Sistema de usos y costumbres, y violencia electoral

Aunque no se puede relacionar el asesinato de Guadalupe Campanur en Cherán con los hechos sucedidos en Oxchuc, no llevamos ni un mes de iniciado este año electoral y ya van dos muertos y muchos heridos en municipios indígenas que han peleado por el sistema electoral de usos y costumbres.

En enero del año pasado mataron a Isidro Baldenegro López, ambientalista rarámuri de Chihuahua, defensor de los bosques, que había ganado el premio Goldman en 2005. Este año en el mismo mes asesinaron a Guadalupe Campanur Tapia, purépecha de Cherán, Michoacán, también defensora de los bosques de su tierra. Empezamos pues este año, igual o peor que el anterior.

Campanur no era solamente defensora de los bosques, sino activa participante de la lucha que dio el pueblo de Cherán por su autonomía con la que lograron, entre otras cosas, sacar a los partidos políticos y realizar la elección de sus autoridades por el sistema de usos y costumbres.

Antier, miércoles 24 de enero, en el municipio de Oxchuc, Chiapas, simpatizantes de la alcaldesa María Gloria Sánchez Gómez  atacaron a un grupo de opositores a ella, resultando al menos tres personas muertas y diez heridas (todas del grupo opositor). Entre los asesinados se encuentra el regidor Ovidio López Sántiz y entre los heridos Juan Gabriel Méndez López, abogado que está llevando el proceso legal para que las elecciones municipales se realicen por el sistema de usos y costumbres sin la participación de partidos políticos, es decir, de manera similar a como se llevan a cabo en Cherán.

La alcaldesa Sánchez, electa para el período 2015-2018, se vio obligada a solicitar una licencia con carácter indefinido a los seis meses de asumir el cargo, debido a las protestas que se suscitaron en el municipio con el argumento de que hubo fraude en su elección.  Se nombró un alcalde sustituto pero ella continuó gobernando desde fuera de la cabecera municipal, situación que ha generado fuertes conflictos desde entonces en el municipio.

Sánchez fue presidenta municipal de 2005 a 2007, antes de ella, ocupó el cargo su esposo, Norberto Sántiz López, ambos priístas. En esta ocasión se presentó como candidata del Partido Verde Ecologista, sucediendo una vez más en el puesto a su esposo quien gobernó el municipio por segunda vez a partir de 2012 (con el PRI) y que por cierto estuvo preso un tiempo, acusado de enriquecimiento ilícito. Por lo anterior sus opositores afirman (y es evidente) que entre ambos han mantenido un cacicazgo desde hace 15 años.

Es por este tipo de situaciones que cada vez más municipios indígenas buscan sacar a los partidos políticos y realizar sus elecciones mediante el sistema de usos y costumbres. En Oxchuc iniciaron el proceso legal para este fin desde noviembre de 2016.

Aunque no se puede relacionar el asesinato de Guadalupe Campanur en Cherán con los hechos sucedidos en Oxchuc, no llevamos ni un mes de iniciado este año electoral y ya van dos muertos y muchos heridos en municipios indígenas que han peleado por el sistema electoral de usos y costumbres. Casualidad o no, esto es sin duda preocupante y parece ser que es sólo el inicio de lo que nos espera. Tendrán que cuidarse mucho quienes están peleando por este tipo de sistema electoral, pues no parece que las autoridades vayan a hacer nada por protegerlos.  Lo peor es que no solamente ellos están en riesgo, ya han sido asesinados varios precandidatos en distintas partes de México. Con la impunidad que hay en este país nos espera un año de violencia electoral, que sin duda incrementará la violencia ya existente. Como diría mi abuelita: que Dios nos agarre confesados.

 

@yotlacuila

Close
Comentarios