El futuro rector(a) de la UNAM y los pueblos indígenas

Hoy más que nunca es fundamental que el nuevo rector o rectora de la UNAM dé continuidad y fortalezca aún más el importante trabajo que desarrolla el Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad (PUIC), en apoyo a los pueblos indígenas.

Uno de los aciertos de la gestión del rector de la UNAM, José Narro Robles, fue sin duda el fortalecimiento del Programa Universitario México Nación Multicultural (PUMC), fundado por su antecesor, Juan Ramón de la Fuente, en diciembre de 2004, y la creación del Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad (PUIC), que sustituyó al primero en 2014, debido a la necesidad de ampliar sus funciones.

Entre los múltiples programas primero del PUMC y ahora del PUIC, se encuentra el Sistema de Becas para Estudiantes de Pueblos Indígenas, que inició hace diez años con 200 becas y ahora cuenta ya con 800. Los beneficiarios de estas becas reciben 2 mil 604 pesos mensuales y apoyo tutorial permanente, así como clases de regulación en matemáticas e inglés. El requisito indispensable para obtener este apoyo es pertenecer a algún pueblo indígena y este año se incluyó por primera vez a los pueblos negros. Obviamente, se exige también un alto rendimiento académico. La mayoría de los estudiantes que han contado con este apoyo han culminado sus estudios con éxito, habiendo algunas tesis premiadas e incluso publicadas. Cada año, el 12 de octubre, el rector se reúne con los becarios.

Otra actividad importante del PUIC es el Festival de las Lenguas de América Carlos Montemayor, que se lleva a cabo cada dos años con poetas invitados hablantes de diversos idiomas de todo el continente. Desde hace varios años, el rector Narro inaugura este evento, que llena cada vez la sala Nezahualcóyotl. Este festival, junto con la publicación del diccionario del náhuatl en el español y la materia optativa México nación multicultural, que se imparte en 12 facultades, han abierto a los universitarios la posibilidad de acercarse a las culturas indígenas y reconocer la diversidad de nuestro país.

Por otro lado, son ya más de 60 los libros publicados por el programa en cuestión en diversas colecciones, que incluyen investigaciones, recopilaciones de documentos y libros escritos por profesionales e intelectuales indígenas. Además, desde hace varios años, el etnólogo José Manuel del Val Blanco, director del PUIC, realizó las gestiones necesarias ante la Organización de Estados Americanos para que los acervos bibliográficos, hemerográficos y documentales del extinto Instituto Indigenista Interamericano quedara bajo resguardo de la UNAM. La organización y sistematización de todos estos materiales está a punto de terminarse por lo que pronto podrán ser consultados por el público, aunque está pendiente todavía la construcción de un edificio que albergue estos acervos, que el PUIC ha ido incrementando.

En cuanto a la investigación, hay proyectos sobre migración, salud, medicina tradicional, movimientos indígenas de América Latina, población negra en México, estudios estatales sobre los estados de desarrollo de los pueblos indígenas, “Los mexicanos que nos dio el mundo” y muchos temas más.

Los anteriores son solamente algunos de los innumerables proyectos y actividades que realiza el PUIC, cuyo trabajo ha incidido en algunas políticas públicas relacionadas con los pueblos indígenas y negros, así como en la formación académica no solamente de los becarios de su programa, sino de cantidad de personas indígenas que han participado en diplomados, seminarios, cursos y demás actividades. Su principal característica es que siempre ha caminado al lado de los pueblos indígenas y negros. Cuando se creó el PUMC se convocó a 25 de los principales líderes indígenas de México y de otros países de Latinoamérica para consultarles cómo podía la UNAM, como institución académica, apoyar a los pueblos originarios; de esa reunión surgió un documento llamado Pacto del Pedregal, firmado por el entonces rector Juan Ramón de la Fuente y los dirigentes citados y, a partir de ahí, surgieron las principales actividades del programa. Desde entonces se trabaja tomando siempre en cuenta las necesidades de los pueblos y las sugerencias de los líderes, así como lo establecido en el Pacto del Pedregal.

En el momento en que escribo este texto la Junta de Gobierno de la UNAM está sesionando para elegir nuevo rector o rectora. No se sabe todavía quién vaya a ser seleccionado, ni conozco mucho de los candidatos, pero me parece fundamental que quien asuma el cargo dé continuidad y fortalezca aún más el importante trabajo que desarrolla el PUIC en apoyo a los pueblos indígenas y en relación a la interculturalidad. Hoy más que nunca, la UNAM y México lo necesitan.

 

@yotlacuila

Close
Comentarios