcentaje importante de la votación en las casillas, y la falta de instalación de un alto número de las casillas.

De las elecciones que se han anulado hasta ahora, vale destacar algunas cuestiones que resultan reveladoras:

  • Los brotes de violencia en ciertas regiones del país terminaron por afectar el desarrollo de los comicios e incluso a anular ciertas elecciones.
  • Hubo fallas importantes en los cómputos de los votos que derivaron en irregularidades graves que afectaron la certreza sobre el resultado de la elección.
  • Las elecciones que se han anulado han sido en el ámbito municipal, especialmente en demarcaciones con poco electorado; y Las nulidades de estas elecciones se concentran en dos entidades federativas: Chiapas y Puebla.

¿Qué explica este incremento en el número de elecciones anuladas?

Muchas elecciones. Este año celebramos el mayor número de elecciones en la historia reciente. El pasado 1º de julio, 18,299 cargos estaban en disputa en las urnas, nada más esta circunstancia incrementa la probabilidad de ocurrencia de las nulidades.

A esto se suma una integración de la Sala Superior que aún puede calificarse como de reciente conformación, lo que provoca nuevos criterios para calificar la gravedad de los hechos que pueden conducir a la nulidad de la elección, con respecto de integraciones anteriores. A juzgar por algunas de las elecciones que han sido validadas por la propia Sala Superior pero que previamente habían sido anuladas por alguna de las Salas Regionales, los nuevos criterios para declarar una nulidad son más estrictos con respecto a la necesidad de acreditar que la irregularidad que se alega para anular la elección tuvo un impacto en el resultado; es decir, fue determinante.

La resolución de impugnaciones vinculadas con la validez o la nulidad de las elecciones aún no concluye, pues comicios como los de los ayuntamientos de Monterrey y Guadalupe en Nuevo León, así como la elección a la gubernatura en Puebla todavía se encuentran en proceso de resolución por parte de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Una vez resueltos todos los medios de impugnación presentados en el contexto de estas elecciones, será necesario hacer un recuento de las nulidades confirmadas en elecciones de los tres órdenes de gobierno, así como de las motivaciones que las fundamentaron. Esto nos permitirá conocer los criterios que podemos esperar para comicios en el futuro.

Si quieres conocer más sobre las nulidades de las elecciones en México, visita nuestro anulómetro.

 

@Eleccionesymas

Close
Comentarios