¿Hasta cuándo se va a reconocer a los afromexicanos?

No se sabe cuántos son porque nunca han sido contados, pero estudios de la UNAM calculan que la población negra o afromexicana asciende a alrededor de 450 mil habitantes, concentrados en su mayoría en las costas de Guerrero y Oaxaca. Al igual que los pueblos indígenas, los afrodescendientes sufren de discriminación y racismo, y se encuentran entre la población más marginada del país pero, además, ni siquiera existen oficialmente.

Desde el 12 de marzo y hasta mañana, se lleva a cabo en la Costa Chica de Guerrero el Primer Encuentro de Afromexicanos y sus Raíces, en los municipios de Cuajinicuilapa, Marquelia y Azoyú. Al evento, organizado por la Secretaría de Asuntos Indígenas de Guerrero, asistieron como invitados especiales, entre otros, el embajador de  Nigeria Zhiri James Ganay; el de Sudáfrica, Sandile Nogxina, y el príncipe Soh Tuma Agaba primero, del reino norte oeste de Camerún. Ha habido música, danza y muestras gastronómicas, tanto de países africanos como de la región, así como conferencias y diversas actividades de intercambio de experiencias entre los africanos y los afromexicanos.

Busqué información sobre el evento en la prensa nacional y no encontré nada, y apenas un par de notas en la prensa local, una anunciando el evento y otra resaltando precisamente la presencia de los embajadores. Por otro lado, me topé con otra pequeña nota sobre el Segundo Foro Afromexicano por el Reconocimiento Constitucional de los Derechos del Pueblo Negro que se celebró en Santa María Huazolotitlán, Oaxaca, también en días pasados. Encontré además, muy escondida, la noticia de que la diputada Teresa Mojica Morga presentó al Congreso de la Unión una iniciativa de reforma constitucional para que los afrodescendientes sean reconocidos. No me extrañó no encontrar mucha información sobre estos hechos pues, si los afromexicanos no están reconocidos ni en las leyes ni en los censos de nuestro país, es de esperarse que tampoco sean del interés de los medios.

No se sabe cuántos son porque nunca han sido contados, pero estudios de la UNAM calculan que la población negra o afromexicana asciende a alrededor de 450 mil habitantes, concentrados en su mayoría en las costas de Guerrero y Oaxaca, aunque también hay población afrodescendiente en Veracruz, en Coahuila y en general diseminada por todo el país. Al igual que los pueblos indígenas, los afrodescendientes sufren de discriminación y racismo, y se encuentran entre la población más marginada del país pero, además, ni siquiera existen oficialmente.

Desde hace más de 20 años este sector de la población está luchando por su reconocimiento. Hay varias organizaciones civiles de negros o afromexicanos (algunos se autodenominan negros y otros afromexicanos o afrodescendientes), organizan eventos como los que acabo de mencionar, hacen foros, hay instituciones académicas que los apoyan y se han escrito varios libros y diversos documentos sobre ellos, pero hasta la fecha no han logrado mucho. Si bien la Constitución Política del Estado de Oaxaca ya los reconoce y parece ser que en la nueva constitución que se está elaborando en Guerrero finalmente van a ser incluidos, a nivel federal continúan inexistentes.

La iniciativa de la diputada Mojica no es la primera que se presenta sobre el tema ante el Congreso; en noviembre de 2012 la entonces diputada Delfina Guzmán presentó una, igualmente para incluir en el texto constitucional los derechos de los pueblos afromexicanos, pero por lo visto el asunto no es del interés de los diputados pues quedó olvidada.

En esas fechas también escribí sobre el tema, e igual que ahora, coincidió la noticia de la presentación de la iniciativa de reforma constitucional con algunos eventos relacionados con los afrodescendientes. De hecho cuando vi la nota pensé que había algún error en la fecha y que era la misma de la que ya había escrito antes, pero revisé y no, efectivamente es reciente, la presenta otra diputada y obviamente hay diferencias en el contenido. Dudé, pero decidí volver a tocar el tema, simplemente para hacer notar que seguimos en las mismas.

Decía yo entonces que parecía ser que se comenzaba a tomar en serio la problemática de este sector de la población, y que ojalá por fin se le hiciera justicia, pero ya vimos que en poco menos de año y medio, la situación sigue igual. No veo ninguna diferencia entre entonces y ahora y, por lo mismo, no soy muy optimista respecto a que ahora sí se considere la reforma constitucional en cuestión en el Congreso. ¿Hasta cuándo se va a reconocer a los afromexicanos?

 

@yotlacuila

 

Close
Comentarios