Porque a ser ciudadano se aprende…

Si queremos mejores ciudadanos para el futuro, hay que enseñarles a nuestros pequeños a ser ciudadanos involucrados desde ahora.

La crianza es un acto político y de responsabilidad con nuestros países, pues con la forma en la que educamos a nuestras hijas e hijos para vivir en comunidad y participar, contribuimos a moldear su cultura política para el futuro y por lo tanto aquella de nuestras naciones.

En la medida en que lo anterior no sea una noción clara y compartida por el conjunto de la sociedad, nos seguiremos enfrentando al hecho de que a la llegada de la mayoría de edad legal las y los jóvenes no se convierten automáticamente en ciudadanos altamente involucrados en los asuntos públicos de sus comunidades, vigilantes de la actuación de sus autoridades y representantes, y entusiastas votantes. Si queremos mejores ciudadanos para el futuro, hay que enseñarles a nuestros pequeños a ser ciudadanos involucrados desde ahora.

Es por lo anterior que resulta imperativo que nuestras niñas, niños y adolescentes −y especialmente el conjunto de la sociedad−, sepan que ellas y ellos, por una parte, son individuos capaces de realizar aportaciones valiosas a la comunidad; y por la otra, que son personas titulares de derechos y que asegurar las condiciones para el ejercicio pleno de estos es una responsabilidad compartida entre sus padres (o guardianes legales) y el Estado.

Ambos aspectos conforman lo que se conoce como “interés superior del menor”, que, para Jurado y Livier, es el principio “rector-guía” que exige al Estado y a la sociedad ofrecer un ámbito adecuado para la protección de su bienestar, garantizar el ejercicio de sus derechos y la anteposición de sus intereses por encima de cualquier otro.

Estos principios se han reconocido en diversos instrumentos legales internacionales y nacionales. En términos de participación, la Convención sobre los Derechos del Niño reconoce en su favor los derechos a formarse un juicio propio, expresar su opinión libremente en todos los asuntos que les afectan, teniéndose debidamente en cuenta sus opiniones, en función de su edad y madurez (artículo 12). En complemento, se les reconocen también los derechos de acceso a la información y las libertades de expresión, pensamiento, creencias y religión.

En México, el reconocimiento del derecho de este grupo a la participación en la conformación o configuración de lo público está plasmado en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en sus artículos 71, 72 y 74 al señalar que:

  • tienen el derecho a ser escuchados y tomados en cuenta en los asuntos de su interés;
  • las autoridades están obligadas a disponer e implementar los mecanismos que garanticen la participación permanente y activa de niñas, niños y adolescentes en las decisiones;
  • las diferentes instancias gubernamentales, en los tres órdenes de gobierno, les informen de qué manera su opinión ha sido valorada y tomada en cuenta su solicitud.

En este contexto, el Instituto Nacional Electoral llevará a cabo la Consulta Infantil y Juvenil 2018, del 17 al 25 de noviembre, cuyo tema principal será las “Condiciones de igualdad de género en la convivencia cotidiana”. Este se vuelve así, uno de los instrumentos más importantes que el Estado mexicano tiene para ofrecer a niñas, niños y adolescentes un espacio para expresar su opinión con respecto a este tema específico en su vida, desde como lo viven ellos en sus espacios de convivencia cotidiana como su casa y su escuela.

El procesamiento de los resultados de este ejercicio permitirá elaborar un diagnóstico de necesidades de dicho grupo poblacional para el desarrollo de políticas públicas en la materia. De esta forma cumple el doble propósito de ser por una parte un instrumento que garantiza el ejercicio a los derechos de participación y expresión, y por la otra un insumo para el desarrollo de acciones de gobierno consecuentes con las necesidades detectadas.

Este tipo de ejercicios de consulta son fundamentales en la construcción de ciudadanía y de la consolidación de una democracia libre y plural, pues es de esta forma como quienes aún no son mayores de edad se involucran en temas públicos y participan en ejercicios democráticos.

 

@Eleccionesymas

Close
Comentarios