Los pobres no son números

La pobreza no es un número, la pobreza implica que se muera tu madre porque no tuviste para comprar el medicamento que no tenían en la clínica, a pesar de que en los conteos aparezca entre quienes “cuentan con servicios de salud”.

Este viernes presenta Peña Nieto su informe presidencial. Muy a tiempo, salieron en estos días las cifras de pobreza del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) que indican que la pobreza va a la baja.

Según el comunicado del Coneval, el número de pobres en 2012 era de 53 millones 349 mil 902, en 2014 fue de 55 millones 341 mil 556 y en 2016 de 53 millones 418 mil 151. Es decir, que en 2016 había menos pobres que en 2014 pero más que en 2012. De acuerdo a estas cifras, se avanzó en un 3.47 % de 2014 a 2016, pero hubo un retroceso respecto a 2012.

El mismo documento indica que en algunos estados de la República disminuyó la pobreza y en otros aumentó, siendo Veracruz el estado en que se contabilizó un mayor número de pobres respecto a años anteriores: en 2014 eran pobres 58.0 % de los veracruzanos y ahora lo son 62.2 % (habría que agradecer el aumento a Duarte).

Como siempre, las cifras que se refieren a la población indígena son alarmantes: 77.6 % de este sector se encuentra en la pobreza y 34.8 % en pobreza extrema, mientras que entre los no indígenas las cifras son de 41.0 % y 5.8 % respectivamente.

Se ha escrito mucho en estos días sobre el informe del Coneval. Algunos dicen que las cifras están maquilladas, otros recuerdan que el INEGI cambió la forma de medir la pobreza para que el número de pobres disminuyera, incluso hay quienes afirman que hasta los televisores repartidos por el gobierno influencian en la medición, pues uno de los datos que se considera en las encuestas se refiere a los aparatos electrodomésticos que hay en los hogares (aquí, aquíaquí y acá hay algunos ejemplos de escritos sobre el tema).

Todo el mundo maneja las cifras de pobreza pero nadie habla de los pobres. La pobreza no es un número, la pobreza implica que se muera tu madre porque no tuviste para comprar el medicamento que no tenían en la clínica, a pesar de que en los conteos aparezca entre quienes “cuentan con servicios de salud”. La pobreza se refleja en que un niño abandona la escuela porque no le pudieron comprar un uniforme, aunque en las cifras esté como inscrito. La pobreza se vive cuando los menores de edad de una familia tienen que trabajar para que las estadísticas de “ingreso por hogar” pasen de pobre extremo a únicamente pobre. Esto (que son solamente algunos, mínimos, ejemplos) es vivir en la pobreza. Los pobres no son cifras, son personas que viven en malas condiciones.

Probablemente el presidente mencione los éxitos de los programas de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) para disminuir la pobreza, el PROSPERA, los comedores comunitarios y similares; es decir, la repartición de recursos miserables, útiles para obtener estadísticas favorables. Claro, dirán por ejemplo, que con esas limosnas por lo menos tienen para comer, pero no dirán que tendrían más (y de mejor calidad) si hubiera mayores apoyos para la producción campesina. La SEDESOL y sus programas con nombres bonitos sirve para mejorar las cifras y para cuestiones electorales, pero no para combatir de verdad la mala situación en la que viven los indígenas y los pobres en general.

Lo que no se toma en cuenta es que la marginación y la pobreza de los pueblos indígenas tiene que ver con el despojo de sus territorios para los megaproyectos que en nada les favorecen, con el desplazamiento forzado por la violencia o por los mismos megaproyectos, con lo poco que se invierte en la educación bilingüe, con la carencia de tierras para cultivar y de créditos para producir, con la falta de oportunidades que implica la discriminación, con los centros de salud inaugurados pero cerrados, con la corrupción y un largo etcétera.

Mientras no se atienda verdaderamente la problemática, seguirán mejorando las cifras, como suben algunas acciones en la bolsa de valores, pero la realidad no cambiará en lo absoluto.

 

@yotlacuila

Close
Comentarios