Reforma Policial, ¿qué ponen sobre la mesa y qué toman los partidos?

Desde Causa en Común consideramos un momento oportuno para revisar cada una de las propuestas que han surgido con la intención de reorganizar las policías mexicanas e incentivar el debate para que el trabajo legislativo avance hacia una verdadera reforma policial.

Aunque el dictamen de la reforma Constitucional en materia de seguridad “esté listo” como lo indicó el senador Gil Zuart a principios de abril, el periodo ordinario de sesiones ya terminó y éste no ha sido aprobado. Desde Causa en Común consideramos un momento oportuno para revisar cada una de las propuestas que han surgido con la intención de reorganizar las policías mexicanas e incentivar el debate para que el trabajo legislativo avance hacia una verdadera reforma policial.

 

Por: María Elena Morera (@MaElenaMorera)

Desde la iniciativa presidencial de “Mando Único”, en noviembre de 2014, se han presentado en el Senado de la República, cuatro iniciativas para reformar la constitución en materia policial. Estas corresponden cada una y en orden de presentación: al Poder Ejecutivo Federal (nov-2014), al Grupo Parlamentario del PAN (dic-2015), al Grupo Parlamentario del PRD (ene-2016) y al Grupo Parlamentario del PT (ene-2016).

Desde diciembre de 2015 han sido discutidas estas iniciativas en el Senado entre los diversos grupos parlamentarios, con el Ejecutivo Federal y en foros con la sociedad civil. Al día de hoy, el Senado está entrampado con varias iniciativas que obligatoriamente, por ley, deberían haber sido aprobadas en este periodo, tales como el paquete legislativo del Sistema Nacional Anticorrupción (que se compone de 7 leyes), las leyes de tortura y desaparición forzada, entre otras.

En este contexto, y dado que la discusión de la reforma constitucional en materia de seguridad aún está abierta, queremos señalar los contenidos que presentó cada iniciativa y ver qué se ha incluido en ese proyecto de dictamen “que ya está listo”.

En términos generales, las iniciativas tocan cinco temas concernientes a las policías:

1. Permanencia o desaparición de policías municipales: Mando Único

En este rubro se enmarca la discusión del mando único y de la Policía única, propuesto en la iniciativa del Ejecutivo a finales de 2014. Ello implica la creación de una sola Policía por entidad (Policía Única), bajo el mando del Gobernador (mando único), así como la eliminación de las Policías municipales. Las otras tres iniciativas, PAN, PRD Y PT, no propusieron la eliminación de las Policías municipales, sino su permanencia, pero sujetas a procesos de investigación, evaluación, y certificación por parte de un organismo rector de carácter autónomo y nacional.

Conforme a las declaraciones del senador Gil Zuarth, parece que hubo una mezcla de las dos propuestas, ya que se acordó la permanencia de las Policías municipales, pero sólo en los casos en los que alcancen la certificación que hará el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) y sólo con funciones de proximidad, no de combate a la delincuencia. La Policía estatal asumirá las funciones de las Policías municipales que no alcancen su certificación.

2. Mecanismos de intervención de corporaciones policiales cuando hay infiltración del crimen organizado

La iniciativa del Ejecutivo propuso la posibilidad de que la federación, a través de un procedimiento, asuma total o parcialmente las funciones municipales, cuando exista infiltración del crimen organizado. No solo la función de seguridad pública, sino la administración municipal.

Este procedimiento iniciaría por parte del PGR, quién en cualquier momento, si advierte “indicios suficientes” de que existe infiltración del crimen en la administración municipal o los servicios municipales, debe comunicarlo al Secretario de Gobernación, quien a su vez decidiría la procedencia de pedirle al Senado, que apruebe el decreto la asunción federal, total o parcial, de las funciones municipales infiltradas. Y si dicha asunción es total, la legislatura local deberá convocar a elecciones para elegir nueva administración municipal. Cabe señalar, que la iniciativa del Ejecutivo, disponía que no hubiera, para el Municipio, procedimiento de impugnación alguno, en contra de este particular procedimiento.

En los casos de la iniciativa del PAN y PRD, se propone la permanencia de las Policías, con la posibilidad de ser intervenidas por un organismo rector de carácter nacional cuando se advierta incumplimiento en los estándares e incluso, la extinción de una corporación, cuando la misma no cumpla con las normas, existan violaciones sistemáticas a derechos humanos o se compruebe que se encuentran infiltradas por el crimen.

Estas dos iniciativas (PAN y PRD) no se circunscriben a instituciones de un determinado orden, como sí lo hace la iniciativa del Ejecutivo enfocada solamente a Policías municipales, sino que establece que las intervenciones son aplicables a cualquier institución de cualquier nivel: municipal, estatal o incluso, federal.

El PT, por su parte propuso que exista la obligación de identificar permanentemente a los municipios con altos índices de criminalidad, pero no para desmantelarlos, sino para brindarles la atención financiera y la capacitación debida.

En este rubro, parece que el proyecto de dictamen también se ajusta más a las iniciativas del PAN, PRD y PT, dado que se aceptaron los procedimientos de intervención (no sabemos cuáles con exactitud), pero no por un órgano nacional autónomo nuevo, como lo propondrían las iniciativas, sino por el SNSP. El Senador Gil Zuarth ha dicho, respecto de este punto, que sólo hace falta acordar la temporalidad de las intervenciones.

3. Desarrollo Policial

Por desarrollo policial entendemos las normas y mecanismos institucionales que deben implementarse para que una Policía sea eficaz, profesional y transparente en su conjunto, y para que individualmente sus miembros sean policías preparados, éticos, responsables, confiables, respetados por su comunidad y en general, se sientan dignos de su labor. Los cuatro componentes del desarrollo policial son: carrera policial, profesionalización certificación integral y régimen disciplinario.

El problema en el desarrollo policial no está en la falta de normas, sino en la falta de cumplimiento. No existen incentivos eficaces para que las autoridades cumplan con sus obligaciones, ni mecanismos de sanción por no hacerlo. En este contexto, la iniciativa del Ejecutivo prácticamente no toca el tema, y se limita a establecer que debe existir una homologación de los criterios y procedimientos de desarrollo policial.

Por su parte, las iniciativas del PAN y PRD, propusieron que debe existir un Sistema Nacional de Carrera Policial, que será gestionado por una instancia, también de carácter nacional. De esta forma, se esperaría que el desarrollo policial, ya no estuviera a expensas de que los estados y municipios dicten las normas para su implementación, sino que estas normas serían dadas, para todos, desde un organismo nacional; quien además también vigilaría y evaluaría su cumplimiento, certificando a quienes lo cumplan, y sancionando a quienes no lo hagan.

En el caso, de la iniciativa del PT sólo se establece que debe existir un Registro Nacional de Policías, y una Academia de Policía de calidad mundial para profesionalizar a los policías.

Parece que el proyecto de dictamen en el Senado, también retoma en mayor medida las propuestas del PAN y PRD, dado que se habla del establecimiento del Sistema Nacional de Carrera Policial y de certificación nacional de capacidades y competencias por parte del SNSP.

4. Instancia nacional rectora en materia de seguridad pública

Tanto la iniciativa del PAN como la de PRD, prevén la creación de un órgano rector de carácter nacional, como instancia de reglamentación, supervisión, auditoría, y evaluación en materia de seguridad pública, para la administración de bases de datos, reglas de operación y evaluación del de gasto público, y gestión de mecanismos de intervención de las corporaciones policiales.

En ambas incitativas se habla de un órgano colegiado, integrado por comisionados o consejeros (7 en el caso del PAN, 5 en el caso del PRD), de entre los cuáles se elegiría al titular, con naturaleza autónoma o descentralizada, con personalidad jurídica y patrimonio propios, es decir, que no formaría parte del poder ejecutivo central. La iniciativa del Ejecutivo y la del PT, no previeron la creación de ninguna instancia nueva.

En este tema el proyecto de dictamen en el Senado ha sido criticado por la sociedad civil, ya que no prevé la creación de una nueva instancia colegiada dotada de autonomía, sino que las funciones de certificación, intervenciones y demás mecanismos propuestos, permanecen en el SNSP. Definitivamente en este punto se debe poner atención al dictamen final ya que de nada servirá la reforma Constitucional, si la instancia rectora y certificadora, no posee las capacidades institucionales para hacer cumplir la ley.

5. Derechos laborales y de seguridad social de los policías

En materia de derechos laborales y seguridad social, las 4 iniciativas contienen propuestas. Las iniciativas del PAN y PRD, proponen la adición de un apartado C al artículo 123 constitucional, el cual estaría destinado a regular los derechos y relaciones laborales entre instancias de seguridad pública y sus trabajadores. En la iniciativa del PRD destaca el derecho a la asociación, el derecho de acceso a habitaciones y créditos baratos, y el establecimiento de la relación laboral como de confianza.

Ambas iniciativas (PAN y PRD) prevén condicionantes para el ingreso y permanencia; causales de remoción, baja y separación; derechos laborales mínimos y la obligación de que exista un organismo de seguridad social para los trabajadores de este apartado, así como el derecho a la portabilidad del rango.

Por su parte la iniciativa del Ejecutivo establece la remuneración mínima homologada de los policías, y la iniciativa del PT establece que los policías deben contar con salarios e incentivos laborales dignos y suficientes, así como el derecho a la huelga.

Como se muestra en las propuestas analizadas, todo parece indicar que la idea original de reorganizar las Policías para conformar Policías únicas estatales ha sido superada. Sin duda es un avance importante; sin embargo, falta discutir a mayor profundidad el modelo policial que se busca proyectar con la reforma, así como el diseño del órgano encargado de certificar las instituciones policiales. El gran reto en ese aspecto es evitar que su conformación favorezca la toma de decisiones de índole político. Es necesario avanzar hacia un sistema de certificación institucional de nuestras Policías, centrado en análisis técnicos rigurosos. Finalmente, un punto relevante y del que poco se ha hablado, es la viabilidad económica que dará sustento a las propuestas.

La sociedad civil seguirá al pendiente del avance de dicha reforma, ya sea Policial y/o del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Aun cuando en fechas recientes no ha habido debate público sobre esta reforma, las organizaciones de la sociedad civil continuamos monitoreando y proponiendo temas fundamentales a considerar, pues estamos convencidos que la corresponsabilidad permitirá generar propuestas más sólidas e integrales, que nos permita construir las Policías que queremos y necesitamos.

A continuación mostramos un cuadro que sintetiza las propuestas de cada partido y en verde las que han sido retomadas, total o parcialmente, por el proyecto del dictamen del Senado.

Comparativo iniciativas en materia de Seguridad presentadas ante el Senado

Tabla de elaboración propia con información de las iniciativas referenciadas en las notas 1 a 4 de este documento.

Tabla de elaboración propia con información de las iniciativas referenciadas en las notas 1 a 4 de este documento.

 

 

* María Elena Morera es Presidenta de @causaencomun. Colaboró en esta publicación: Marcela González Duarte, Investigadora.

Close
Comentarios